Comisionado Barreiro en votación reñida; Zapata gana distrito 11 de Miami-Dade

 

aviglucci@MiamiHerald.com

Los votantes de Miami-Dade parecían el lunes a punto de devolver a la Comisión del Condado a una veterana titular, Audrey Edmonson, por un amplio margen, y también para llenar un escaño vacante con otro veterano político, el ex representante estatal republicano Juan C. Zapata.

Pero, de un modo algo sorprendente, el veterano de 14 años de la Comisión de Miami-Dade Bruno Barreiro parecía empatado en una votación más reñida de lo esperado con un experimentado retador, el representante estatal saliente Luis García, por el Distrito 5 que incluye la porción sur de Miami Beach, La Pequeña Habana y Brickell. Barreiro mantenía una estrecha ventaja al final de la noche.

García, ex comisionado y jefe de bomberos de Miami Beach, fue el único candidato sobreviviente de una lista de reclutados por el concesionario de automóviles de Miami Norman Braman con objeto de derrocar a cuatro comisionados titulares que se presentaron a reelección.

García criticó duramente a su oponente por apoyar el estadio de los Marlins de Miami, subsidiado con fondos públicos, un tema que ayudó a la caída del ex alcalde de Miami-Dade Carlos Álvarez, a quien también se enfrentó Braman en una exitosa votación de destitución el año pasado. El comité político de Braman envió volantes por correo señalando el apoyo de Barreiro al estadio y vinculándolo con Álvarez.

Edmonson, quien se vio forzada a una votación de desempate por un candidato novicio, Keon Hardemon, el vástago de 29 años de una de las familias más coloridas y con más poder político de Liberty City, estaba derrotando fácilmente a su retador con alrededor de dos tercios de los colegios electorales en el informe del distrito. El Distrito 3 va desde Overtown atravesando el Pequeño Haití, Allapattah, Wynwood, Brownsville y Liberty City, y luego baja por la costa de Miami Shores por el Upper East Side y Edgewater.

Hardemon se apoyó en su apellido para conseguir la votación de desempate. Pero pasó trabajo para ganar apoyo en el enorme y diverso distrito, y su campaña consiguió escasa atención. Edmonson trató la campaña en su mayor parte, y en sus propias palabras, como una “tremenda distracción” de su labor como comisionada.

Zapata, mientras tanto, parecía llevar una cómoda ventaja al novato político Manny Machado, detective de la policía de Miami-Dade, en lo que fue una contienda a veces acerba para reemplazar al comisionado saliente Joe Martínez en el escaño del Distrito 11, representando una vasta porción suburbana y no constituida en ciudad de West Miami-Dade que incluye West Kendall. Martínez optó por no postularse a reelección para aspirar -sin éxito- a la alcaldía del Condado.

Pero el conteo de votos en el distrito se demoraba porque cientos de votantes estaban todavía en fila para entregar sus boletas cuando cerró la votación a las 7 p.m.

No obstante, un grupo feliz y seguro de la victoria, de unas 65 personas, en su mayoría familiares y amigos de Zapata, se reunieron para una discreta celebración en el restaurante Las Vegas Cuban Cuisine. Zapata y sus asistentes de campaña expresaron estar seguros de la victoria.

Sus partidarios dieron vivas y aplaudieron cuando Zapata entró en el restaurante justo antes de las 10 p.m. tras pasar la mayor parte de la noche en el colegio electoral de Country Walk, donde montones de personas seguían en fila para votar.

“Ellos rechazaron las campañas negativas”, dijo Zapata de los votantes del distrito en una breve entrevista. “Estoy contento de ser un residente de toda la vida de aquí y estoy impaciente por representarlos y unir la comunidad”.

Zapata y Machado, ambos republicanos en pos del escaño no partidista de la comisión, estaban de acuerdo en gran medida en algunos temas importantes. Ambos protestaron contra el aumento del impuesto a la propiedad y el “despilfarro” en el Ayuntamiento condal. Ambos estaban además a favor de limitar los mandatos de los comisionados; una medida que los limitaba a dos mandatos de cuatro años estaba ganando la aprobación de los votantes por un amplio margen. Ambos se oponían también a estirar la Frontera de Urbanización hacia el oeste y el sur del condado; una medida que requería una supermayoría para mover la frontera también parecía estar en camino de ser aprobada el martes por la noche.

Pero estaban en desacuerdo en cuanto al juego: Machado estaba a su favor en general, acompañándolo con salvaguardas sociales, y Zapata se oponía en general.

Machado, no obstante, también atacó a Zapata en cuestiones de carácter, tratando de hacer un problema de una acusación hecha cuando su oponente, de 45 años, estudiaba en la universidad 20 años atrás. Zapata, cuyo expediente fue borrado, dijo que había sido arrestado por comprar esteroides anabólicos.

La mayoría de los ataques provinieron de comités políticos independientes y oscuros vinculados a aliados de los candidatos.

García se presentó a sí mismo como el candidato de reforma en su campaña para derrocar a Barreiro, quien sobrepasó con mucho a su oponente en cuanto a la recaudación de fondos. Barreiro se mantuvo firme en su apoyo al estadio de los Marlins, y durante la campaña se atrevió a decir que él consideraría financiar algunas renovaciones al Sun Life Stadium de los Dolphins de Miami.

Los Marlins y los Dolphins hicieron contribuciones a su campaña y a comités políticos independientes que lo respaldaban.

De hecho, Barreiro fijó su fiesta de victoria en el nuevo bar deportivo Batting Cage, frente al nuevo estadio, aunque la atmósfera se mantuvo discreta mientras los resultados llegaban poco a poco.

Pero se alegraron cuando Barreiro llegó después de las 10 p.m., aplaudiendo mientras él se disponía a aguardar los resultados finales.

“Es una nueva ubicación aquí en nuestro distrito”, dijo Barreiro del elegante bar deportivo. “Es parte de la reurbanización asociada con el estadio”.

De ser reelegido, dijo Barreiro, él se centrará en la reconstrucción del Centro de Convenciones de Miami Beach y expandir el sistema de transporte público del condado.

“Deberíamos poder expandir el Metrorail milla a milla”, dijo Barreiro. “Si hubiéramos hecho eso 30 años atrás, tuviéramos 30 millas más de Metrorail”.

García alegó que el largo mandato de Barreiro y lo que él describió como su ineficacia y su tendencia a hablar poco en las reuniones de la comisión eran un buen argumento para limitar los mandatos, con lo cual él estaba de acuerdo. Criticó a Barreiro sopor no hacer lo suficiente para reurbanizar la Calle Ocho, para conseguir la renovación del viejo centro de convenciones o mejorar el transporte público.

Los redactores de The Miami Herald Elizabeth de Armas y Jessica De Leon contribuyeron a este reportaje.

Más de Elecciones 2012

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria