GRANDES LIGAS

Escobar quiere ser el cubano que tanto añoraban los fanáticos de Miami

 
 

YUNEL ESCOBAR.
YUNEL ESCOBAR.

jebro@elnuevoherald.com

Primero la sorpresa, luego la resignación y finalmente la alegría.

De manera pasmosa, Yunel Escobar pasó por las tres etapas durante los días en que el mayor canje en la historia de los Marlins fue de un lado a otro de la Oficina del Comisionado del Béisbol hasta que fue aprobado ante la mirada incrédula de miles de aficionados molestos por el derrumbe de los últimos restos de lo que pudo haber sido una historia diferente. Tras la tormenta, el cubano no sólo está feliz de jugar en pleno corazón de Miami sino que mira a su nuevo destino como la oportunidad perfecta para escribir un capítulo diferente en su carrera.

“Si te digo que al principio no me sorprendí, estaría mintiendo, pero luego pensé que era lo mejor que podría pasarme’’, expresó Escobar. “Estoy en un momento clave en mi carrera y no pienso desaprovecharlo. Los Marlins han confiado en mis habilidades y espero no defraudarlos ni a ellos ni a los fanáticos. Puedo decir que Miami es mi casa y no hay nada mejor que jugar donde viven los amigos, tantos compatriotas. El compromiso es grande, lo sé, pero de ese mismo tamaño es el deseo de jugar aquí’’.

Si Escobar entró con el pie derecho en Toronto y en el 2011 disfrutó de una buena temporada al batear para .290 y lograr un porcentaje de embasamiento cercano a .400 –lo que le valió una extensión de dos años de contrato con opciones para dos campañas más-, la contienda pasada vio un descenso considerable de sus números y la controversia por el uso de una frase de corte homofóbico en la sombra utilizada bajo los ojos para minimizar el reflejo del sol.

Ese desliz en septiembre le valió al torpedero tres partidos de suspensión y la obligación de trabajar junto a organizaciones de defensa de la comunidad homosexual. Durante una conferencia de prensa, Escobar asumió el error y prometió trabajar fuerte para mejorar su imagen. En los Marlins estaría en posición de convencer a sus críticos de que todavía le restan buenas actuaciones en el terreno, además de convertirse en un ciudadano ejemplar.

“Uno aprende de todo lo que le sucede en la vida y esas experiencias, cuando se estudian con detenimiento, lo hacen más fuerte’’, agregó Escobar. “Por ahora, a los fanáticos de los Marlins sólo les puedo dar mi palabra de que seré un modelo fuera y dentro del terreno, que me entregaré al ciento por ciento y que defenderé los colores de la organización al máximo de mi cuerpo y mi mente. Desde ya estoy trabajando para llegar en la mejor forma posible al spring training. Verán un cambio notable’’.

Con ese cambio cuentan los peces, los cuales durante años escucharon las quejas sobre la necesidad de algún pelotero cubano en un mercado con una amplia población de la isla. Ahora, al menos, tendrán dos, porque junto a Escobar llegó desde Toronto Adeiny Hechavarría, un santiaguero del que se amontonan elogios por una defensa lista para brillar al más alto nivel.

De acuerdo con una reciente entrevista al presidente David Samson, el equipo espera utilizar a Hechavarría en el campocorto y le pediría a Escobar un traslado a la esquina caliente, algo que todavía no es digerido del todo por el ex jugador de los Industriales y que en el 2012 provocó cierta controversia cuando le propusieron un movimiento similar a Hanley Ramírez para acomodar al recién llegado José Reyes.

“Aún no se han comunicado conmigo para discutir los planes futuros, pero yo me considero un shorstop, esa es la posición que me gusta’’, indicó Escobar. “Es muy prematuro para opinar sobre el tema. Queda mucho por hablar antes de tomar decisiones. Lo único seguro es mi deseo de hacerlo todo lo mejor posible. No prometo nada espectacular ni me pongo metas específicas de que voy a batear tanto o pegar tantos jonrones. No. Los números van y vienen, el esfuerzo es lo que cuenta. Y ese esfuerzo no va a faltar’’.

Más de Béisbol

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria