Republicanos controlan la Cámara y demócratas el Senado

 

Associated Press

Los republicanos conservaron el control de la Cámara de Representantes, de acuerdo con los primeros resultados de la elección del martes, mientras que los demócratas mantuvieron su mayoría en el Senado.

Con más de la mitad de los resultados de las 435 contiendas por la cámara baja, recopilados por The Associated Press, los republicanos ganaban 143 y encabezaban otras 62.

Para controlar la cámara baja, un partido debe tener al menos 218 asientos.

Los demócratas habían ganado 87 escaños y estaban con ventaja en otras 48 contiendas.

En el caso del Senado, los republicanos debían ganar cuatro escaños para obtener la mayoría de los 100 asientos, pero ya habían perdido al menos tres de ellos, en los estados de Massachusetts, Virginia e Indiana.

Dos representantes actuales fueron derrotados en su intento por reelegirse, en distritos de Maryland y Carolina del Norte que fueron trazados de nuevo por legislaturas que controlaban sus rivales.

El distrito del republicano Roscoe Bartlett en el oeste de Maryland fue redefinido para añadir suburbios de Washington, de mayoría demócrata.

El demócrata Larry Kissell vio zonas republicanas añadidas a su distrito, entre Charlotte y Fayetteville, Carolina del Norte.

Bartlett, de 86 años, fue vencido por el empresario demócrata John Delaney. Kissell, de 61 años, cayó ante el republicano Richard Hudson, ex asesor en el Capitolio.

Otro legislador actual que podría perder según los primeros resultados era el demócrata por Kentucky, Ben Chandler. Los republicanos también quitaron a sus rivales un asiento en Oklahoma.

Los demócratas en un principio esperaban ganar 25 asientos adicionales que necesitaban para controlar la Cámara de Representantes, pero un triunfo de ese tamaño ahora parece fuera de su alcance.

A pesar del disgusto público por la parálisis entre legisladores y el presidente Barack Obama, que ha prevalecido en los últimos dos años, los republicanos podrían seguir controlando la Cámara de Representantes los próximos dos años, probablemente por el mismo margen que tienen ahora.

Aunque los 435 asientos de la cámara baja estaban en juego, sólo 60 enfrentaban contiendas verdaderamente competitivas.

Los demócratas tenían como objetivo a muchos de los 87 miembros del movimiento conservador “tea party”, cercano al Partido Republicano, que arrasaron en 2010 para controlar la cámara. Sólo una decena enfrentaba desafíos.

Mientras la ventaja de Obama ante su rival republicano Mitt Romney se marchitó hasta casi un empate a medida que se acercaba el día de la votación, también se encogieron las expectativas de los demócratas de que esa ventaja hubiera impulsando a sus candidatos.

Los republicanos, que fortalecieron su control de las legislaturas estatales, también hicieron un trabajo denodado para proteger a sus legisladores salientes y debilitaron a los demócratas cuando los límites de los distritos legislativos fueron rediseñados después del censo de 2010, en especial en estados como Pensilvania y Carolina del Norte.

La economía y los empleos dominaron la campaña presidencial, pero hubo poca evidencia de que algún partido aprovechara esos temas de una forma decisiva a nivel de la Cámara de Representantes. Ambos lados estuvieron de acuerdo en que las elecciones de este año carecían de una ola nacional que hubiera dado fuerza avasalladora a cualquiera de los dos lados, como ocurrió cuando los demócratas se hicieron del control en 2006 y expandieron su mayoría en 2008, o cuando los republicanos recuperaron la cámara en 2010.

Los republicanos llegaron a las elecciones del martes controlando la cámara por 242-193.

En octubre una encuesta de CBS News-New York Times mostró que sólo 15% de los estadounidenses aprueban el trabajo del Congreso, casi su mínimo histórico. Un sondeo de Associated Press-GfK en agosto mostró que 39% aprobaba a los legisladores demócratas y 31% a los republicanos.

Más de Elecciones 2012

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria