Chávez recibe aviones de guerra chinos

 
 

Hugo Chávez (i) encabezó en Barquisimeto (Venezuela) el acto de entrega de 4 de los 18 aviones K-8W adquiridos en China para entrenamiento militar.
Hugo Chávez (i) encabezó en Barquisimeto (Venezuela) el acto de entrega de 4 de los 18 aviones K-8W adquiridos en China para entrenamiento militar.
---- / EFE

CARACAS

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, encabezó hoy el acto de entrega de los cuatro primeros, de 18, aviones K-8W adquiridos en China para entrenamiento militar, aunque llegaron artillados y dotados de misiles aire-tierra, bombas y cohetes.

Chávez remarcó en un acto televisado efectuado en una base militar del estado de Lara, al cual asistió vestido con el uniforme de comandante en jefe de la Fuerza Armada Bolivariana (FAB), que la llegada de estos aparatos convertía "este 13 de marzo en un día histórico para la Fuerza Aérea Bolivariana y antiimperialista''.

Con este armamento aumenta la capacidad castrense para "defender la soberanía de esta tierra sagrada y de esta revolución'', subrayó.

Con un territorio de casi un millón de kilómetros cuadrados y más de 600.000 kilómetros cuadrados de mar territorial y zona económica exclusiva, "Venezuela será una potencia para el bien, para la justicia, para la igualdad, para la libertad, una potencia socialista y para eso necesitamos estar bien equipados'', sostuvo.

Estos equipos bélicos, añadió, cuidarán "las riquezas que tiene el país en agua, petróleo, energía, gas, ubicación geográfica y por ser cuna de la primera gran revolución del siglo XXI'', amenazada por "una oposición contrarrevolucionaria que quisiera que el imperio estadounidense se adueñara de Venezuela'', subrayó.

El mandatario reveló de hecho que su deseo es comprar un total de 40 aviones K-8W.

''El proyecto aspira a 40 aviones K-8W'', aunque con los comprados "tendremos capacidad para formar 40 pilotos el año'', quienes usarán el simulador de vuelos que ‘‘dentro de pocas semana estaremos inaugurando'', antes de la llegada del resto de aparatos en otras dos entregas previstas para 2010 "hasta completar 18 aviones'', agregó.

''Nos faltaba este escalón de entrenamiento básico para capacitar a nuestros pilotos y pilotas (para que pasen) de los aviones turbo-hélice'', especialmente los "Tucanos'' brasileños, "a pilotar los de combate F-5, ya recuperados y en recuperación, y los F-16 y los Sukoi'' adquiridos recientemente a Rusia, detalló Chávez.

En el evento también participó el actual ministro de Salud, Luis Reyes, quien el año pasado gestionó, como titular del Despacho de la Presidencia, la compra de esos aviones, por un monto no revelado.

Reyes informó entonces de que, además de los K-8W, "se espera adquirir, a futuro, una flota de aviones para la Escuela de Aviación Militar para formar a los pilotos de combate'' y que, en ese sentido, "se está buscando un avión de combate intermedio, tal como el L15''.

Dos meses después de que los K-8W lleguen a Venezuela, añadió Reyes en esa ocasión, ‘‘se evaluará si es necesario incrementar la flota'' con más aparatos de ese tipo o con otros.

Previamente, en febrero de 2009, durante una visita a Caracas del vicepresidente chino, Xi Jinping, Chávez dijo que, además de los K-8W, tenía prevista la compra a China de una red de radares que, según el entonces jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), general Jesús González, "aumentarán la efectividad'' de la lucha antidroga venezolana.

González aludió en esa ocasión a "obstáculos enfrentados por Venezuela'' en sus intentos por adquirir equipos aéreos en Brasil y España, ante la prohibición de los Estados Unidos de permitir la venta al país suramericano de equipos con componentes o patentes estadounidenses.

''Debemos reconocer que estábamos prácticamente desarmados ante la negativa de envío de repuestos por parte de Estados Unidos para los aviones y helicópteros fabricados allí'', afirmó el general.

Estas compras de equipos militares a China siguen a las efectuadas por Venezuela a Rusia en 2006 de 24 aviones caza Sukoi-30, unos 50 helicópteros y 100.000 fusiles AK-103, por unos 3.000 millones de dólares, según fuentes rusas.

Adicionalmente, durante una visita que efectuó Chávez a Moscú el año pasado, el Gobierno del presidente ruso, Dimitri Medvedev, aprobó una financiación de 2.200 millones de dólares para el gasto venezolano en armamento, lo que luego, según el gobernante venezolano, "hizo viable'' la compra del sistema antiaéreo portátil Iglá-S y de 92 tanques T-72.

Más de Venezuela

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria