Uniones en paro contra Kirchner

 

AP

En un paso más en su enfrentamiento con la presidenta Cristina Fernández, sindicatos opositores realizaron el martes un paro nacional de 24 horas en reclamo de mejoras en los ingresos de los trabajadores y cambios en la política económica, lo que fue considerado por el gobierno una medida extorsiva y prepotente.

La protesta fue convocada por el ala crítica de la Confederación General del Trabajo (CGT) y el sector más combativo de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), cuyo enfrentamiento con la mandataria ha aumentado en los últimos tiempos.

Los huelguistas dijeron que el cese de actividades fue muy alto en distintos puntos del país y que el paro fue el más masivo y contundente de los realizados durante el mandato de Fernández, quien asumió el poder en el 2007 y fue reelegida hace poco más de un año.

Moyano, líder de la CGT y uno de los mayores críticos de Fernández, dijo que la protesta tuvo “una adhesión mucho mayor que la que imaginábamos”.

“El silencio de las calles, en los establecimientos y empresas es la voz que el gobierno debe escuchar. Los dirigentes (sindicales) no necesitan las respuestas, los trabajadores las necesitan”, afirmó el combativo sindicalista, antaño cercano a la Presidenta.

Uno de los mayores reclamos es que el gobierno aumente el mínimo no imponible del llamado impuesto a las ganancias, que implica un recorte mensual en el salario de los trabajadores, en un escenario de inflación cercana al 25 por ciento para este año según cálculos de economistas privados, más del doble de lo que estima el gobierno.

En la actualidad los trabajadores que pagan ganancias son los solteros con sueldos a partir de los 5,782 pesos ($1,207) y los casados que superan los 8,000 pesos ($1,679) mensuales.

El paro fue cumplido principalmente por los transportistas de mercancías, los recolectores de basura, los peones rurales, los trabajadores de las gasolineras y los empleados públicos y bancarios. La huelga se percibió de forma desigual en el transporte público. En el aeropuerto de la capital decenas de vuelos domésticos y algunos regionales fueron cancelados. En el aeropuerto internacional de Ezeiza el paro afectó a los vuelos de compañías argentinas.

En el centro de Buenos Aires hubo muchos negocios y restaurantes cerrados y menor cantidad de vehículos circulando. Los autobuses transportaron muchos menos pasajeros que en los días hábiles. En tanto, miles de habitantes de las localidades que circundan la capital no pudieron trasladarse a la ciudad ya que la mayoría de las líneas ferroviarias se encontraban paralizadas. Sin embargo, gran parte de las líneas del tren subterráneo funcionaron.

A su vez, sindicalistas y manifestantes de izquierda interrumpieron desde las primeras horas del día el tráfico en algunas avenidas de la capital y en carreteras que unen la capital con localidades de los alrededores.

Pablo Micheli, de la CTA combativa, relacionó el llamamiento del gobierno a los huelguistas a dejar llegar a la gente al trabajo con normalidad “a un concepto neoliberal de la libertad”. “Libertad de trabajo es tener un empleo en blanco y un sueldo digno, eso es libertad laboral”, dijo.

Más de Boletín América Latina

  •  

Un grupo de estudiantes y manifestantes opositores al Gobierno venezolano participan en una manifestación de pies descalzos en la Avenida Francis de Miranda hoy, miércoles 16 abril de 2014, en Caracas (Venezuela). Los estudiantes convocaron a una nueva jornada de protesta tras la segunda reunión para el diálogo entre el Gobierno y la oposición del pasado martes.

    Diálogo ensancha fisuras entre sectores de la oposición en Venezuela

    Las conversaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y dirigentes de la oposición están ensanchando las fisuras entre los adversarios del chavismo, con un bando denunciando el diálogo como el suministro de oxígeno a un gobierno debilitado y con el otro describiendo el proceso como un nuevo frente desde donde también embestir a la “revolución bolivariana”.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: El giro a la izquierda en Costa Rica

    Cuando entrevisté al presidente electo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pocos días atrás y le pregunté qué impacto tendrá su elección como el primer presidente de izquierda, o centro-izquierda, de la historia reciente de su país, me dijo que no se unirá al bloque bolivariano del ALBA, y que será un presidente “moderado”, y “no muy distinto” a varios líderes progresistas de Europa y Estados Unidos.

  • Estudiante de la Universidad de Stanford crean sitio de noticias sobre Venezuela

    Con el objetivo de tener información fiable y en tiempo real sobre la crisis en Venezuela, un grupo de profesionales desarrolla un proyecto a través de las redes sociales que ofrece noticias y datos objetivos sobre la situación en el país suramericano.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria