Joe García derrota a David Rivera en contienda por distrito 26

 

jcchavez@elnuevoherald.com

David Rivera, el representante federal que por más de una década hizo una carrera política de largo alcance como un férreo opositor a cualquier acercamiento con Cuba, perdió el martes la batalla por su reelección al Congreso en el Distrito 26 frente al candidato demócrata Joe García.

El resultado favoreció claramente a García, quien tenía 54 por ciento de los votos con 171 de 215 recintos reportados. Rivera quedó rezagado en el conteo general con 43 por ciento.

“Gracias sur de la Florida. Hoy nuestra comunidad ha hablado y ha decidido dar vuelta a la página y moverse en una nueva dirección. Juntos vamos a hacer de este nuevo viaje una realidad”, declaró García ante decenas de simpatizantes que celebraban su victoria en el el restaurante colombiano Casa Vieja, en West Kendall.

El nuevo congresista demócrata hizo un llamado a la unidad de la comunidad y pidió “dejar a un lado la retórica y la política”, a la vez que expresó su deseo de trabajar con los representantes republicanos del sur de la Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart.

“Quizá somos de diferentes partidos, pero yo los respeto a ellos”, afirmó.

Sobre Rivera, dijo que “realizó una campaña dura, les deseo bien a él y a su familia”..

La derrota de Rivera, quien tácitamente reconoció su derrota, asesta un duro golpe a las filas republicanas en el sur de la Florida.

“Los resultados aun no están completos pero aparentemerne no son positivos. De todos modos, quiero agradeceles a mis amigos y familia y a Dios por todas las bendiciones que he recibido de esta comunidad. Ha sido un gran honor servir a esta comunidad por 10 años haciendo tantas cosas a su favor”, declaró el legislador republicano.

“Si estoy dentro o fuera, seguiré luchando, eso nunca va a cambiar. El distrito 26 no le pertenece a David Rivera, pero sí a una persona que represente los valores de esta comunidad. Debemos hacer que este distrito sea devuelto a un congresista republicano en el 2014”, agregó.

Rivera, de 47 años, no sólo debió enfrentar la inclusión de votantes más moderados y menos familiarizados con el tema cubano, sino también recayó sobre su candidatura el peso de investigaciones estatales y federales que empañaron su imagen y frenaron el ímpetu de la campaña electoral.

En la recta final de la campaña, Rivera se embarcó en una batalla de votos y recaudación de fondos que no encontró el respaldo que esperaba en el Distrito 26, que va desde Kendall hasta Cayo Hueso. Rivera logró aportes de aproximadamente $600,000 mientras que García tuvo más de $1 millón disponibles para su campaña.

Hace dos semanas, dos sondeos de opinión, uno republicano y otro demócrata, hallaron que García mantenía el liderazgo en las intenciones de voto. El margen era de 9 puntos porcentuales en el sondeo demócrata y de 10 en el estudio republicano.

El martes todo era felicidad en las oficinas de campaña de García, en Kendall. El ascenso político de García, de 49 años, comenzó en agosto cuando ganó la primaria del Partido Demócrata frente a otros tres adversarios, incluyendo a Justin Lamar Sternad, un desconocido en el escenario política local.

Sternad está bajo investigación por presuntamente enfrentarse a García con el propósito de beneficiar la candidatura de Rivera.

Dos proveedores de servicios a las campañas políticas que trabajaron para Rivera le dijeron a El Nuevo Herald y The Miami Herald, y luego al FBI, que el ahora ex representante federal estaba detrás de la campaña de Sternad.

Rivera y Sternad han negado consistentemente las acusaciones. Recientemente Sternad le dijo a una Comisión Federal Electoral que guardaría silencio para no incriminarse sobre los cargos que se investigan.

La victoria de García abre nuevas puertas en el distrito más al sur de la Florida. Es la tercera vez que García buscaba afanosamente hacerse de un escaño en el Congreso Federal.

La primera vez ocurrió en el 2008 cuando fue derrotado por Mario Díaz-Balart. En el 2010 García intento nuevamente llegar al Congreso pero fue derrotado fácilmente por Rivera, en ese momento un gran recaudador de donaciones.

La campaña electoral de este año también estuvo matizada por fuertes acusaciones entre los dos principales candidatos. García criticó abiertamente a Rivera por hacer a un lado su apoyo a la legislación del DREAM Act, un proyecto de ley que otorga permiso de residencia a jóvenes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos ilegalmente por sus padres.

Rivera dijo que había presentado en el Congreso su propia versión del DREAM Act, aunque con un marco más limitado que permitiría el trámite de un estatus legal para los jóvenes graduados de universidades y aquellos que hubiesen servido en las Fuerzas Armadas.

Sobre el tema cubano, Rivera y García mostraron grandes diferencias durante la campaña.

Rivera se opone a los viajes a Cuba y cualquier otra flexibilización hacia el gobierno de los hermanos Castro, además de proponer sanciones para los exiliados cubanos que regresan a la isla antes de convertirse en ciudadanos estadounidenses. García se opone a viajes turísticos a Cuba pero apoya la política de la administración del presidente Barack Obama que permite los viajes familiares a la isla.

La última semana vino acompañada de otra mala noticia para Rivera. Una Comisión de Etica de la Florida concluyó que Rivera cometió 11 violaciones mientras se desempeñó en la Legislatura estatal. Los hallazgos cuestionaron a Rivera por presentar información financiera imprecisa, destinar fondos de campaña a la cobertura de gastos personales y ocultar un contrato de consultoría con un negocio de apuestas de Miami.

Más de Elecciones 2012

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria