Gaby Espino

Gaby Espino se anota otro éxito

 

Especial/El Nuevo Herald

Su belleza, simpatía y carisma la han convertido en una de las artistas favoritas del gran público hispano. Las telenovelas que ha protagonizado le han dado la vuelta al mundo y tiene uno de los club de fans más grandes entre las estrellas latinas. Ahora Gaby Espino en su faceta de conductora vuelve a impactar con gran éxito en la competencia de imitadores Yo me llamo…, de Telemundo.

“Estoy muy contenta de regresar a la conducción, pues yo empecé como animadora del programa Nubeluz. Luego conduje Lo último y Estilo Sony, del canal Sony Entertainment. Así que me siento feliz trabajando en las actividades que más disfruto, ya que pronto iniciaré un proyecto telenovelero”, anuncia Espino, quien se ha lucido en la conducción de Yo me llamo…, un reality show que ha presentado grandes talentos que imitan a estrellas como Julio Iglesias, Ricky Martin, José José, Lady Gaga, Alejandra Guzmán y Paquita la del Barrio. Pero sobre todo ha descubierto extraordinarios cantantes con voces privilegiadas, como Deanette Rivas (Adele) y Rebeca Ortiz (Whitney

Houston).

“Ha sido muy chévere. Se presentaron al casting más de 75 personas a lo largo de Estados Unidos. De ahí se escogieron los 15 mejores, entre los cuales se elegirá al ganador”, precisa.

¿Tienes algún favorito?

“La verdad, hay mucho talento en Yo me llamo… y cada uno tiene su historia. Yo me he ido ligando con todos ellos, pues me han tocado el corazón, pero trato de ser imparcial, pues soy la conexión entre los participantes, el público y el jurado formado por Samia, Lupillo Rivera y Penélope Menchaca.

¿También te hemos visto haciendo entrevistas y reportajes?

“Los participantes me abrieron su corazón y me contaron emotivas historias sobre su vida, de dónde vienen, su familia… y su lucha hasta llegar a Yo me llamo…, comenta Espino, quien vivió un proceso similar que le abrió las puertas de la fama.

María Gabriela Espino Rugero nació el 15 de noviembre de 1976 en Caracas, Venezuela. Su gran belleza, consecuencia de una mezcla de español, indígena y libanés, la llevaron desde muy niña a participar en comerciales infantiles. Y aunque su sueño era estudiar veterinaria, odontología o medicina… su vida tomó un rumbo diferente.

¿Qué cambió tu destino de la noche a la mañana?

“De pronto me llamaron para hacer un casting para Nubeluz, un programa infantil muy famoso en Latinoamérica. Recuerdo que audicionaron más de 4,000 personas, y sólo quedamos tres. Luego de conducir el show un par de años, hice el casting para la novela A todo corazón… y allí me tocó el gusanito de la actuación, por eso empecé a estudiar, porque si hay algo clave en esta carrera es la preparación”, asegura Espino, que en 1999 se mudó con su familia a Miami.

En nuestra ciudad fue elegida para protagonizar el melodrama Enamorada. Fue el comienzo de la internacionalización de su carrera y de una lista larga de protagónicos como Amantes de luna llena, Guerra de mujeres, Las González, Rebeca, Luna la heredera, Mundo de fieras, Más sabe el diablo y Ojo por ojo. También participó en las películas La mujer de mi hermano y Elipsis. Pero, sin duda, la mejor telenovela que ha protagonizado ha sido la de su propia vida, la cual han seguido sus fans con interés.

Espino se casó con el apuesto actor venezolano Cristóbal Lander en el 2007, y en el 2008, dio a luz a su hija Oriana Lander Espino, en Caracas. Todo iba de maravilla, pero la distancia provocada por sus trabajos en diferentes países terminó con el matrimonio, y en el 2011 se divorciaron. Entre los motivos de esta ruptura, se habló de un flechazo fulminante de Espino con su compañero protagónico en la novela Más sabe el diablo, el galanazo cubanoamericano Jencarlos Canela, con quien vivió un romance “ultra secreto”, del que todo Miami hablaba, porque cautivó la imaginación romántica de las fans. El caso es que luego de muchos dimes y diretes, los “Espinela” revelaron –vía Twitter– su relación, su gran amor y anunciaron que ya venía en camino la cigüeña.

¿Cómo está tu bebito?

“Nickolas está divino, ya tiene ocho meses, y está comiendo su frutita y sus sopitas. Nos enseña todos los días cosas preciosas”, dice Espino a quien se le iluminan los ojos hablando de sus hijos.

¿Y Oriana es como una mami chiquita?

“Ella es divina, me ayuda a cuidarlo, nos calla cuando está durmiendo. Está muy emocionada con su hermanito. La verdad es que estamos viviendo una etapa divina con Jencarlos pues como padres estamos realizados, embobados y enamorados del bebé”.

¿Hay planes de boda?

“Cuando tienes una casa y una hermosa familia, lo más importante es el amor, el compromiso y la responsabilidad que tenemos con nuestra relación… y así somos inmensamente felices”. • 

doraluzvargas@gmail.com

Más de Gente

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria