Virus informáticos pueden destruir su vida

 
 

Foto de archivo de Ero Carrera, quien derrotó al virus Mydoom en menos de dos horas y fue el primero en encontrar una solución para parar la expansión del virus, tomada en la compañía Finnish F-secure, en Helsinki, el  28 de junio del 2004.
Foto de archivo de Ero Carrera, quien derrotó al virus Mydoom en menos de dos horas y fue el primero en encontrar una solución para parar la expansión del virus, tomada en la compañía Finnish F-secure, en Helsinki, el 28 de junio del 2004.
PAIVI VAYRYNEN / AFP/GETTY IMAGES

WASHINGTON

De todas las cosas siniestras que hacen los virus de internet, ésta podría ser la peor: pueden convertirlo a usted, sin su conocimiento, en coleccionista de pornografía infantil.

Las atroces fotografías y videos pueden ser depositados en las computadoras por los virus --esos programas malévolos que son mejor conocidos por robarle a usted los números de sus tarjetas de crédito. En este caso, lo que le roban a usted es su reputación.

Los pedófilos pueden hacer uso de computadoras infectadas por virus para esconder su "tesoro'' y verlo sin miedo a ser capturados. Bromistas o personas interesadas en hacerle daño pueden usar el virus para hacer ver que usted visita sitios ilegales.

Sea cual sea la motivación, usted recibe pornografía infantil en su computadora, y podría no tener idea hasta que la policía toca a su puerta.

Una investigación de The Associated Press descubrió casos en los que personas inocentes habían sido señaladas como pedófilas luego de que sus compañeros de trabajo o familiares encontraron pornografía infantil colocada en una computadora por medio de un virus. Probar su inocencia puede costarles a las víctimas cientos de miles de dólares.

Sus situaciones resultan complicadas por el hecho de que los verdaderos pedófilos culpan a menudo a los virus, una defensa a la que la policía responde con escepticismo, y con razón.

"Es un ejemplo de la vieja excusa de que ‘el perro se comió mi tarea' '', dijo Phil Malone, director de la Clínica de Ley Cibernética en el Centro Berkman de Internet y Sociedad de la Universidad de Harvard. "El problema es que el perro a veces sí le come la tarea''.

La investigación de AP incluyó entrevistas a personas en cuyas computadoras se encontró pornografía infantil. AP revisó documentos judiciales y habló con fiscales, la policía y especialistas en análisis forense de computadoras.

En un caso el afectado fue Michael Fiola, ex investigador de la agencia de Massachusetts que supervisa compensación laboral.

En el 2007, los supervisores de Fiola comenzaron a sospechar luego de que la cuenta de internet de su laptop entregada por el estado mostró que había usado cuatro veces y media más datos que sus colegas. Un técnico encontró pronografía infantil en la carpeta de computadora que guardaba las imágenes vistas en internet.

Fiola fue despedido y acusado de posesión de pornografía infantil, lo cual conlleva hasta cinco años de cárcel. Recibió amenazas de muerte, le destruyeron las gomas de su carro y sus amigos le dejaron de hablar.

Fiola y su esposa llevaron el caso a los tribunales, lo cual les costó $250,000 en costos legales. Vaciaron sus cuentas de ahorro, tomaron una segunda hipoteca y vendieron su auto.

Una inspección llevada a cabo por sus abogados defensores reveló que la laptop estaba gravemente infectada. Estaba programada para visitar hasta 40 websites de pornografía infantil por minuto --una hazaña completamente inhumana. Una noche en que Fiola y su esposa salieron a cenar a la calle, alguien entró a la computadora y vio pornografía durante hora y media.

La fiscalía llevó a cabo otro examen que confirmó las conclusiones de la defensa. El cargo fue retirado 11 meses después de ser presentado.

El matrimonio Fiola afirma tener problemas de salud ocasionados por el estrés. Dicen haber hablado con docenas de abogados, pero no pueden conseguir que ninguno de ellos demande al estado, debido a que existe un límite a la cantidad de dinero que pueden recuperar.

"Esto arruinó mi vida, la vida de mi mujer y la de mi familia'', dijo Fiola.

La oficina del procurador estatal de Massachusetts, que acusó a Fiola, se negó a conceder entrevistas.

En cualquier momento, unos 20 millones de los estimados 1,000 millones de computadoras conectadas a la internet en todo el mundo son infectadas por virus que podrían darles a los piratas cibernéticos control absoluto, según el fabricante de software de seguridad F-Secure Corp. Las computadoras se infectan a menudo cuando las personas abren archivos adjuntos a los e-mails de fuentes desconocidas o cuando visitan un sitio malévolo.

Los pedófilos pueden usar los virus de maneras diferentes. La más sencilla es obligar la computadora de otra persona a visitar sitios de pornografía infantil, recogiendo imágenes por el camino. O puede convertirla en un almacén para fotografías y videos que se pueden ver con acceso remoto cuando la computadora está conectada a la internet.

"Son como una nube de langostas que descienden sobre un campo de maíz: se comen todo lo que está a la vista y luego se van al próximo campo de maíz'', afirma Eric Goldman, director académico de Instituto de Ley de Alta Tecnología de la Universidad de Santa Clara. Goldman ha representado a compañías de internet que descubrieron que había proveedores de pornografía infantil que estaban abusando de sus legítimos servicios.

Pero no siempre son los pedófilos los culpables: la pornografía infantil puede ir a parar a una computadora a consecuencia de una broma pesada o un intento de perjudicar al dueño de la máquina.

En los primeros casos conocidos públicamente de individuos víctimas de estos manejos, dos hombres del Reino Unido fueron exonerados en el 2003 luego de que se demostró que la pornografía infantil en sus computadoras era consecuencia de virus.

En un caso, un correo electrónico o un anuncio up infectado inoculó a la computadora de un contratista de defensa y bajó las fotos.

En otro, un virus cambió la página de inicio del navegador de un hombre para mostrar pornografía infantil, lo que fue descubierto por su hija de 7 años. El hombre pasó más de una semana en la cárcel y tres meses en un centro de detención, además de perder la custodia de su hija.

Chris Watts, un especialista en análisis de computadoras de Gran Bretaña, dijo que había ayudado a demostrar la inocencia de un gerente de hotel cuyos compañeros de trabajo encontraron pornografía infantil en la computadora que compartían con él.

Watts concluyó que, mientras navegaba en la internet en busca de juegos de computadora gratuitos, el gerente había visitado un sitio de programas pirateados que redirigía a los visitantes a sitios de pornografía infantil si estaban inactivos por un tiempo determinado.

En todos estos casos, la evidencia principal no era disputada: había pornografía en una computadora. Pero probar cómo había llegado allí era lo difícil.

Tami Loehrs, quien inspeccionó la computadora de Fiola, recuerda un caso en Arizona en que una computadora estaba tan ‘‘completamente infectada'' que hubiera sido "prácticamente imposible'' probar lo que alegaba la acusación: que un muchacho de 16 años que había usado la computadora había subido pornografía infantil a un grupo de Yahoo.

La fiscalía retiró el cargo y permitió al muchacho que se declarara culpable de otro delito y no fuera a la cárcel, aunque dijeron que lo habían hecho solamente debido a su edad y la ausencia de un historial delictivo.

Muchos fiscales consideran que culpar a un virus cibernético de la pornografía infantil es una versión nueva de un truco viejo.

"Le decimos la defensa SODDI: Some Other Dude Did It (‘Eso lo hizo otro tipo')'', dijo James Anderson, fiscal federal de Wyoming.

No obstante, especialistas en análisis forense dijeron que sería difícil para un pedófilo salir incólume usando como defensa un virus falso.

"Yo personalmente me sentiría más seguro invirtiendo mi retiro en la lotería que tratando de defenderme con ese argumento'', afirma el especialista en análisis forense Jeff Fischbach.

Incluso los coleccionistas de pornografía infantil más cuidadosos tienden a dejar indicios incriminatorios: correos electrónicos, DVDs u otras pistas. La defensa de que se trataba de un virus no puede competir con esa evidencia, sostiene Damon King, abogado judicial de la Sección de Explotación y Obscenidad Infantil del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Pero, aunque la defensa con el argumento del virus no parece sacar del paso a los verdaderos pedófilos, existen casos en que especialistas en análisis forense de computadoras insisten en que no se ha examinado por completo reclamaciones legítimas.

Loehrs señala el caso de Ned Solon de Casper, Wyoming, quien está cumpliendo seis años de cárcel por haberse encontrado pornografía infantil en una carpeta usada por un programa para compartir archivos.

Solon admite haber usado el programa para bajar juegos de video y pornografía de adultos, pero no pornografía infantil. Entonces, ¿qué podría explicar esos materiales?

Loehrs testificó que el programa antivirus de Solon no estaba trabajando como es debido y que parecía haber sido cerrado durante períodos largos, lo cual es señal de infección. Ella no encontró prueba alguna de que los cinco videos de pornografía infantil en la computadora de Solon hubieran sido vistos o bajados en su totalidad. Se encontraban en una carpeta que el programa clasificaba como "incompleto''.

Sin embargo, la defensa no pudo continuar después de que Loehrs paró su investigación a causa de una disputa con el juez por su pago. Los acusados pueden pedir al tribunal que pague por los cargos, pero a veces los jueces se niegan a pagar el precio. Aunque Loehrs no trabajó más en el caso de Solon, afirma que él es inocente.

"Yo no creo que fue él, en absoluto'', dice Loehrs. "Había demasiada evidencia de que no había sido él''.

Más de Tecnología

  • Filipinas arresta a extorsionadores por internet

    La policía filipina arrestó a ocho presuntos integrantes de un grupo dedicado a extorsionar a más de 1.000 personas en Hong Kong y Singapur después de convencerlos de exhibirse frente una cámara web, informaron autoridades el viernes.

  • Amazon empieza a vender libros en Brasil

    Amazon empezó a vender libros impresos en Brasil, dos años después de incursionar en el país sudamericano con libros digitales.

  • Sitio de música SoundCloud pagará a artistas

    El sitio de música por internet SoundCloud informó el jueves que comenzará a pagar a los artistas y compañías productoras cuya música transmiten, una medida similar a la que ya aplican competidores como YouTube y Spotify.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria