El discurso de Bush sólo estuvo parcialmente correcto

 

The Miami Herald

¿Debe el presidente hacer importantes discursos de política sobre Cuba como hizo el miércoles? ¿O es contraproducente, dándole a la dictadura de Cuba la muy necesaria munición para alegar que es víctima de la agresión de Estados Unidos?

Antes de dar mi respuesta a este enigma, que ha dividido a los analistas de política norteamericana y a exiliados cubanos por décadas, vamos a tomar un rápido vistazo a lo que los de línea dura, los moderados y los pacifistas tienen que decir sobre eso.

Los de línea dura dicen que es obligación de EEUU, como la potencia democrática más grande del mundo, tratar de llevar la democracia a Cuba. El reporte del 2004 de la Comisión de Ayuda para una Cuba Libre, de Bush, y el discurso del presidente el miércoles, son pasos en la dirección correcta, dicen.

Washington no puede aceptar una sucesión del convalesciente gobernante Fidel Castro a su hermano Raúl. Así como Estados Unidos impuso sanciones económicas sobre Suráfrica para ayudar a terminar con el régimen de segregación de ese país, es su deber poner presiones económicas y políticas contra la gerontocracia cubana para abrir el sistema político de ese país, dicen los de línea dura.

Y cualquier cosa que uno pueda pensar sobre el embargo económico de EEUU a Cuba, levantarlo ahora proveería una importante victoria de propaganda a un régimen moribundo, dice el argumento de los proponentes de línea dura.

Los moderados señalan que la situación en la isla ha cambiado desde que un enfermo Fidel Castro transfirió el liderazgo diario a Raúl, su hermano más joven, el año pasado.

La Casa Blanca debería usar la oportunidad para ayudar a acelerar los cambios en Cuba, dicen. Por ejemplo, Washington debe facilitar los viajes de estadounidenses a Cuba, que además de negar a los norteamericanos sus derechos básicos de viajar dondequiera, está manteniendo aislados y desinformados a los cubanos en la isla, sostienen los moderados.

Además, Washington debe poner al régimen de Castro a la defensiva ofreciendo un levantamiento gradual del embargo comercial de EEUU, a cambio de que Cuba tome medidas para abrir su sistema político, dicen.

Señalan que, ¿por qué no levantar unilateralmente un 25 por ciento de ese embargo e invitar a Cuba a tomar un paso hacia el frente de la libertad de expresión? Es cierto que Cuba posiblemente no lo aceptará pero Washington ya no se vería como muchos lo ven, el principal culpable en el drama cubano, dijeron los moderados.

Finalmente, los pacifistas creen que EEUU debe levantar los embargos económicos y de viajes inmediata e incondicionalmente.

Los Estados Unidos conducen robustos negocios con otras dictaduras comunistas como China y Vietnam, dicen. Además, las sanciones contra Cuba no han funcionado y se están volviendo cada vez menos significativas en momentos en que Venezuela está inyectando más de $2 mil millones anuales en en la isla, dicen los pacifistas.

Las sanciones económicas norteamericanas sólo sirven para darle a Cuba una excusa para dilatar una apertura política. Dejemos a un lado todas las sanciones y el verdadero impacto de los turistas y el comercio de EEUU traerá un cambio a la isla, sostienen los partidarios de la anulación de todas las sanciones.

Mi opinión: las peleas vociferantes de varias décadas entre Washington y La Habana solo ayudan a distraer la atención mundial sobre el verdadero conflicto, que es el que sucede entre la dictadura y el pueblo cubano.

Como me dijo el líder de la disidencia cubana, Oswaldo Payá, en una entrevista telefónica desde La Habana horas antes del discurso de Bush, "nosotros no vamos a decirle al gobierno cubano, o a Bush, que se callen, sino que es hora de que ambos escuchen al pueblo de Cuba''.

"Bush -- o cualquiera que lo suceda -- debe separar la retórica de EEUU sobre Cuba: Aumentar la defensa a los derechos humanos, y dejar de lado los anuncios sobre "programas" y "comisiones" norteamericanas para la transición de Cuba, que huelen a intervencionismo de EEUU."

La defensa de los derechos humanos universales es una obligación internacional que los Estados Unidos y otros países deben estar orgullosos de apoyar en Cuba. La creación de programas y comisiones sobre la transición de Cuba huele a mezclarse en los asuntos internos de Cuba.

Bush merece elogio por haber hablado en apoyo de los derechos fundamentales de libertad en Cuba cuando gran parte del resto del mundo escandalosamente vuelve la cabeza en otra dirección. Pero Bush le hace el juego a Castro cuando anuncia los planes de EEUU para la transición en Cuba. Es hora de hacer más de lo anterior, y menos de esto último.

Más de Andrés Oppenheimer

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: El giro a la izquierda en Costa Rica

    Cuando entrevisté al presidente electo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pocos días atrás y le pregunté qué impacto tendrá su elección como el primer presidente de izquierda, o centro-izquierda, de la historia reciente de su país, me dijo que no se unirá al bloque bolivariano del ALBA, y que será un presidente “moderado”, y “no muy distinto” a varios líderes progresistas de Europa y Estados Unidos.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: ¿Cuánto crecerá América Latina?

    Lo más interesante de las nuevas proyecciones económicas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional no fue que pronosticaran un crecimiento más lento de América Latina en 2014 — eso ya lo sabíamos de antemano — sino que previeran una recuperación en 2015 y 2016.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: El peligro golpista en Venezuela

    Un ex profesor del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez acaba de publicar un trabajo sobre la crisis política venezolana, y sus conclusiones son inquietantes: dice que el escenario más probable en ese país es un golpe militar.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria