Electores airados obligan a extender el horario de votación en Doral

 

msanchez@elnuevoherald.com

Los votantes del Condado Miami-Dade recibieron un inesperado regalo el domingo: la oportunidad de votar en persona con boletas ausentes durante un periodo especial de cuatro horas.

Pero una hora después de que empezara el proceso, y mientras unas 200 personas esperaban pacientemente en fila afuera de la sede del Departamento de Elecciones de Miami-Dade, se anunció otra sorpresa: la votación acabaría repentinamente. Cerraron con llave las puertas del edificio en Doral.

Decenas protestaron a gritos: “¡Déjenos votar! ¡Déjenos votar!” Otros ciudadanos se fueron del lugar, enojados.

Finalmente, una hora después, a las 3 p.m., Christina White, subdirectora del Departamento de Elecciones, salio del edificio con otro anuncio.

“Empezaremos de nuevo. Escuchamos a los votantes”, dijo White. “Nos disculpamos. Creemos que esta no es la manera característica en cual el Departamento de Elecciones hace las cosas”.

A pesar de que los funcionarios culparon a faltas técnicas por la cancelación, detrás de todo había otra razón: el alcalde condal, Carlos Giménez, quien no supo que el Departamento de Elecciones había cambiado de plan hasta el domingo en la mañana.

La decisión había sido tomada por la vicealcaldesa Alina Hudak, tras el pedido de Penelope Townsely, supervisora de elecciones en Miami-Dade. El plan era simple: permitir a los votantes pedir, llenar y entregar boletas ausentes durante las cuatro horas del domingo.

Antes se permitía la votación adelantada el domingo antes de las elecciones. Sin embargo, fue eliminada el año pasado por la Legislatura Estatal, controlada por los republicanos, junto con el gobernador republicano, Rick Scott, ya que la votación adelantada en la Florida ayudó al demócrata Barack Obama ganar la presidencia en el 2008.

Giménez, un republicano, dijo que su reacción inicial fue cancelar la votación el domingo. Pero la cantidad de votantes gritando y golpeando las puertas del Departamento de Elecciones lo convencieron de cambiar de plan.

“No estoy contento con el cambio, pero a final de todo, cuando tienes 200 o 300 votantes allí, listos para votar, no los puedes privar de su derecho”, dijo Giménez.

Agregó que la situación le causó vergüenza.

Pero los votantes que esperaron por horas el domingo no sabían de lo que pasaba detrás de las cortinas políticas. De hecho, el caos recordó a muchos del fiasco de las elecciones presidenciales del 2000, cuando el país por semanas no supo quién había ganado las elecciones por los problemas con la votación en Miami-Dade.

“Claro que estamos en Miami”, dijo Simon Rose, quien llegó al lugar a las 11:45 a.m. para hacer campaña por Obama. El demócrata encara a Mitt Romney, el ex gobernador republicano de Massachusetts, en una reñida contienda para la Casa Blanca.

Pero, a pesar de la frustración del domingo, la mayoría de los votantes que esperaban en fila volvieron a llenarse de paciencia, satisfechos por la posibilidad de votar días antes de las elecciones.

“Estoy contenta por haberme quedado. Sí hay democracia”, dijo Laura Pilgrim, de 54 años, la primera ciudadana que entró al Departamento de Elecciones cuando la votación se reanudó. “Me da alguna pena con los trabajadores electorales, que han sido tan criticados por lo que ocurrió”.

White explicó que apenas había dos trabajadores electorales asignados para trabajar durante las cuatro horas de votación del domingo. Sólo tenían una impresora a su disposición.

Pero cuando se reanudó la votación, el Departamento asignó a más trabajadores para la tarea y apareció otra impresora para imprimir las boletas de cinco páginas para cada votante.

Unas 400 personas esperaban en fila alrededor a las 5 p.m., cuando un empleado electoral declaró que no se iba permitir a más personas colocarse en la línea. White aseguró que todas las personas que estaban allí a esa hora iban a poder ejercer su voto.

Sin embargo, muchos votantes criticaron lo que les parecía una falta de organización por parte del Departamento de Elecciones.

“Aquí no hubo comunicación”, dijo Esperanza Gazo, de 62 años. “Por que decir de 1 p.m. a 5 p.m. si no pueden cumplir con eso?”

La repentina cancelación de la votación atrajo a varios reporteros, políticos y observadores que querían ser testigos del fiasco. Entre ellos, Maribel Balbín, presidenta del League of Women Voters of Miami-Dade.

“Lo que nos preocupa a nosotros es que puede haber personas que quieren votar y no pueden hacerlo”, dijo.

Balbín estaba en camino a misa cuando se enteró que el Departamento de Elecciones iba ofrecer las cuatro horas especiales de votación en persona. Su organización había pedido que se extendiera la votación adelantada de ocho a 14 días, tal y como fue durante las elecciones presidenciales del 2008.

“Quiero felicitar al Departamento de Elecciones por hacer esto”, dijo. “Pero cuando tienes tanta gente tan emocionada por votar, pueden ocurrir estos problemas”.

El domingo por la mañana, el Partido Demócrata de la Florida demandó a los departamentos electorales de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, solicitandole a un juez federal que extendiera las oportunidades de votar antes del martes. Un abogado del Departamento de Elecciones de Miami-Dade respondió horas después, alegando que la demanda no era válida ya que el Condado permitiría la votación en persona con boletas ausentes el domingo.

Hasta ahora, 188,593 electores han votado con boleta ausente desde principios de octubre, cuando el Departamento de Elecciones empezó a enviar las boletas a los ciudadanos que las habían pedido. Otros 110,000 votantes que recibieron boletas ausentes aun no las han devuelto.

Durante los ocho días de votación adelantada, que oficialmente terminaron el sábado, otros 235,733 ciudadanos acudieron a las urnas. La tasa de participación de manera adelantada en Miami-Dade fue mucho menor que en las elecciones presidenciales del 2008, cuando más de 326,000 votantes participaron de esta manera.

Más de Es noticia esta semana

  •  

 <span class="cutline_leadin">Durante varios</span> meses, propietarios de negocios a lo largo de Alton Road, choferes y peatones han experimentado la opresión de la construcción en casi todas las esquinas de South Beach.

    Construcción en Alton Road está matando los negocios en South Beach

    Camiones de volteo rugían por la cuadra de los 900 de Alton Road en South Beach esta semana mientras los trabajadores rompían el asfalto y maniobraban piezas de tuberías de drenaje bajo tierra.

  •  

 <span class="cutline_leadin">La falta</span> de productos en Cuba es común y la escasez afecta todos los rubros, desde alimentos a medicinas. En la imagen de noviembre del 2013, los estantes de una farmacia de La Habana tienen poco que ofrecer.

    De cerveza a condones, se agrava la escasez en Cuba

    Primero, las papas desaparecieron de los mercados cubanos. Ahora están de vuelta, pero la policía lucha para mantener bajo control a multitudes de frenéticos compradores. Y hay una nueva escasez de cerveza y preservativos, con algunas tiendas cobrando hasta $1.30 por cada condón.

  •  

Un grupo de estudiantes y manifestantes opositores al Gobierno venezolano participan en una manifestación de pies descalzos en la Avenida Francis de Miranda hoy, miércoles 16 abril de 2014, en Caracas (Venezuela). Los estudiantes convocaron a una nueva jornada de protesta tras la segunda reunión para el diálogo entre el Gobierno y la oposición del pasado martes.

    Diálogo ensancha fisuras entre sectores de la oposición en Venezuela

    Las conversaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y dirigentes de la oposición están ensanchando las fisuras entre los adversarios del chavismo, con un bando denunciando el diálogo como el suministro de oxígeno a un gobierno debilitado y con el otro describiendo el proceso como un nuevo frente desde donde también embestir a la “revolución bolivariana”.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria