Más cárceles para ilegales y narcotraficantes en la frontera

 
 

La prisión del Condado Val Verde está repleta de jardineros y sirvientas, inmigrantes 
en espera de la deportación, atrapados en un operativo llamado Operación Streamline, un 
programa de cero tolerancia que comenzó aquí y desde entonces se ha extendido a lo largo 
de la frontera con México.
La prisión del Condado Val Verde está repleta de jardineros y sirvientas, inmigrantes en espera de la deportación, atrapados en un operativo llamado Operación Streamline, un programa de cero tolerancia que comenzó aquí y desde entonces se ha extendido a lo largo de la frontera con México.
Tom Pennington/Fort Worth Star-Telegram/MCT

DEL RIO, Texas

Hay muchos en el Congreso que cuentan con los muros fronterizos como factor disuasivo para la inmigración ilegal y el narcotráfico desde México. Aquí, en Del Río, Texas, las autoridades usan las cárceles.

La prisión del Condado Val Verde está repleta de jardineros y sirvientas, inmigrantes en espera de la deportación, atrapados en un operativo llamado Operación Streamline, un programa de cero tolerancia que comenzó aquí y desde entonces se ha extendido a lo largo de la frontera con México.

Los detractores del enfoque carcelario cuestionan los costos cada vez más elevados, se quejan de las malas condiciones que imperan en los centros de detención y pronostican que finalmente eso no impedirá que los inmigrantes y las drogas sigan entrando al país.

Pero los partidarios dicen que ha hecho bajar la delincuencia y disuade a los indocumentados de cruzar la frontera. El número de inmigrantes ilegales atrapados en el Sector Del Río de la Patrulla Fronteriza está a su nivel más bajo desde principios de los años 70.

"El método funciona'', dice D'Wayne Jernigan, policía del Condado Val Verde. ‘‘Decididamente hemos visto una reducción de la delincuencia en toda la zona fronteriza y menos extranjeros ilegales andan sueltos en la comunidad''.

Aunque las autoridades federales planean construir muros cerca del puente internacional que conecta a Del Río con Ciudad Acuña, Jernigan --que prefiere los policías a los muros-- dice que el tráfico de ilegales ha disminuido.

En todo 2007, 22,920 personas fueron detenidas en el sector Del Río y en su mayoría pasaron por la cárcel de Val Verde. En 1974, el año para el cual se poseen las cifras de fin de año más antiguas, se detuvieron más de 44,806 personas, casi el doble. No se sabe cuántos lograron pasar, pero el gobierno cree que menos personas capturadas significan que menos han cruzado.

Tan recientemente como en el 2000, en el sector se detuvieron 157,178 personas. Entonces, a fines del 2005, luego de una gran protesta por parte del jefe de policía y otros funcionarios locales, la Patrulla Fronteriza lanzó la Operación Streamline en el sector de Del Río. Después se amplió a Yuma, Arizona, y más recientemente a Laredo, Texas.

El nuevo plan tiene como meta ponerle fin a la controvertida práctica de detener y liberar a los indocumentados. Durante años, miles de extranjeros indocumentados capturados cerca de la frontera quedaban libres por falta de espacio carcelario y se les daba una citación para comparecer ante un tribunal. La mayoría simplemente se esfumaba en la economía clandestina.

Ahora el lema es "capturar y detener'', lo que significa que prácticamente todos los detenidos son enviados a un tribunal o se les deporta de inmediato.

El resultado es una carga logística y financiera para el Departamento de Justicia, que tiene que añadir abogados y otros empleados para encausar a los detenidos. El secretario de Justicia, Michael Mukasey, recientemente calificó de asombrosa esa carga.

Junto con eso ha surgido una demanda casi insaciable de espacio de prisiones.

Por ejemplo, hace ocho años la Prisión de Val Verde sólo tenía 180 camas. Este año, tras completarse una segunda ampliación de 600 camas, la cárcel de máxima seguridad tiene capacidad para 1,425 presos, un aumento de casi 800 por ciento.

Mientras la población carcelaria estatal se ha mantenido igual, entre 70 y 80 diarios como promedio, los detenidos por delitos de drogas o inmigración son muchos más, según cifras oficiales.

"Si no fuera por los presos federales no necesitaríamos nada de esto. Simplemente no sería necesario'', dijo Jernigan durante una gira reciente por la enorme instalación que supervisa en Del Río. "Es una ciudad con tribunales federales y hay que albergar a presos federales''.

También se construyen dos prisiones que albergarán detenidos federales junto a la frontera de Texas y México, al sur de Del Río: una de 654 camas en Eagle Pass y una de 1,500 en Laredo, que ya está casi terminada.

Lo mismo que la de Val Verde, las instalaciones, operadas por empresas privadas, pertenecen al Geo Group, Inc., antes conocido como Wackenhut, que informó que el año pasado fue el de más ganancias en su historia.

Incluso la mayor cárcel para inmigrantes ilegales, el centro de Detención del Condado Willacy, era demasiado pequeña para acomodar las necesidades federales. Situada en Raymondville, Texas, y conocida como Prisonville, desarrolla una ampliación para aumentar su capacidad de 2,000 a 3,000 camas este año, se informa.

Este auge de detenciones no ha salido barato.

Según la Policía de Inmigración (ICE), cuesta $88 diarios alojar a un preso en instalaciones carcelarias privadas y casi $120 al día en los centros de procesamiento de la ICE.

En todo el país, el número promedio de presos detenidos a diario por la ICE ha aumentado 44 por ciento desde el 2001. Mientras tanto, el presupuesto de operaciones de detención y deportación de esta entidad ha aumentado a más del doble en los últimos cuatro cuatro años, $959 millones en el año fiscal 2004 a $2,400 millones en el 2008, según información oficial.

Controlar la permeable frontera sur se convirtió en una prioridad nacional urgente después de los ataques terroristas del 11 de septiembre. Por ejemplo, el número de agentes de la Patrulla Fronteriza se habrá duplicado, a 18,000 miembros, para cuando el presidente Bush deje su cargo, según funcionarios federales.

Pero las reformas de inmigración propuestas por Bush --entregar permiso de trabajo temporal a ciertos obreros mexicanos-- se desplomó el año pasado en el Congreso. Eso allanó el camino para redadas en los centros laborales, un aumento de multas para los empleadores que contratan a ilegales, la ampliación de programas de verificación electrónica del estatus de los trabajadores y una amplia gama de medidas contra la inmigración ilegal promulgadas por las legislaturas estatales.

Más de Estados Unidos

  •  

En esta fotografía del 17 de junio de 2011, el periodista James Foley recibe aplausos de estudiantes en la Escuela Pública Regional Independiente Christa McAuliffe en Framingham, Massachusetts, luego de que acababa de ser liberado tras pasar seis meses detenido en Libia. Alumnos de la escuela le habían escrito a los gobiernos a que trabajaran por su liberación. Posteriormente Foley fue secuestrado en noviembre de 2012 mientras cubría el conflicto sirio, y extremistas islámicos difundieron un video donde se ve cómo es asesinado el martes 19 de agosto de 2014.

    Caso de Foley desata debate sobre pago de rescates

    La decapitación del periodista independiente James Foley ha generado un nuevo debate entre la antigua negativa de Estados Unidos y Gran Bretaña de negociar con terroristas y la creciente disposición de Europa y los países del Golfo Pérsico a pagar rescates en un intento desesperado por liberar a ciudadanos.

  •  

En esta fotografía de 2014 proporcionada por la Universidad Estatal de Michigan, estudiantes del Programa de Estudios de Verano en el Extranjero descansan durante un paseo en Israel.

    Piden a estudiantes de EEUU que regresen de Israel

    Algunas universidades estadounidenses están pidiendo a sus alumnos que cursan estudios en Israel que regresen al país ante el furor de la guerra en Gaza, aunque la relativa calma más allá de las áreas inmediatas de batalla están suscitando cuestionamientos en algunas instituciones sobre la razón por la que tendrían que regresar.

  •  

El abogado Paxton Guymon muestra una fotografía de Jim y Jan Harding durante una conferencia de prensa en Salt Lake City el 14 de agosto del 2014. La mujer está hsspitalizada después de haber bebido té con lejía en un restaurante de Utah.

    Mejora mujer que tomó té con lejía

    A medida que los fiscales tratan de determinar qué cargos corresponden contra empleados de un restaurante de Utah en el que una mujer estuvo al borde de la muerte después de beber té con lejía, el marido y el hijo de la víctima se disponían a hablar públicamente el jueves sobre su recuperación.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria