Disidentes cubanos serían acusados de desacato y difusión de noticias falsas

 

jcchavez@elnuevoherald.com

Dos reconocidos activistas cubanos que fueron arrestados recientemente en La Habana junto con más de una veintena de opositores podrían ser acusados por las autoridades de la isla de “desacato y difusión de noticias falsas”, según denunciaron fuentes de la oposición interna.

De 27 disidentes arrestados entre el miércoles y jueves, todavía continúan en prisión Antonio González Rodiles, director del proyecto “Estado de SATS”, y la abogada independiente Yaremis Flores, quien asesora a grupos de derechos humanos y la oposición pacífica.

Rodiles y Flores encaran el riesgo de cárcel y la posibilidad de ser juzgados sin garantías procesales, dijo el ex preso político Angel Moya, quien fue detenido el jueves y liberado horas después bajo amenazas.

“Estos actos represivos son una muestra más de la descomposición moral del gobierno cubano”, agregó Moya.

Los arrestos masivos ocurrieron inicialmente en horas de la tarde del miércoles. Ese día un grupo de activistas se dirigió a la llamada Sección 21 de la Seguridad del Estado cubano, en el municipio habanero de Marianao. El grupo se presentó para indagar por el estado de Flores y exigir su inmediata excarcelación.

Flores había sido interceptada sorpresivamente por agentes de la policía política. Fue trasladada a un centro de investigaciones en La Habana conocido como “100 y Aldabó”, por la intersección de las calles donde se encuentra.

El miércoles al menos 11 activistas fueron detenidos con diversas formas de brutalidad policial. Otros 16 activistas y blogueros como Yoani Sánchez terminaron siendo arrestados al día siguiente cuando se reunieron frente a una comisaría de La Habana para interesarse por la situación de sus colegas.

La detención de Sánchez fue captada en video por un reportero de la agencia independiente de noticias Hablemos Press. El video muestra a varios agentes de la Seguridad del Estado cubano rodeando a Sánchez y otros activistas. Luego, uno de los agentes, de aspecto militar y corpulento, le ordena callarse a Sánchez. Lo hace con una actitud amenazante y abusiva al punto que debe ser tranquilizado por otros policías para que no termine agrediendo a Sánchez.

Minutos después, el mismo agente que amenazó a Sánchez, golpea fuertemente en la cabeza al escritor y bloguero Angel Santiesteban, cuando este era introducido en un auto policial.

La ola de detenciones masivas provocó críticas dentro y fuera de la isla. En La Habana, Elizardo Sánchez Santa Cruz, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), pidió a las autoridades que abandonen su política de cero tolerancia y actos de hostigamiento para silenciar a las voces opositoras. En Miami, la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen y grupos del exilio como el Directorio Democrático Cubano condenaron enérgicamente los atropellos.

“El gobierno de Cuba debe poner fin a estas acciones y revertir la negativa tendencia al aumento de la represión política que se ha manifestado en los últimos años bajo la forma de detenciones de corta duración y condenas carcelarias”, indicó Sánchez.

A Rodiles y Flores no se les ha permitido hablar con sus familiares. Las autoridades tampoco han ofrecido información sobre su situación legal.

Guillermo Fariñas, Premio Sajarov del Parlamento Europeo 2010, calificó los arrestos como una venganza política. Dijo que Rodiles y Flores enfrentan la posibilidad de un juicio sumario debido a su rol en la presentación de una carta sobre libertades individuales. La carta exige al gobierno de Raúl Castro que ratifique los pactos del 2008 sobre derechos políticos y civiles de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El documento fue suscrito este año por decenas de figuras de la oposición dentro y fuera de la isla. El contenido de la carta surgió como resultado del análisis y la discusión de un grupo amplio de personas comprometidas en la búsqueda de un nuevo escenario político y social. Uno de sus párrafos demanda a las autoridades de la isla que se garantice un marco legal y político para el pleno debate de ideas y soluciones a la crisis interna.

“Debemos continuar luchando en esta batalla”, manifestó Fariñas. “Por eso hago un llamado a todas las instancias internacionales para que tengan en cuenta que Rodiles y Flores son prisioneros de conciencia y, como tal, tenemos que denunciar esta situación”, añadió.

Más de Primera Plana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria