Lecciones para sobrevivir un huracán

 

Si se emite una observación

Comience por escuchar las actualizaciones de la tormenta o revise las actualizaciones del Centro Nacional de Huracanes en www.nhc.noaa.gov.

Llene el tanque de gasolina del auto y manténgalo al tope. Asegúrese de que la batería está en buenas condiciones.

Llene tanques de propano para cocinas de gas y estufas portátiles.

Revise su equipo que funciona con baterías. Una radio puede ser el único vínculo con el mundo exterior durante y después de un huracán.

Revise su plan de preparaciones con su familia.

Escoja dos lugares para reunirse con su familia: un punto fuera de su casa en caso de emergencia, como un incendio, y un lugar fuera de su vecindario, en caso de que no pueda regresar a casa.

Establezca un número telefónico fuera de la ciudad con su familia o amigos para enviar mensajes sobre su paradero después de la tormenta.

Compre las recetas que tiene pendientes.

Almacene suministros de comidas enlatadas, refrescos y agua.

Guarde los papeles del seguro médico y de propiedad, los registros de inmunización y los médicos de cualquiera con necesidades especiales en un contenedor resistente y a prueba de agua. Incluya algunos recuerdos queridos. Si lo evacuan a un refugio, llévese estas cosas consigo.

Si no se encuentra en una zona de evacuación, determine su habitación de seguridad lejos de las ventanas y con paredes que estén cerca unas de otras.

Ponga las contraventanas y la protección de puertas y ventanas si lo instruyen los funcionarios locales.

No corte ramas de los árboles. Estas se pueden convertir en misiles si las agarra el viento.

Localice las entradas y salidas de la electricidad, el agua y el gas.

Inspeccione y asegure las bases de los teléfonos celulares.

Si se emite una advertencia

Siga las instrucciones emitidas por los funcionarios locales.

Llene las bañaderas y las jarras de agua. Considere un galón de agua por persona al día (no se olvide de las mascotas).

Ponga el refrigerador y el congelador en los niveles más fríos. Congele agua en contenedores plásticos. Si falla la electricidad, usted puede usarlos para mantener fría la comida.

Entre cualquier objeto en el exterior que se pueda convertir en un proyectil con los fuertes vientos, incluyendo buzones de correo, botes de basura, muebles de patio y herramientas de jardinería. Amarre cualquier cosa que no se pueda meter adentro.

Instale las contraventanas o cobra las ventanas y puertas. Apuntale las puertas de los estacionamientos si no cumplen los códigos actuales de construcción.

Mantenga todas las ventanas cerradas durante la tormenta.

Desconecte el gas natural a los equipos individuales con las válvulas de suministro cerca de cada unidad. No cierre la línea principal de gas. Desconecte el propano a los equipos individuales.

Saque los cuadros valiosos y las curiosidades de las paredes.

Tranque las puertas corredizas de cristal con una barra.

Apague la electricidad de la piscina y cobra el equipo de bombeo con material a prueba de agua. Saque y guarde las cercas de seguridad para niños.

Reúna su equipo para huracanes y manténgase seguro en su casa. Los esenciales incluyen zapatos sólidos y resistentes, algo para cubrir su cabeza, como almohadas o colchones, y un extinguidor de incendios.

Edificios altos

Los que viven en apartamentos altos deben saber que los vientos son más fuertes a mayor altura. Las puertas y las ventanas de vidrio pueden salirse de su lugar y debilitar la estructura.

Si vive fuera del área de evacuación, busque refugio entre el tercer y el décimo piso para mantenerse seguro de la invasión de la tormenta y los altos vientos.

Conozca donde se encuentran todas las escaleras de salida. Cuente el número de escalones y la dirección a la salida más cercana en caso de que no funcionen las luces del pasillo.

No use el elevador.

Decida dónde se reunirá la familia si están separados.

Entre todos los artículos sueltos en el patio o el balcón. Cierre y asegure todas las ventanas, puertas corredizas de cristal y las contraventanas.

Los elevadores deben ser detenidos en el piso más alto, para que tengan menos probabilidad de ser dañados por el agua o los escombros.

Establezca un sistema para mantener el contacto con los residentes que planean abandonar el edificio, de forma que se pueda saber el paradero de todos.

Instrucciones especiales

Los niños deben ayudar con los preparativos de las tormentas, lo que les permitirá conversar sobre sus temores y compartir las responsabilidades familiares.

Si tiene tiempo, lave la ropa y los platos sucios, pues puede que no haya electricidad después de la tormenta.

Para los diabéticos, encuentre un lugar frío para los suministros de insulina. Se mantienen seguros por un mes a 85 grados. Los diabéticos deben revisarse más a menudo su nivel de azúcar en la sangre durante la tormenta.

Los residentes de mayor edad que viven en lugares altos no deben quedarse allí si les dan instrucciones para evacuar. Incluso tierra adentro, las fallas de electricidad después de la tormenta pueden dejarlos atrapados.

Si debe evacuar

Revise los medios de noticias locales para listas de refugios de evacuación y los horarios en que estarán abiertos. Si es posible, viaje durante la luz del día.

Evite caminos inundados y observe los puentes estropeados.

Lleve suministros al refugio, incluyendo alimento, un cambio de ropas y zapatos, medicinas, toallitas húmedas y otras necesidades sanitarias. Traiga un radio, un lápiz, una libreta, papeles importantes, una linterna, ropa de cama, bolsas de plástico para ropas sucias y artículos para mantenerse entretenido.

Recuerde que las mascotas (excepto los perros guía), las armas de fuego y las bebidas alcohólicas no se permiten usualmente en los centros de evacuación. Encuentre un albergue tierra adentro para las mascotas o déjelas atrás con suficiente comida y agua.

Regístrese cuando entre. La Cruz Roja mantiene los registros de las personas que ellos albergan que se pueden buscar nacionalmente. Esto ayudará a la familia y amigos a encontrarlo si no lo pueden contactar de inmediato.

Ofrézcase como voluntario para ayudar a los trabajadores de los refugios.

Mantenga su área tan limpia y nítida como sea posible. Traiga su sentido del humor; las tensiones pueden ser altas.

Durante un huracán

Manténgase alejado de puertas y ventanas y en un ámbito como un pasillo o un armario. Tenga un colchón o una almohada para protegerse la cabeza.

Si usted está en una casa de dos pisos, vaya a un cuarto interior del primer piso.

No salga al exterior, ni siquiera durante el momento de calma en que el ojo pasa, a menos que sea una emergencia.

Si usted tiene una mascota, considere la posibilidad de mantenerla en la habitación con usted en una jaula para viajes.

Escuche una radio o un televisor de baterías para obtener información.

Provisiones de última hora

Dinero en efectivo, en el caso de que los cajeros automáticos no funcionen

Linternas de baterías y faroles

Botiquín de primeros auxilios

Contenedores de hielo o neveras

Abridores manuales de latas y botellas

Carbón vegetal

Bolsas de plástico con lazos para la basura, y bolsas grandes de plástico con cierre para proteger documentos importantes, discos de computadora, muebles, ropa, mantas y almohadas.

Toallas de papel, platos, cuencos, vasos y utensilios de plástico

Papel higiénico, toallitas humedecidas y suministros de higiene personal como champú, cepillo de dientes, pasta dental, jabón y tampones

Comida, pañales y fórmula para bebés

Cámara para tomar fotos de antes y después

Artículos para animales domésticos: como arena para gatos y cualquier otro medicamento.

Uso de un generador

Los generadores deben estar al aire libre porque emiten monóxido de carbono, que es mortal.

Utilice un cable de extensión de servicio pesado para conectar los aparatos.

No conecte el generador al sistema de cableado de la vivienda, mediante una caja de fusibles o un interruptor de circuito, a menos que tenga un interruptor de transferencia que haya sido instalado por un electricista con licencia. La energía puede fluir fuera de la casa a las líneas de alimentación y lesionar a los trabajadores.

No exceda la potencia recomendada. No trate de hacer funcionar el aire acondicionado, a menos que esté seguro de que su generador puede manejar la situación.

Los generadores deben estar fríos antes de ponerles gasolina. Si derrama gasolina sobre un silenciador caliente, podría incendiarse.

Más de Reportes

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria