Defensa de Posada ataca credibilidad de testigo

 

jtamayo@elnuevoherald.com/EL PASO, Texas

Las enfermedades mentales y las evasiones de impuestos de un trabajador de mantenimiento (handyman) de Hialeah dominaron el miércoles el juicio del cubano Luis Posada Carriles cuando la defensa atacó la credibilidad del principal testigo de la fiscalía.

Gilberto Abascal había testificado a comienzos de esta semana que Posada fue traído clandestinamente por barco de México a Miami, y no que entró por tierra de México a Houston, como Posada habia afirmado bajo juramento.

Pero el abogado defensor Arturo V. Hernández, de Miami, no le hizo ninguna pregunta a Abascal el miercoles sobre el viaje clandestino, y en su lugar subrayó sus problemas financieros y mentales.

La solicitud presentada por Abascal en el 2004 para recibir pagos gubernamentales por discapacidades físicas y mentales, indicó que padecía de esquizofrenia, que mostró ‘‘características psicóticas'', y que fue tratado por alucinaciones en el Hospital Jackson Memorial ese año.

Abascal negó la esquizofrenia pero reconoció que había tenido alucinaciones durante esos años, y que aún sufre de insomnio y depresión ocasional.

Acusando repetidamente a la defensa de tratar de ponerle zancadillas, le dijo a Hernández: "Tengo miedo de usted'', y añadió: "Usted me ha tenido bajo vigilancia por seis años''.

El fiscal Jerome Teresinski indicó que Abascal había estado bajo vigilancia del gobierno de Estados Unidos, pero no dio más detalles.

Posada, un exiliado cubano de 82 entrenado en el uso de explosivos por la CIA, está sometido a juicio por cargos de mentir bajo juramentto sobre cómo entró en Estados Unidos, su papel en las explosiones de las bombas que estallaron en centros turísticos cubanos en 1997, y su afirmación de que nunca había tenido un pasapaorte guatemalteco.

Abascal fue especialmente combativo cuando Hernández lo hizo admitir que él no había presentado una declaración de impuestos en el 2005, que siguió trabajando incluso hasta después de ganar más de $600 al mes en pagos por discapacidad, y que mintió en declaraciones juradas.

"No pagué mis impuestos. Cometí fraude'', replicó después de varias docenas de preguntas sobre sus evasiones financieras. "He cometido miles de errores. Si tengo que encarar la justicia, encararé la justicia''.

El handyman reconoció que al cerrar una inversión en una granja de pollos en Perry, Florida, en el 2005, se le pagó con 10 cheques de $9,000 cada uno, todos escritos a nombre de efectivo.

El dinero que invirtió vino de un pago por un accidente de trabajo que lo dejó con el cuello y la espalda en malas condiciones, y que fue el inicio de sus problemas de salud mental, testificó Abascal.

También confirmó haber recibido pagos mensuales por discapacidad a pesar de que trabajaba como handyman para Santiago Alvarez, un urbanizador cubano que tiene unos 700 apartamentos en el sur de la Florida.

Las compañías de Alvarez le pagaron miles de dólares bajo una variedad de nombres, incluyendo el de su esposa y de un compañero de vivienda, en el 2004 y el 2005, testificó.

Pero cuando solicitó pagos del gobierno para manutención de los hijos en el 2005, aparentemente después de una disputa con su esposa, Abascal firmó un formulario jurado en que reportaba que sólo tenía $5 en efectivo o una cuenta bancaria, según evidencia presentada por Hernández.

Alvarez capitaneba el barco Santrina cuando éste zarpó de haber recogido a Posada en la Isla Mujeres, de México, en marzo del 2005, y lo trajo clandestinamente a Miami, testificó Abascal el lunes.

Exasperada por las repetidas objeciones de la fiscalía a las preguntas de Hernández y las solicitudes de consultas privadas conocidas como "apartes'', la jueza federal de distrito Kathleen Cardone estableció nuevas y severas regulaciones para el juicio el miércoles.

Los "apartes'' se mantendrán el mínimo, advirtió, y "cuando yo me pronuncie sobre una objeción, se terminó... De lo contrario, habrá sanciones''.

Después que Teresinski se quejó de que la defensa estaba acosando al testigo, Hernandez pidio la anulación de juicio por segunda vez en los 11 días de audiencias. Cardone denegó rápidamente la moción.

LOa jueza tambien por tercera vez el miércoles le advirtió a Abascal que respondiera las preguntas que se le hacían, un golpe sutil para detener las discusiones con Hernández.

Antes del comienzo de la sesión del miércoles, el fiscal principal, Timothy J. Reardon, le dijo a Cardone que él todavía tiene unas dos semanas de testimonios que presentarle al jurado.

Hernández dijo que podía completar la defensa en unos cinco días.

Más de Boletín de Cuba

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria