Relación extramatrimonial de Petraeus fue descubierta a finales del verano

 

The New York Times

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Justicia fueron notificados a finales del verano que agentes del FBI habían descubierto lo que parecía ser una relación extramatrimonial que implicaba al director de la Agencia Central de Inteligencia, David H. Petraeus, dijeron las autoridades el domingo.

Pero los agentes policiales no notificaron a nadie, aparte del FBI o el Departamento de Justicia, hasta la semana pasada, debido a que la investigación estaba incompleta y a que las preocupaciones iniciales sobre posibles brechas de seguridad, que exigirían una acción más inmediata, no parecían estar justificadas, dijeron los funcionarios.

Las nuevos giros de los acontecimientos que llevaron a la dimisión repentina de Petraeus el viernes, arrojaron luz sobre las presiones competitivas que enfrentaron los agentes del FBI, que reconocieron los altos riesgos de cualquier investigación que involucrara al director de la CIA, pero que se sentían preocupados de exponer un asunto privado, sin consecuencias penales o de seguridad. Por primera vez el domingo, la mujer acerca de la que el informe sobre correos electrónicos acosadores expuso todo el asunto, fue identificada como Jill Kelley, de 37 años y residente de Tampa, Florida.

Algunos miembros del Congreso han protestado por el retraso en la notificación de la investigación del FBI sobre Petraeus hasta poco después de la elección presidencial.

Funcionarios policiales, que hablaron a condición de guardar el anonimato debido a lo delicado de la investigación, defendieron el manejo del FBI sobre el caso. “Hay una gran cantidad de sensibilidades en un caso como éste”, dijo un funcionario policial de alto nivel. “Había indicios sobre posibles problemas de inteligencia y de seguridad, pero no fueron probados. Uno siempre se pregunta: “¿Cuáles son los requisitos de notificación? ¿Cuáles son los problemas de privacidad?”

Steve Boylan, un coronel retirado que fue portavoz del general Petraeus en Irak y habló con él este fin de semana, confirmó el lunes que la íntima relación entre el señor Petraeus y su biógrafa, Paula Broadwell, comenzó después que el militar se retirara del ejército el año pasado, y cerca de dos meses después de que comenzara como director de la CIA. Terminó hace unos cuatro meses, dijo. En una carta a la fuerza de trabajo de la CIA el viernes, Petraeus reconoció haber tenido la relación. Broadwell no ha respondido a las reiteradas solicitudes de comentarios.

El coronel Boylan dijo que en sus conversaciones, Petraeus ha lamentado “el gran dolor que esto ha causado a su familia”, y dijo sobre la señora Petraeus: “Furiosa sería (un término) demasiado moderado”. Boylan habló en el programa “Good Morning America”, de la cadena ABC.

Un amigo cercano de la familia Petraeus, dijo que éste había recibido numerosas llamadas telefónicas de apoyo durante el fin de semana, incluyendo al ex presidente George W. Bush, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y la senadora demócrata Dianne Feinstein.

En virtud de los reglamentos militares, el adulterio puede ser un delito. En la CIA, puede ser un problema de seguridad, ya que puede volver a un oficial de inteligencia vulnerable al chantaje, pero no es un delito.

Correo electrónicos

El domingo, el mismo amigo de la familia Petraeus confirmó la identidad de Kelley, cuya denuncia contra el FBI sobre correos electrónicos “acosadores”, rastreada eventualmente hasta Broadwell, dio lugar a la investigación inicial en marcha hace varios meses. Kelley y su esposo se hicieron amigos de Petraeus y su esposa, Holly, cuando Petraeus era jefe del Comando Central de las fuerzas armadas, que tiene su sede en la Base MacDill de la Fuerza Aérea, en Tampa. Kelley, que ayuda voluntariamente a miembros heridos del servicio y a familias de militares en MacDill, ha sido fotografiada con los Petraeus en eventos sociales en Tampa

“Nosotros y nuestra familia hemos sido amigos del general Petraeus y su familia por más de cinco años”, dijeron Kelley y su esposo, Scott Kelly, en un comunicado difundido el domingo. “Respetamos su privacidad y la de su familia, y queremos lo mismo para nosotros y nuestros tres hijos”.

El comunicado no reconoció que la señora Kelley fue quien recibió los mensajes de correo electrónico, lo cual fue reportado inicialmente por The Associated Press.

La participación del FBI, según funcionarios del gobierno, comenzó cuando Kelley, alarmada por media docena de mensajes de correo electrónico anónimos que la acusaban de coqueterías inapropiadas con Petraeus, se quejó a un agente del FBI, que es también un amigo personal. Ese agente, que no ha sido identificado, contribuyó a iniciar una investigación preliminar. Agentes que trabajan con los fiscales federales en una oficina local de la Secretaría de Justicia de Estados Unidos, comenzaron a tratar de averiguar si los correos electrónicos constituían un caso de acoso cibernético.

Como la cuenta del remitente se había inscrito de manera anónima, los investigadores tuvieron que utilizar técnicas forenses —incluyendo una revisión de qué otras cuentas de correo electrónico habían sido visitadas desde la misma dirección de computadora— para identificar quién estaba escribiendo los correos electrónicos.

Finalmente, identificaron a Broadwell como la principal sospechosa, y obtuvieron acceso a su cuanta habitual de correo electrónico. En su buzón, descubrieron correos electrónicos íntimos y sexualmente explícitos de otra cuenta que tampoco fue identificada inmediatamente. Los investigadores comprobaron finalmente que pertenecía a Petraeus, y estudiaron la posibilidad de que alguien hubiera entrado en la cuenta de Petraeus, o se estuviera haciendo pasar por él para enviar los mensajes explícitos.

Finalmente, determinaron que Petraeus había enviado efectivamente los mensajes a Broadwell, y llegaron a la conclusión de que los dos habían tenido una aventura amorosa. Luego concentron el escrutinio sobre Petraeus, para examinar si él conocía o estaba involucrado en el envío de los correos electrónicos de acoso a Kelley.

Fue en ese punto —en algún momento a finales del verano— que funcionarios de nivel inferior del Departamento de Justicia notificaron a sus supervisores que el caso se había vuelto más complicado, y la Sección de la División de Delitos de Computación y de Propiedad Intelectual comenzó también a trabajar en la investigación.

No está claro si el FBI también tuvo acceso a la cuenta personal de correo electrónico de Petraeus, o si se basó únicamente en los correos electrónicos hallados en el buzón de Broadwell. También sigue siendo incierto cuándo la información sobre Petraeus llegó exactamente al secretario de Justicia, Eric H. Holder Jr., y al director del FBI, Robert S. Mueller III. Ambos hombres se han negado a hacer comentarios.

Sin embargo, bajo las directrices de la Secretaría de Justicia, que rigen a los agentes de los cuerpos policiales del país, los agentes deben notificar a la sede central del FBI y al Departamento de Justicia cada vez que estén investigando una “cuestión delicada”, lo cual incluye los casos que “involucren las actividades de un funcionario público nacional”.

Primera entrevista

Agentes del FBI entrevistaron a Broadwell por primera vez en la semana del 21 de octubre, y ella reconoció la relación, dijo un funcionario gubernamental informado sobre la cuestión. También entregó su computadora a la agencia voluntariamente. En una búsqueda, los agentes descubrieron varios documentos clasificados, lo que planteó la cuestión adicional de si Petraeus se los había dado a ella. Ella dijo que no había sido él. Los agentes entrevistaron a Petraeus la semana siguiente. También él admitió la relación, pero dijo que no le había dado ningún documento clasificado a ella. Los agentes entrevistaron a Broadwell de nuevo el viernes, 2 de noviembre, dijo el funcionario.

Sobre la base de ese registro, los agentes decidieron que no había pruebas de que Petraeus hubiera cometido ningún delito, y descartaron tentativamente los cargos derivados de la investigación, dijo el funcionario. Como los hechos ya se habían resuelto, la agencia notificó a James R. Clapper, director de inteligencia nacional, a las 5 p.m. del martes siguiente: el Día de las Elecciones.

Mientras tanto, el agente del FBI que había contribuido a iniciar una investigación preliminar, y que se había enterado de la aventura de Petraeus y de las preocupaciones iniciales sobre violaciones de seguridad, se sintió frustrado. Aparentemente sin saber que esas preocupaciones ya se habían resuelto en gran medida, el agente alertó a la oficina del representante Eric Cantor, republicano de Virginia y líder de la mayoría de la Cámara, acerca de la investigación a finales de octubre. Cantor trasmitió las preocupaciones del agente a Mueller.

Los funcionarios dijeron el domingo que la cronología de las notificaciones no tenía nada que ver con la elección, señalando que no había ninguna ventaja política evidente, ya fuera para el presidente Obama o para Mitt Romney, en la noticia de que el director de la CIA había tenido una aventura amorosa: Petraeus está muy bien considerado por los republicanos y los demócratas. También dijeron que la llamada de Cantor al FBI el 31 de octubre, no había acelerado o influido en la investigación, que dijeron que nunca se había estancado.

Los funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia sabían que su manejo del caso recibiría finalmente un escrutinio inmenso, y se tomaron mucho tiempo para determinar quiénes tenían la obligación legal de informar, de acuerdo con un funcionario policial de alto nivel.

“Esto fue algo muy sopesado”, dijo el funcionario.

La ley exige que las comisiones de inteligencia del Senado y de la Cámara se mantengan “plena y actualizadamente informadas” de las actividades de inteligencia, lo que posiblemente podría cubrir una investigación sobre una posible penetración en la cuenta de correo electrónico del director de la CIA y la posesión de documentos clasificados por parte de Broadwell.

Pero la regulaciones del Departamento de Justicia y del FBI, concebidas para proteger la integridad de las investigaciones y la privacidad de las personas que caen bajo escrutinio, dicen que los investigadores no deben compartir información potencialmente dañina sobre acusaciones no probadas o asuntos privados, a menos que ello sea crucial para la investigación.

Más de Es noticia esta semana

  •  

La antigua Estrella de la Muerte del Servicio de Inmigración y Naturalización de EEUU (INS) — conocida anteriormente por líneas interminables que le daban la vuelta a la manzana, oficinas claustrofóbicas y, con bastante frecuencia, estrepitosas protestas callejeras afuera — se prepara a convertirse en un hotel, el elemento central de un nuevo complejo residencial y de tiendas que, según sus diseñadores, transformará la cuadra entera, ahora venida a menos.

    La antigua sede de Inmigración en Miami será pronto renovada

    La antigua Estrella de la Muerte del Servicio de Inmigración y Naturalización — conocida anteriormente por líneas interminables que le daban la vuelta a la manzana — se prepara a convertirse en un hotel, el elemento central de un nuevo complejo residencial y de tiendas...

  •  

** FILE ** In this Nov. 30, 2006 file photo, oil drills are seen in Maracaibo Lake in Venezuela's oil rich Zulia state.  (AP Photo/Leslie Mazoch, file)

    Venezuela se ve obligada a comprar petróleo externo

    El subsidio que Venezuela destina a Cuba se está tornando cada vez más difícil de sostener para el régimen de Nicolás Maduro, no solo por el alto costo monetario que conlleva para un país en quiebra, sino por el gradual deterioro en la producción del crudo venezolano, dijeron analistas.

  •  

WASHINGTON, DC - MAY 14:  Former U.S. President Bill Clinton speaks at the Peter G. Peterson Foundation's fifth annual fiscal summit on "Our Economic Future" on May 14, 2014 in Washington, DC. Clinton spoke on the topic of "Investing in America's Future: Policy Choices for Shared Prosperity and Growth."  (Photo by Win McNamee/Getty Images)

    FLORIDA | ELECCIONES

    Clinton viaja a Miami para apoyar campaña de Charlie Crist

    El expresidente Bill Clinton arribará a la ciudad de Miami para participar el próximo viernes en una reunión de campaña de Charlie Crist, el candidato demócrata al cargo de Gobernador de Florida, según se informó este sábado.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria