Viuda de Oswaldo Payá revela detalles de la tragedia

 

jtamayo@elnuevoherald.com

La viuda de Oswaldo Payá Sardiñas declaró el miércoles que un investigador de la policía le dijo que el disidente cubano murió de traumatismo craneal en un accidente de un solo vehículo, pero no le dio ninguna evidencia y le aseguró que “la revolución no asesina a nadie”.

La viuda de Payá, Ofelia Acevedo, también afirmó que una amiga suya en Suecia le dijo que un sobreviviente del accidente había enviado mensajes de texto desde su teléfono celular informando que el auto se estrelló después de haber sido embestido varias veces por otro vehículo.

Payá y un miembro de su Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Harold Cepero, murieron en el accidente el domingo cerca de la ciudad oriental de Bayamo, mientras que los políticos Jens Aron Modig, de Suecia, y Angel Carromero, de España, sufrieron heridas leves.

Ninguno de los europeos ha hablado en público desde el accidente, pero los medios españoles de comunicación han informado que Carromero, que estaba al volante del auto, confesó a la policía que no vio una señal para reducir la velocidad en una curva, perdió el control y se estrelló contra un árbol.

Carromero está “retenido” en Bayamo por la policía, que investiga el accidente, de acuerdo con el activista de derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz, de La Habana. Las leyes cubanas piden penas de prisión de uno a 10 años para los condenados por causar accidentes mortales.

Acevedo declaró a El Nuevo Herald que no ha recibido ningún informe oficial sobre el accidente, pero que habló durante 15 minutos el lunes con un investigador de casos criminales de la policía en Bayamo, el “mayor Sánchez”, quien acompañó el cuerpo a un centro de medicina forense en La Habana.

El oficial le informó que dos testigos del accidente, el conductor de un tractor y alguien que montaba una bicicleta, habían declarado que el vehículo se desplazaba a alta velocidad por una carretera asfaltada cuando se metió en una sección de tierra y dio varias vueltas, señaló Acevedo. Otros testigos han dicho que la carretera en el lugar donde ocurrió el accidente estaba en reparación, y que el asfalto había sido removido completamente.

Payá murió en el acto de trauma craneal, y Cepero murió poco después de llegar al hospital de Bayamo, afirmó el oficial, según Acevedo. La policía tomó un video de la escena, pero el caso sigue bajo investigación, agregó el oficial.

“Le dije que yo no tenía ninguna razón para aceptar esa versión, ya que mi esposo había sido amenazado de muerte muchas veces por agentes de Seguridad del Estado”, declaró Acevedo a El Nuevo Herald por teléfono desde su casa de La Habana.

El oficial respondió que él había sido investigador de casos criminales desde hacía muchos años, al parecer tratando de subrayar que no trabajaba para la Seguridad del Estado, añadió Acevedo, y añadió: “La revolución no asesina a nadie”.

Acevedo también proporcionó nuevos detalles de cómo ella, su hija Rosa María y su hijo Oswaldo llegaron a afirmar que el accidente fue causado por otro vehículo que golpeó en repetidas ocasiones el auto de Carromero y lo obligó a salirse de la carretera.

Una amiga sueca de Estocolmo le dijo por teléfono que Modig había enviado mensajes de texto desde su teléfono celular a contactos en su país de origen, informando que su vehículo había sido embestido, lo que provocó que se chocara, indicó Acevedo, quien se negó a identificar a la amiga.

Regis Iglesia, un miembro del MCL en España, también le dijo por teléfono que uno de los dos europeos había llamado por teléfono a contactos en Madrid para informar de la embestida y del accidente, agregó la viuda.

Carromero es un funcionario de la rama juvenil del gobernante Partido Popular de España, y Modig es presidente de la Liga de la Juventud del Partido Demócrata Cristiano de Suecia. Ambos tienen 27 años de edad y, según se informa, habían viajado a Cuba para ayudar a disidentes.

Acevedo también comentó que un amigo en Bayamo le dijo que había visto el auto después del accidente, con el techo completamente arrancado. Dos fotos de un automóvil identificado como el de Carromero y publicadas en Facebook por un periodista de la radio de Bayamo, no mostraron tales daños.

La viuda de Payá aseguró que ha pedido a diplomáticos españoles y suecos en La Habana que le permiten hablar directamente con los dos europeos. “No estoy buscando culpables. Sólo quiero saber, de una forma fidedigna, cómo murió mi esposo”.

Kalle Bäck, secretario de prensa de la Liga de la Juventud de Modig, señaló el miércoles que Modig permanecía en Cuba, de acuerdo con el blog Diario de Cuba, radicado en España. Según informes extraoficiales del martes, saldría de la isla tan pronto como pudiera conseguir un vuelo de regreso.

Al preguntársele si el gobierno cubano retiene a Modig en la isla, Bäck respondió que no podía hacer comentarios.

El ministro de Asuntos Exteriores de España el miércoles que estaba dando todos los pasos necesarios para llevar a Carromero a casa, pero añadió que será difícil fijar las fechas exactas de cuándo podrá salir de la isla, según un despacho de la agencia española de noticias EFE desde Madrid.

El despacho añadió que no se han presentado cargos contra Carromero, aunque permanecía en “instalaciones de la policía” en Bayamo. Un funcionario consular residente en La Habana ha estado en Bayamo desde el lunes para ayudarlo.

Por otra parte, el grupo de análisis del ex presidente de EEUU Jimmy Carter, envió sus condolencias a la familia de Payá “y a quienes siempre le acompañaron en su campaña por la libertad, la tolerancia y la promoción de los derechos ciudadanos en Cuba”, así como a los familiares y amigos de Harold Cepero.

El Centro Carter, radicado en Atlanta, Georgia, también recordó las palabras de Carter cuando Payá recibió el Premio Príncipe de Asturias en el 2003: “Oswaldo Payá es un hombre de valor que procura que la voz de todos los ciudadanos y ciudadanas cubanos sea incorporada en el futuro de su país”.

El ex representante Lincoln Diaz-Balart, republicano del sur de la Florida, emitió una declaración en la que afirma que el gobierno cubano “asesinó” a Payá y a Cepero, y que Payá “iba a ser, sin duda alguna, una voz de gran relieve en el Parlamento de la Cuba libre”.

Más de Boletín de Cuba

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria