A los 47 años, "Macho" Camacho sigue dando guerra

 
 

HECTOR "MACHO" CAMACHO, el 3 de julio del 2004, conecta a Clinton "Hands of Steel" McNeil (der.) en el tercer asalto de la pelea en el Beau Rivage Casino en Biloxi, Miss.
HECTOR "MACHO" CAMACHO, el 3 de julio del 2004, conecta a Clinton "Hands of Steel" McNeil (der.) en el tercer asalto de la pelea en el Beau Rivage Casino en Biloxi, Miss.
David Purdy / AP/The Sun Herald

NUEVA YORK

Pasaron casi tres décadas desde que Héctor Camacho ganó su primer título, y casi dos desde que se alzó con el último.

Durante esos primeros diez años de su carrera, fue uno de los boxeadores que generaron más interés y controversias. Un fajador que se transformó y pasó a dominar el arte de la defensa y tuvo siempre una personalidad desbordante.

A los 47 años, sigue peleando en plazas menores como Coconut Creek y Biloxi, en lugar de Las Vegas y Nueva York. Los casinos lujosos y el venerable Madison Square Garden han dado paso a salones de hoteles y de pequeños centros de convenciones, en los que el pugilista que fuera conocido como el "Macho Man'' trata de evitar pasar al olvido.

"Es lo que he hecho toda mi vida'', comentó Camacho en una entrevista telefónica mientras se prepara para su pelea contra Allan Vester el 26 de marzo en Kjellerup, Dinamarca. "Disfruto la competencia, la posibilidad de dar un espectáculo. Sé que a mi edad mucha gente ya no puede hacer esto''.

Camacho ha hecho una vida de novela, desde sus inicios en el Harlem Hispano hasta los primeros éxitos en los Guantes Dorados y las grandes carteleras, de la cárcel al ring.

Su foja incluye 79 victorias, tres empates y cinco derrotas. En su combate más reciente le ganó el año pasado al mexicano Yory Boy Campas, otro boxeador que ya está de vuelta. Pero si uno observa la lista de rivales que ha enfrentado, se encuentra con nombres de la talla de Julio César Chávez, Oscar de la Hoya, Félix Trinidad y Roberto Durán y Ray Leonard. Abundan también ilustres desconocidos que nunca fueron nadie.

"Héctor Camacho es un boxeador fantástico, uno de los mejores de la historia'', sostuvo el padre y promotor de Vester, Anders Vester. "Es el boxeador más importante que viene a Dinamarca desde que Mike Tyson lo hizo en el 2001''.

Camacho dice que no necesita dinero, que esa no es la razón por la que está peleando en Europa por primera vez, en una cartelera que incluye un combate de mujeres: Anitia Christensen se medirá con Kaliesha West por el cetro gallo de la AMB y el CMB. Lo hace porque le gusta y se compara con George Foreman, que regresó al ring un par de veces con éxito ya de viejo.

"Sigue teniéndose mucha confianza'', aseguró el asesor de Camacho, Steve Tannenbaum. ‘‘Todavía tiene algo de niño''.

Como tantos boxeadores que lograron fama y fortuna en la década de 1980, Camacho se vio envuelto en una maraña de drogas y alcohol, problemas que, según dice, ya superó. Dos veces su esposa lo denunció por abuso y finalmente se divorció.

Más recientemente, Camacho fue sentenciado a siete años de cárcel por robo en Misisipí. Un juez le conmutó la mayor parte de la pena y le dio libertad condicional. Camacho violó los términos de la libertad condicional hace unos tres meses y pasó dos semanas preso. Al salir de la cárcel, regresó de inmediato al gimnasio para prepararse para su próxima pelea.

"Llevo entrenándome a diario cuatro o cinco meses. Estoy listo para enfrentar a alguien como Allan Vester'', manifestó. El danés es 15 años más joven y tiene 28 victorias (sólo seis por la vía rápida), un empate y seis derrotas, todas por nocaut.

Camacho fue muy criticado en sus buenos tiempos por su estilo fanfarrón y extravagante. Trepaba al ring con todo tipo de indumentarias, desde pañales hasta pieles de leopardo y taparrabos.

Afirma que no ha cambiado.

"Voy a darles una satisfacción'', dijo Camacho. "Nunca peleé en Dinamarca ni en Alemania. Allí quieren ver al Macho Man, y lo verán''.

Si bien dice que quiere pelear cinco o seis veces este año, admite que una derrota en Dinamarca probablemente represente el fin de su carrera, en cuyo caso se dedicaría a promover espectáculos o a entrenar boxeadores.

Trabaja desde hace años con su hijo Héctor Camacho Jr., quien tiene 31 años. Los dos se presentaron en una misma cartelera en una ocasión en Tucson. E incluso el hijo peleó con alguien que había enfrentado al padre.

"Son lo mejor que he hecho en esta vida'', dice Camacho, aludiendo a sus hijos. ‘‘Quiero que se sientan orgullosos de mí. Quiero hacer lo que hago, y hacerlo bien''.

Por más que nunca haya alcanzado la categoría de los grandes ídolos de su época, como "Mano de Piedra'' Durán, Camacho vendía entradas. Siempre aportó una cierta exuberancia, que es la razón por la que lo siguen contratando para peleas de semifondo.

A su avanzada edad, Camacho conserva el entusiasmo de siempre.

"Esto es lo que mejor hago'', declaró. "Seguramente puedo seguir en esto y promover peleas. Me gustaría ir a Hollywood y hacer películas, estar en el mundo del espectáculo. Pero esto es lo que he hecho toda mi vida, y seguiré haciéndolo mientras pueda''.

Más de Boxeo

  •  

Rubin Carter (der.) noqueó al cubano Florentino Fernández, en una pelea celebrada el 27 de octubre de 1962 en el Madison Square Garden de Nueva York.

    Fallece el boxeador Rubin “Huracán” Carter

    Rubin “Huracán” Carter, el boxeador cuya injusta condena por asesinato se convirtió en un símbolo internacional de la injusticia racial, murió el domingo. Tenía 76 años.

  •  

El estadounidense Bernard Hopkins, a la derecha, asesta un derechazo al kazajo Beibut Shumenov en su pelea de unificación de títulos de peso mediopesado de la FIB, la AMB y la AIB, en Washington, el sábado 19 de abril de 2014. Hopkins, campeón de la FIB en la categoría, ganó por decisión dividida y se llevó los cetros que estaban en poder de Shumenov.

    Hopkins gana título medio pesado a Shumenov

    El púgil de mayor edad en la historia que ha obtenido un cetro mundial, el estadounidense Bernard Hopkins, se convirtió en el más veterano en ganar una pelea de unificación de títulos al imponerse el sábado por decisión dividida al kazajo Beibut Shumenov en 12 asaltos.

  • BOXEO

    El cubano Alexei Collado pierde la brújula en el ring

    De seguro no será la última, pero Alexei Collado desperdició una oportunidad de presentarse ante el gran público estadounidense con credenciales de triunfador y ahora tendrá que sentarse a meditar sobre lo que falló en una noche que debió ser suya.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria