Los Marlins sacuden la casa: cambian a Reyes, Johnson, Buehrle, Buck y Bonifacio

 

lrangel@elnuevoherald.com

Hace poco más de un año, los Marlins de Miami cambiaban no sólo su nombre y su identidad, también su imagen, al abrir la billetera como nunca antes y soltar, en la firma de tres peloteros, $191 millones. El martes, sin embargo, la gerencia recurrió en uno de sus viejos hábitos: volver a la reconstrucción.

Los peces acordaron realizar la transacción más grande en la historia del equipo y en la que enviarían a cinco jugadores a los Azulejos de Toronto: los lanzadores Josh Johnson y Mark Buehrle, los infielders dominicanos Emilio Bonifacio y José Reyes y el receptor John Buck.

A cambio recibirían a siete peloteros: dos infielders cubanos Yunel Escobar y Adeiny Hechavarría, el pitcher venezolano Henderson Alvarez, así como los lanzadores Justin Nicolino y Anthony DeSclafani, al jardinero central Jake Marisnik y al catcher Jeff Mathis.

La transacción se hará oficial una vez que la oficina del comisionado de las Grandes Ligas dé su aprobación, ya que Miami también estaría enviando $4 millones en efectivo a Toronto.

El movimiento le permitirá a los peces ahorrarse poco más de $160 millones en los próximos años, y recordó el proceso de desmantelamiento que se produjo poco después de que el conjunto se alzara con el título de la Serie Mundial en 1997.

Buehrle y Reyes fueron dos de los agentes libres que firmaron los Marlins en el pasado receso de campaña, mientras que el tercero, el relevista Heath Bell, fue cambiado a los Diamondbacks de Arizona luego de concluir la contienda del 2012.

La estampida empezó incluso en julio cuando el equipo, al considerar que no tenía chance de pelear por un puesto al playoff en una temporada desastrosa, decidió salir de otras piezas angulares como Hanley Ramírez, Aníbal Sánchez, Omar Infante, Edward Mujica y Gaby Sánchez.

En total, de los 25 peloteros que estuvieron en el roster el día inaugural de la pasada campaña, sólo ocho se mantienen en el club después de la última transacción.

Giancarlo Stanton, una de las principales figuras de la organización, reaccionó con estupor al enterarse del movimiento.

“Simplemente estoy muy molesto”, dijo el toletero a través de su cuenta de Twitter. Ricky Nolasco respondió con desconcierto: “Huh?”, colocó en la red social.

El mismo Nolasco, quien entrará al último año de su contrato y con un salario de $11.5 millones, pudiera también pronto estar embarcándose en un avión para otra ciudad, tal como lo reportó Ken Rosenthal de FOXSports.

Oswaldo Guillén, quien dirigió al club antes de ser despedido en octubre pasado, tuvo palabras positivas hacia sus ex pupilos enviados a Toronto.

“Los Azulejos recibieron buenos peloteros, que juegan duro y se divierten. Suerte a mis muchachos que jugaron fuerte para mí y fueron muy profesionales”, escribió en su cuenta de Twitter.

Los peces entregaron peloteros consolidados en la gran carpa y recibieron principalmente prospectos. Sólo Escobar y Alvarez vieron acción de forma contínua en el 2012 con los Azulejos.

El torpedero cubano, que recibirá un salario de $5 millones en el 2013, viene de uno de sus años más discretos en la gran carpa. Bateó para .253 con .300 de porcentaje de embasamiento, números por debajo de lo que ha sido su trayectoria.

Alvarez lanzó por primera vez en la gran carpa a tiempo completo y terminó con registro de 9-14 y 4.85 de efectividad.

Hechavarría debutó este año en las Mayores y aunque conectó para apenas .254 en 41 partidos, sí dejó buenos números en Triple A, en donde bateó .312 con un elevado porcentaje de embasamiento de .363.

Ahora le tocará al mánager Mike Redmond lidiar con el mismo problema que tuvo Guillén con Reyes y Ramírez: determinar quién será su campocorto entre Escobar y Hechavarría.

Mientras tanto, Mathis es un veterano receptor que probablemente sea utilizado como suplente del titular Rob Brantly. El resto del grupo está compuesto por prospectos de élite, pero que aún no están listos para jugar en las Mayores.

Aficionados y especialistas reaccionaron en las redes sociales y sus respuestas no fueron muy favorables al conjunto del sur de Florida.

Dan Wetzel, columnista de Yahoo señaló en su cuenta de Twitter: “Es impresionante cómo los Marlins roban una y otra vez a los contribuyentes de Miami y nunca se han molestado siquiera en usar una máscara”.

Entretanto, Paul Hoynes, periodista del The Plain Dealer de Cleveland escribió: “Los Marlins obtienen su nuevo estadio, gastan millones y luego le dan una patada en la cabeza a sus aficionados”.

Una patada que difícilmente ayude a reconstruir el ya de por sí bastante estropeado vínculo entre los Marlins y sus aficionados.

Más de Béisbol

  •  

Giancarlo Stanton conecta un grand slam en el noveno episodio que le da la victoria a los Marlins sobre los Marineros, la noche del vierneen en Miami.

    MIAMI 8, SEATTLE 4

    Marlins ganan con grand slam en el noveno episodio

    Stanton dispara un grand slam en el noveno episodio

  • ADEINY HECHAVARRIA

    Sorprendido en el caso de Puig

    Adeiny Hechavarría ve avanzar la nube de periodistas y no puede evitar una sonrisa. Sabe que le vienen a preguntar sobre la noticia que ha sacudido al béisbol en los últimos días y que gira en torno a uno de sus más reconocidos compatriotas. Sabe que le vienen a preguntar sobre Yasiel Puig.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Yasiel Puig</span> gesticula tras llegar a tercera base después de disparar un triple en el partido entre entre los Dodgers y los Gigantes, el 15 de abril del 2014 en San Francisco.

    Revelan detalles escabrosos de la fuga del cubano Yasiel Puig

    Confinado en una habitación de un motel en el Caribe mexicano, el escape del pelotero cubano Yasiel Puig de su país natal se convirtió en una prisión, bajo amenaza constante de un cartel mexicano de mutilarle un dedo o un brazo, si el pago de su rescate no llegaba a tiempo.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria