Aumentan envíos a Cuba a través del Servicio de Correos de EEUU

 
 

Una empleada organiza el material para envíos postales expuesto en una oficina de correos en Hialeah.
Una empleada organiza el material para envíos postales expuesto en una oficina de correos en Hialeah.
HECTOR GABINO / EL NUEVO HERALD
ENCUESTA:
¿Qué ruta de envío favorece?

El Nuevo Herald

El envío de paquetería familiar a Cuba a través del Servicio de Correos de Estados Unidos (USPS) en el sur de la Florida experimentó un alza del 327 por ciento desde diciembre del 2006, el mayor crecimiento en el volumen de despachos desde que el presidente George W. Bush prohibió hace cuatro años el trasiego de ropa y productos no esenciales a la isla.

Las estadísticas de las oficinas del distrito postal del sur de la Florida --que cubre de Pompano Beach a Key West-- indican que a pesar de las limitaciones impuestas por Washington en el 2004, el negocio de paquetes con mercancías a Cuba por vía del USPS experimentó una revitalización, principalmente por el cobro de tarifas más competitivas que las requeridas por las agencias privadas que se dedican a esta gestión.

"El volumen se ha incrementando desde el año pasado, porque hemos estado promocionando fuertemente el servicio en la comunidad'', dijo Debbie Fetterly, portavoz de esa entidad en Pemproke Pines.

Desde las 137 oficinas de correos del distrito, el USPS envió 33,926 bultos postales a Cuba entre diciembre del 2006 y mediados del año pasado, mientras que las encomiendas despachadas a Cuba entre diciembre de 2007 y junio de este año se dispararon a 110,859.

Este salto significó un aumento de la actividad de carga transportada en 76,933 bultos. La cifra, multiplicada por la tarifa de $29 que cobra el USPS por el envío de un paquete con un máximo de cuatro libras, le representó a la agencia de correos estadounidense un ingreso aproximado de $2 millones.

Una entrada nada despreciable si se considera que muchos cubanoamericanos en el exilio y sus familias, según Fetterly, "desconocen que pueden enviar paquetes a Cuba por esta vía''.

El valor límite del envío contenido en las cuatro libras no puede exceder los $400, regulación que no se aplica para los paquetes de regalos que contengan alimentos enlatados o sellados, favoreciendo así la rentabilidad de la operación del USPS. Exceptuando los despachos de alimentos --que pueden ser enviados con mayor frecuencia--, cada persona puede facturar sólo un paquete mensual al familiar de primer grado que lo recibe en la isla.

Sin embargo, el USPS encaró un freno en la facturación postal tras la crisis originada por el azote de los huracanes Ike y Gustav en la isla.

En septiembre los clientes del sur de la Florida mandaron 5,492 paquetes hacia Cuba, una merma significativa en comparación con los 11,682 enviados en la misma temporada del 2007.

El USPS reconoce que una de las ventajas que tienen sobre sus más cercanos competidores es la tarifa de $7, casi la mitad del precio en vigor por la industria privada, que está regulada por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), adscrita al Departamento del Tesoro.

"Es un servicio muy conveniente, pero en algún momento nosotros tenemos que considerar otras vías cuando estamos en la urgencia de mandar más artículos a nuestros familiares'', comentó Nilda Donahue, de 72 años y residente de Hialeah, refiriéndose a que el peso máximo de los paquetes a través del USPS "le resulta muy limitado para sus necesidades''.

Donahue cuestionó el papel de las agencias privadas que brindan servicios de paquetería, debido a los precios impuestos para sus envíos.

"Ahí es cuando las empresas privadas comienzan a jugar con el dolor ajeno, porque en mi opinión fijan precios muy altos'', agregó la mujer, quien debe enviar mensualmente diferentes artículos, vitaminas y alimentos a su madre y una nieta residentes en el oriente de Cuba.

Varios propietarios de agencias privadas en Miami declinaron entrevistas con El Nuevo Herald para comentar sobre las tarifas de los envíos a Cuba.

El empresario Pedro González-Munne, director de la firma Cuba Promotions en Miami, dijo que las altas tarifas de las agencias privadas son resultado de las restricciones decretadas por la Casa Blanca.

"Los precios que cobran las compañías están de acuerdo con los costos de transportación. Pero eso también está provocado por un mercado negro, las llamadas ‘mulas', que originó la administración estadounidense con las medidas que se impusieron en el 2004'', aseveró González-Munne.

Antes de las restricciones, las agencias pedían un promedio de $9 por libra para el envío de medicinas y ayuda humanitaria a la isla.

El endurecimiento de las restricciones también hizo ilegal el despacho de productos de aseo personal, materiales de pesca, ingredientes para la elaboración de jabones y artículos veterinarios. Asimismo limitó la lista a medicinas, alimentos, vitaminas, suministros y equipos médicos (incluyendo artículos de uso exclusivo para hospitales y personas discapacitadas), y aparatos de radio AM/FM.

Tomás Bilbao, integrante del Cuba Study Group, mencionó que la sobreregulación de envíos de paquetes obstaculiza el libre tránsito de ayuda familiar en todo sentido.

"Si Washington dejase de lado las limitaciones, esto terminaría ayudando al consumidor'', acotó Bilbao. "Y no es solamente con los paquetes. También sucede con los viajes familiares''.

Para cumplir con la familia, Donahue no sólo debe enviar sus cosas por el USPS, sino también por medio de compañías privadas, que le cobran entre $14 y $16 la libra (con un mínimo de 5 libras por cada envío), además de otros cargos adicionales por concepto de servicio ‘puerta a puerta'.

En cambio, los bultos postales que tramita el USPS a la isla son recibidos por la Empresa de Correos de Cuba. A comienzos de este año, las autoridades cubanas admitieron que el servicio postal atravesaba una crisis operacional y encaraba un déficit de 133 carteros de una plantilla de 600.

Asimismo el Correo cubano recibió más de 700 reclamos de la población relacionados con bultos provenientes del extranjero, correspondencia abierta, paquetes a los que le faltaban artículos y entrega tardía. También debió encarar 5,000 quejas de sus servicios por parte de administraciones extranjeras en el 2007.

Un informe de la Gerencia Internacional de la entidad cubana señaló que de las quejas citadas, en algo más de 400 se comprobó la responsabilidad de la entidad, que precedió a ejecutar la indenmización correspondiente.

Así y todo, el arribo de paquetes a la isla registró el pasado enero un aumento de 59 por ciento en comparación con el año pasado, según datos oficiales. El 25 por ciento de la actividad postal cubana tiene como destino u origen a Estados Unidos.

jcchavez@elnuevoherald.com

Más de Cuba

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria