Oportunidades perdidas para salvar a dos niñas de un padrastro abusivo

 

cmarbin@MiamiHerald.com

Cuando Julia Padrino, de 6 años de edad, se apareció en la Primaria Seminole con una herida visible en su brazo izquierdo – explicando que su padrastro “me mordió con sus dientes” – la policía y los administradores del bienestar infantil investigaron de inmediato.

“Me duele”, decía ella.

Dos meses después, las autoridades concluyeron que “no tenían preocupaciones de seguridad” sobre Julia y su hermana más pequeña. Para entonces, su padrastro había sido enviado a la cárcel por una violación no relacionada de libertad condicional, lo que lo sacó de la casa y puso a las niñas fuera de peligro. La madre de Julia prometió divorciarse de él y mantenerlo alejado para siempre.

“Las niñas están seguras”, concluyó un informe del Departamento de Niños y Familias (DCF).

Y ciertamente lo estaban ... hasta seis meses después, cuando Alberto Sierra fue liberado de la prisión de Miami-Dade. La madre de Julia, quien nunca siguió adelante con su promesa de divorcio, lo recibió de vuelta en su casa en Flagami.

Los resultados fueron desastrosos: la semana pasada, Gladys Machado, de 29 años, y sus dos jóvenes hijas fueron encontradas asfixiadas y metidas en un clóset de una casa abandonada. El martes, Sierra dijo a la policía de Miami-Dade que él mató a Julia, que ahora tenía 8 años, a su hermana Daniela, de 4, y la madre de ambas en un ataque de cólera después que Machado, en su presencia, tomó una llamada telefónica de otro hombre.

Después de matarlas, Sierra atacó sexualmente los cuerpos de Machado y de Julia, dijo la policía. Sierra fue acusado con tres cargos de asesinato en primer grado y dos cargos de asalto sexual.

Los administradores de bienestar infantil dijeron el miércoles que ellos creen firmemente que las niñas de Machado no estaban en riesgo cuando ellas se salieron de la familia a finales del año pasado, y, en cualquier caso, no creía que ellos tuvieran la autoridad de tomar una acción adicional.

“En el momento de la investigación, la señora Machado asumió una postura determinada y agresiva –tanto al cooperar con el cumplimiento de la ley para encarcelar al abusador y mudar voluntariamente a las niñas con su padre biológico– para mantenerlas alejadas de un abusador”, dijo Esther Jacobo, administradora principal del DCF.

Sin embargo, el bienestar infantil estatal y los informes de la policía, obtenidos esta semana por The Miami Herald, mostraron que las autoridades tuvieron varias oportunidades para intervenir a nombre de las niñas, pero eligieron no hacerlo:

• Aunque un equipo de profesionales médicos concluyó que Julia había sido víctima de “abuso físico infantil” –un año después de que Sierra supuestamente mordiera a su esposa en una riña– la policía de Miami-Dade decidió que había mordido a la niña sólo “jugando”. El departamento eligió no arrestarlo.

• Aunque un supervisor del cuidado infantil recomendó que el DCF refiriera a Machado a servicios sociales para promover la seguridad de sus hijas, la idea se desechó seis semanas después. “Las niñas parecían felices y no había preocupaciones de seguridad para ellas en este momento”, concluyó un informe.

• Aunque la supervisora del DCF Osa Ogiemwanye, una trabajadora veterana en la protección infantil, instruyó a un investigador que asegurara la petición del padre biológico de que un juez de una corte de familia le garantizara la sola custodia de las niñas, el esfuerzo no fue a ninguna parte. Miguel Padrino lo hizo como si estuviera urgido, al presentar una solicitud escrita a mano en la corte. Pero cuando Padrino compareció a la audiencia tres semanas después, se le dijo que su solicitud era “discutible”, porque el DCF ya le había devuelto las niñas a su madre.

• Aunque Sierra tenía un expediente de arrestos que incluían cargos por drogas y violencia doméstica –y tenía dos incidentes de mordidas en su cuenta– se le permitió regresar con su esposa y los tres hijos de esta después de dejar este verano la prisión.

Walter Lambert, quien encabeza el Equipo de Protección Infantil de Miami-Dade y examinó a Julia hace un año, declinó discutir los detalles del caso. Sin embargo, en términos generales dijo que considera desde hace tiempo que las mordidas son una de las señales de alarma más peligrosas en el bienestar infantil.

“Las personas que muerden también rompen huesos”, dijo Lambert, un pediatra que se especializa en evaluar a niños por señales de abuso y negligencia. “Y también matan niños”.

Las marcas de dientes en los brazos de Julia se detectaron por primera vez por maestros y administradores en la Primaria Seminole de Miami. Julia le dijo al DCF que su padrastro la mordió porque ella iba a tomar la botella de su hermana menor. Julia dijo que su padrastro era “malo”.

Sin embargo, la madre de Julia le hizo otra historia a los investigadores: su esposo, dijo ella, sólo estaba “jugando” cuando mordió a la niña. “Escuché que Julia decía que Papi me está mordiendo”, refirió la madre al DCF. Agregó que Julia “se reía al mismo tiempo”.

El Equipo de Protección Infantil concluyó que la marca de la mordida era el resultado de “abuso físico infantil”.

Pero cuando el DCF cerró el caso 20 días después, los trabajadores de la agencia decidieron no hacer nada.

Machado, según muestran los registros del DCF, prometió divorciarse de Sierra: “El ya debe haber recibido los papeles de divorcio”, dijo ella.

Sierra, un delincuente convicto con un arma en la casa, fue llevado a la Prisión del Condado Miami-Dade por violar su libertad condicional. Y Padrino, el padre biológico de los niños, vivía “temporalmente” en la casa de Machado para ayudarla a cuidar a los niños.

“Los niños están seguros”, dijo un informe del 20 de diciembre del DCF. “El supuesto perpetrador, Alberto Sierra, está actualmente encarcelado”.

La mayor Connie Shingledecker, quien supervisa la unidad de protección infantil de la Policía del Condado Manatee, y por mucho tiempo ha sido un miembro del Comité de Revisión de Abuso Infantil Mortal del Estado, dijo que las autoridades de bienestar infantil enfrentan un irritante problema cuando las madres que soportan la violencia doméstica están poco dispuestas o son incapaces de separarse de sus esposos o parejas. Los investigadores del abuso infantil se muestran renuentes a mudar a los niños sólo porque sus madres hayan sido golpeadas. Pero los hombres que golpean a sus esposas tienen tendencia a abusar de sus hijos también, así que los trabajadores sociales a menudo estimulan enérgicamente a las madres a dejar a sus abusadores – incluso amenazándolos con mudar a sus hijos si ellas no lo hacen,

“Especialmente podemos proteger a los niños realmente pequeños si la madre está poco dispuesta”, dijo Shingledecker.

En total, el DCF había hecho contacto cuatro veces con Machado: una acusación en el 2010 de abuso de sustancia, supervisión inadecuada y lesión física, otra acusación de drogas en el 2010 y una acusación de violencia doméstica en el 2011, todas cerradas como no verificadas.

El DCF no le ha entregado a The Miami Herald la investigación del 2010 de uso de drogas, pobre supervisión e investigación de lesión física.

Cuando los investigadores del DCF evaluaron la seguridad de los niños en el otoño del 2011, el expediente disponible para Alberto Sierra consistía de lo siguiente: desde el 2000, él había sido arrestado en 15 ocasiones, incluyendo cargos múltiples relacionados con marihuana y cocaína, el narcotráfico, ataque agravado, solicitar sexo a una prostituta, robo en mayor cuantía, posesión de armas y violencia doméstica.

La mordida a la madre de Julia ocurrió el 4 de octubre del 2010. Sierra, quien se había mudado un mes antes, fue arrestado por la policía de Homestead por cargos de violencia doméstica. En una petición a la corte para mantener a Sierra alejado que presentó ese día, Machado dijo que ambos discutieron y ella amenazó con llamar a la policía. Sierra agarró su celular y “la golpeó en la mano” lo que hizo que el teléfono se cayera, Cuando ella trató de agarrar de nuevo el teléfono, Sierra la mordió y “la lanzó contra la pared del closet”.

Más de Es noticia esta semana

  •  

, de 5 años, se entretiene con algunos juguetes sin salir de su cama mientras espera un salvador transplante de corazón en el Hospital Infantil Joe Di Maggio de Hollywood.

    Niño hispano espera en Miami por un trasplante de corazón

    Jaime sufre de miocardiopatía dilatada, una condición grave en la que el corazón afectado se debilita y no puede bombear la sangre de modo eficiente. Antes de que fuera estabilizado por el corazón artificial, su estado era tan peligroso que estuvo a punto de morir.

  •  

Fotografía cedida por la oficina de prensa del Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante la transmisión del programa radial y televisivo "En contacto con Maduro" hoy, martes 15 de julio de 2014, en Caracas (Venezuela).

    Maduro posterga la mega devaluación en Venezuela

    El líder máximo del chavismo, Nicolás Maduro, adelantó el martes que lanzará una “revolución fiscal” y que auditará el uso de los dólares otorgados este año, pero no brindó nuevas luces sobre la gran incógnita que mantiene preocupada a la gran mayoría de los venezolanos: ¿Qué sucederá con el tipo de cambio?

  •  

 <span class="cutline_leadin">El terreno </span>frente al PAMM recibe los toques finales. La vista cubre el recien inaugurado Museum Park, la parcela B y al fondo la Arena.

    Postergan votación sobre el museo del exilio cubano en Miami

    La Comisión del Condado Miami Dade aprobó la tarde del martes postergar la discusión de todas las resoluciones relacionadas con la posible construcción del Museo de la Historia del Exilio Cubano hasta el próximo jueves.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria