Aumentó el por ciento del voto de protesta en las elecciones

 

Los resultados oficiales del domingo mostraron un porcentaje de 9.3 de boletas en blanco y anuladas

jtamayo@elnuevoherald.com

Las boletas en blanco y las anuladas en las elecciones del domingo en Cuba, consideradas como votos de protesta, aumentaron al 9.3 por ciento , uno de los niveles mas altos para la era de Castro, según mostraron cifras oficiales. La concurrencia del 91 por ciento fue una de las más bajas.

La bloguera de La Habana Yoani Sánchez señaló que el número de votantes cubanos que no se presentó a votar, dejaron sus boletas en blanco o las anularon sobrepasó los aproximadamente miembros del Partido Comunista de Cuba (PCC), estimados en unos 800,000.

La presidenta de la Comisión Nacional Electoral Alina Balseiro describió el lunes por la tarde la votación para elegir a unos 14,500 miembros de asambleas municipales como “entusiasta y tranquila” y señaló que el 33.5 por ciento de los elegidos eran mujeres.

Las elecciones cubanas no reflejan la verdadera opinión de los votantes porque el Partido Comunista es el único partido legal y controla férreamente el proceso, no se permiten campañas electorales y ningún disidente ha sido aceptado nunca como candidato a ningún puesto electo.

Pero emitir votos en blanco o dañar las boletas para anularlas es un acto deliberado de oposición, dijo Ted Henken, profesor de Baruch College en Nueva York que estudia a Cuba y es coautor de una ponencia académica dedicada en parte a las elecciones.

Un grupo de “socialistas democráticos” que respaldan al gobierno en muchos aspectos de hecho de hecho urgió a los votantes a anular sus votos el domingo por medio de escribir una “D” en sus boletas para exigir el voto directo por la presidencia y derechos humanos.

Los resultados oficiales del domingo mostraron que el 4.9 por ciento de las boletas se dejaron en blanco, y el 4.4 por ciento eran nulas. El total del 9.3 por ciento es el más alto que se conozca, comparado con 8.89 por ciento en el 2010, 7.7 en el 2008, 5.9 en el 2003, 7.2 en el 1997 y 7 en el 1993, de acuerdo con reportes oficiales y de los medios de prensa.

“El estado cubano es cada vez más débil y cada vez menos capaz de gobernar sin oposición”, escribió Henken en un correo electrónico a El Nuevo Herald. “La sociedad cubana está viendo un crecimiento de proyectos y grupos independientes y críticos, y esto demuestra que cada día más cubanos están perdiendo el temor de no conformarse a las reglas electorales oficiales a la hora de votar”.

La concurrencia, una señal de oposición más débil porque puede ser afectada por factores tales como el estado del tiempo, bajó al 91 por ciento el domingo, el nivel mas bajo que se conoce. Se compara con 95.8 por ciento en el 2010, 95.4 por ciento en el 2007 y 98.7 por ciento en 1984, según cifras oficiales y de los medios de prensa.

“¿Interés en las elecciones aquí? Ninguno”, dijo Eunices Madaula, disidente que vive en la ciudad oriental de Santiago de Cuba. “Aquí las elecciones no traen ningún cambio, así que a la gente no les interesan”, añadió.

Andy Gómez, del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos de la Universidad de Miami, dijo que durante su último viaje a la isla él notó también que más personas se han vuelto “apolíticas… Ellos están desencantados de la política, y punto”.

Balseiro dijo que más de 8.1 millones de los 8.5 millones de votantes registrados — ciudadanos de 16 o más años — se presentaron el domingo para elegir los miembros de las 168 asambleas municipales. Agregó que 7.3 millones de votos fueron válidos.

Los elegidos en la votación municipal pueden luego ser candidatos en elecciones sucesivas para las asambleas provinciales y la Asamblea Nacional del Poder Popular. Se espera que la votación nacional se celebre en febrero, y es prácticamente seguro que la nueva asamblea seleccionará a Raúl Castro para un segundo término de cinco años como jefe de gobierno.

Una derrota poco sorprendente fue la de Sirley Ávila León, de 53 años, quien era candidata a ser reelegida a la asamblea municipal de Majibacoa en la provincia de Las Tunas pero dio una entrevista reciente a Radio/TV Martí, radicada en Miami, alegando la falta de servicios del gobierno en su distrito.

Ávila, que se describe a sí misma como “revolucionaria” dijo que quedó en segundo lugar, con 168 votos, porque su distrito de Limones fue reestructurado y reasignado a tres distritos diferentes después de la entrevista. El ganador, con 475 votos, fue el titular del cargo en uno de los distritos.

Más de Boletín de Cuba

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria