IKEA niega que sabía del posible uso de prisioneros cubanos

 

jtamayo@elnuevoherald.com

El gigante de los muebles IKEA no sabía sobre el posible uso de prisioneros cubanos para fabricar bienes para sus tiendas y no tuvo una relación empresarial a largo plazo con compañías estatales de la isla, anunciaron el viernes investigadores.

La compañía sueca emitió una disculpa después que una auditoría de la firma Ernst & Young confirmó informes de que algunos de sus abastecedores en la década de 1980 usaron mano de obra de prisioneros, incluyendo la de disidentes políticos, en la comunista Alemania Oriental.

“Sentimos profundamente que esto pudiera ocurrir” en Alemania Oriental, afirmó la directora de IKEA, Jeanette Skjelmose, en un comunicado. “El uso de presos políticos para la fabricación no se aceptó en ningún momento”.

Pero el informe de Ernst & Young destacó que IKEA “nunca tuvo una relación empresarial a largo plazo con proveedores en Cuba... y no hay pruebas de que [la compañía] estuviera consciente del posible uso de presos políticos en Cuba” para fabricar sus productos.

Los auditores encontraron que 71 juegos de sofás —un sofá y dos sillas— se produjeron en Cuba como muestras para la compañía sueca y que al menos uno de los juegos fue enviado a la Alemania Oriental para una inspección de calidad por parte de funcionarios de la compañía, agregó el informe.

“Los muebles no cumplieron con los requisitos de calidad”, destacó el informe, dado a conocer el viernes en Berlín. “No hay pruebas de que el Grupo IKEA recibiera otros productos fabricados en Cuba”.

Informaciones noticiosas de este año mostraron que funcionarios de IKEA en Alemania Occidental contrataron en la década de 1980 a compañías estatales de Alemania Oriental que usaban mano de obra de las prisiones para fabricar algunos de sus productos. Los alemanes orientales exploraron a su vez contratar empresas del gobierno cubano que usaban mano de obra de las prisiones para fabricar algunos productos para la firma sueca.

Las empresas cubanas han sido identificadas como EMIAT y PROVARI, ambas administradas por el Ministerio del Interior, a cargo de las prisiones de la isla. PROVARI administra las plantas de manufactura de las prisiones y EMIAT comercializa algunos de los productos.

Una información radial del gobierno cubano sobre el trabajo de PROVARI en el 2011 indicó que fue establecida 20 años atrás “principalmente con el objetivo de ofrecer trabajo a los presos … e integrarlos en un trabajo útil para la sociedad”.

Rainer Wagner, líder de un grupo de víctimas del gobierno comunista de Alemania Oriental, declaró el viernes en una conferencia de prensa en Berlín que esperaba que IKEA considere compensar a los ex presos por su trabajo forzado.

La compañía de muebles sólo dijo que haría una “contribución financiera” al grupo de Wagner por su “proyecto de investigación científica sobre el trabajo forzado” en Alemania Oriental, que desapareció después de la caída de Muro de Berlín en 1989.

Alemania Oriental necesitaba desesperadamente en la década de 1980 moneda dura para apoyar su economía estilo soviético, y se estima que su trabajo en las prisiones costaba una décima parte de lo que hubiera costado en Occidente, de acuerdo con un informe de la Associated Press.

Muchos países, incluyendo Estados Unidos, usan el trabajo en las prisiones. Pero existen preocupaciones de que las dictaduras pueden abusar muy fácilmente de sus presos.

Ernst & Young indicó que sus investigadores examinaron unas 20,000 páginas de documentos de IKEA y 80,000 artículos en los archivos oficiales alemanes. También entrevistaron a unos 90 empleados activos y retirados de IKEA, y testigos de Alemania Oriental.

La firma de muebles contrató a los auditores en mayo para llevar a cabo una auditoria independiente de sus conexiones con Alemania Oriental y Cuba, y Michael Ward, presidente de IKEA EEUU, se reunió en junio con cubanoamericanos en el Congreso de EEUU para asegurarles que la investigación era una prioridad.

“Yo elogié la seria investigación de IKEA sobre sus contactos pasados con la brutal y opresiva dictadura de Castro”, afirmó el representante Mario Diaz-Balart, republicano por la Florida. “Otras empresas con un comportamiento pasado objetable o relaciones empresariales vergonzosas deberían tomar nota de que es mejor enfrentar la verdad que tratar de enterrarla”.

La representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana por la Florida, agregó que el caso de IKEA muestra “compañías y no solo dictaduras que cometen este tipo de actos serán reponsabilizados.”

Más de More top mobile stories

  •  

En esta foto del 19 de enero del 2012, Joan Rivers asiste a una presentación del programa "Joan & Melissa: Joan Knows Best?" en Nueva York. Dos policías dijeron que Rivers fue trasladada con un paro cardiaco de un consultorio médico a un hospital en Nueva York, el jueves 28 de agosto del 2014.

    Joan Rivers permanece hospitalizada tras paro cardiaco

    Joan Rivers permanecía el viernes en un hospital de Nueva York, al día siguiente de haber sufrido un paro cardiaco en un consultorio médico.

  •  

En esta foto del 15 de agosto del 2014, Emilio Lovera posa en Aventura, Florida. El popular humorista venezolano, cuyos programas de TV fueron cancelados en su país, se encuentra en EEUU para presentar su obra "La piñata latinoamericana".

    Emilio Lovera: Difícil hacer humor en Venezuela

    Sus imitaciones y chistes hacen reír a carcajadas a millones de personas. Su nombre es sinónimo de alegría desde hace más de tres décadas. Pero por estos días en el rostro de Emilio Lovera lo que se ve es una seriedad que sorprende.

  •  

 Un caracol gigante africano permanece sobre un peso mientras un empleado muestra un caracol del género Partula durante un pase fotográfico en el peso y el recuento anual de todos los animales en el Zoo de Londres, en Londres (Reino Unido), hoy, jueves 21 de agosto de 2014. Cada año se pesan y miden todos los animales para compartir las estadísticas con los zoológicos de todo el mundo. EFE/Facundo Arrizabalaga

    Caracoles africanos: una amenaza en Miami y el resto de EEUU

    El caracol africano gigantesco —que puede crecer a un tamaño superior al de un puño— daña edificios, destruye cultivos y puede causar meningitis en los seres humanos, pero algunas personas buscan coleccionar y comer los sigilosos invasores.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria