EEUU y Cuba conversarán sobre derrame de crudo

 

lclark@MiamiHerald.com

El descontrolado derrame de petróleo en el Golfo de México ha provocado temores en Cuba, que presume de contar con una de las barreras coralinas mejor conservadas de todo el Caribe, con tupidos manglares y zonas de cría de tortugas marinas.

La semana pasada, funcionarios cubanos se pusieron en contacto con oceanógrafos estadounidenses para que los ayudaran, dijeron los científicos, y el Departamento de Estado confirmó el martes que se planean conversaciones de "carácter técnico y bajo nivel'' para ayudar a Cuba a responder en caso de que la marea negra se acerque a sus costas.

Pero los ambientalistas señalan que la falta de vínculos oficiales con Cuba podría obstaculizar los esfuerzos para brindar asistencia a la isla y renovaron la petición de que el gobierno del presidente Barack Obama inicie conversaciones con Cuba.

"Simplemente no podemos aceptar que no tengamos comunicación en materia ambiental'', dijo Daniel Whittle, director del programa Cuba para el Fondo de Defensa Ambiental.

"Las consecuencias económicas y ecológicas si el derrame llega a la corriente del Golfo, y cuándo podría ocurrir, son aspectos significativos y no contamos con ningún mecanismo oficial para comunicarnos''.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo que Estados Unidos y Cuba --que tienen un acuerdo de cooperación en materia de huracanes-- están "intercambiando información y buscando vías para aumentar ese intercambio''.

Alberto González Casals, portavoz de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, dijo que la isla está "lista para impedir este tipo de derrame petrolero''.

"Estamos al tanto de la situación y nos preparamos para tomar medidas en caso de que la marea negra llegue a Cuba'', declaró. Añadió que Cuba no espera ser afectada, pero está "dispuesta a cooperar con Estados Unidos''.

Un grupo de científicos estadounidenses que han realizado investigaciones marinas y trabajado en asuntos de conservación con autoridades cubanas durante casi una década están buscando información para sus contrapartes de la isla, dijo David Guggenheim, miembro de la Ocean Fundation en Washington.

Guggenheim ha creado una página electrónica y envía a Cuba imágenes de satélite y modelos informáticos para rastrear la trayectoria del derrame. También está ayudando a desarrollar un plan de limpieza que incluye lecciones sobre cómo rescatar a las tortugas marinas afectadas por el crudo.

"Estamos haciendo todo lo posible para procesar la enorme cantidad de información'', dijo Guggenheim, quien agregó que si los países tuvieran vínculos tradicionales las entidades de gobierno de Estados Unidos seguramente compartirían información.

"Lo cierto es que por tratarse de Cuba hay mucha burocracia y pasividad en todo'', agregó.

Guggenheim señaló que no se sabe si Cuba dispone de barreras de contención y otros equipos para enfrentar el derrame. Dijo que le había preguntado al gobierno y que estaba esperando una respuesta.

Pero Guggenheim --quien afirmó que la barrera coralina de Cuba brinda a los investigadores lecciones sobre cómo proteger los corales en cualquier otra parte--, considera que los trabajos de limpieza son responsabilidad de Estados Unidos.

"Causamos este desastre, así que tenemos que ver cómo ayudamos enfrentarlo'', dijo.

Whittle afirmó que su grupo ha presionado al gobierno de Obama para establecer conversaciones con Cuba sobre asuntos ambientales porque la isla está interesada en perforaciones petroleras frente a sus costas, a sólo 90 millas de Cayo Hueso. Informes de prensa de la semana pasada señalaron que la petrolera española Repsol había anunciado planes de explorar las aguas frente a las costas cubanas, después que hace seis años suspendiera actividades de exploración.

"Históricamente hemos echado mano al tema del petróleo y el gas para alegar que tiene sentido el establecimiento de vínculos debido a la cercanía de la Florida'', señaló Whittle. "Nadie imaginó que Cuba se beneficiaría de eso''.

En un trabajo de la Brookings Institution publicado ayer, Jorge Piñón, investigador visitante del Instituto de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad Internacional de la Florida, junto con el abogado Robert Muse, escribieron que mientras el gobierno trata de impedir otros desastres como el del Golfo de México, sus políticas "hacen imposible responder con efectividad a futuros desastres petroleros, tanto si son ocasionados por compañías que trabajan en aguas cubanas como de Estados Unidos''.

Más de Boletín de Cuba

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria