Wish Book: Madre soltera tiene solo lo esencial para ofrecer

 

arivera@MiamiHerald.com

Marisol Maldonado, sus dos hijos y su sobrino viven en un apartamento de dos cuartos en Fort Lauderdale.

Ellos no tienen el dinero para salir a comer, al cine o para comprar nada fuera de lo esencial. En lugar de eso, ellos van al parque todos los fines de semana, decoran su casa con carteles hechos a mano y buscan maneras de ayudar a los demás.

Los dos niños y la niña duermen en literas en un cuarto, cada uno con su pequeño espacio propio.

“Me gustaría tener un poco más para la familia, pero yo opino que estoy bien, que estamos bien. Por lo menos tenemos salud”, dijo Maldonado, de 33 años, madre soltera y secretaria. “Yo trato de decirles que, aunque no tengamos un televisor de pantalla plana, de todos modos tenemos un televisor, y de todos modos ayudamos a otros”.

La familia de cuatro vive con un presupuesto que solamente cubre el alquiler y las necesidades esenciales. ¿Su deseo? Muñecas para Lexy, de cinco años, y una pelota de baloncesto para Aaron, de 12 años.

“Me gustaría tener una computadora para la casa, ya que no tenemos una”, añadió Isaiah Alicea, de 11 años, el sobrino de Maldonado.

“Lo más cercano que tenemos es el Nintendo 3DS que compartimos”, dijo Aaron Friedberg, el hijo de Maldonado. El Nintendo fue un regalo tardío de cumpleaños a Isaiah de su hermano mayor que vive en Nueva York.

La madre de Isaiah, Roxanne, la hermana de Maldonado, murió de cáncer de seno en el 2002. Él tenía dos años. Sus abuelos se hicieron cargo de él al principio, hasta que se divorciaron en el 2007.

Maldonado se hizo su tutora legal cuando Isaiah iba a ser puesto bajo custodia estatal.

“Después de dos meses, recibí la noticia de otro familiar que él iba a ser puesto en el sistema y dije, no, eso no puede pasar”, dijo Maldonado. “Nadie dio el paso al frente, y yo no podía permitir que eso pasara. Él es mi sangre, es mi familia”.

La familia sigue conservando vivo el recuerdo de la madre de Isaiah. El Día de las Madres, ellos van al parque y sueltan globos en honor a su memoria.

“A veces nos sentamos todos en la cama y nos ponemos a mirar fotos de la familia en ese entonces”, dijo Isaiah.

Aunque Maldonado no se puede permitir reemplazar su carro, de 14 años, cuyas manijas se están cayendo, ella está agradecida de que familiares, amigos y vecinos le hayan donado un televisor, ropa y muebles para su apartamento.

“Aun cuando estamos recibiendo ayuda, yo trato de ayudar a otros”, dijo Maldonado. “Yo les digo que sean humildes, que al ser humildes recibimos más bendiciones”.

Mientras trabaja como secretaria del Joe DiMaggio Children’s Hospital en Broward, Maldonado registra a familias en el Prestige Club, una organización sin afán de lucro que ayuda a familias necesitadas. Ella invita a familias al picnic Love Fest, un evento anual en que el hospital reparte pavos y tarjetas de regalo por el Día de Acción de Gracias.

Maldonado pudo hacer este año sus compras para el Día de Acción de Gracias con una tarjeta de regalo del picnic Love Fest y se atuvo a un presupuesto estricto.

“Pero este año, como estamos apretados, no podemos hacer pasteles”, dijo Maldonado. “Este año hemos tenido más gastos, hemos tenido que gastar en el vehículo. Ese poquito de dinero extra nos viene muy bien”.

Cualquier otro dinero extra que les entra se dedica a lo esencial. Maldonado usó la devolución de sus impuestos para reemplazar la alfombra deteriorada del cuarto de los niños.

“En eso es que yo invierto mis impuestos, en cosas que nos van a ayudar como familia a largo plazo. Como tener aquí una lavadora y una secadora, que nos ahorra tener que ir a la lavandería todas las semanas”, dijo Maldonado.

Maldonado trata de ahorrar dinero en gasolina despertando a los varones a las 5 a.m. para que tomen el ómnibus a la escuela McNicol Middle en Hollywood. Después de la escuela, los varones asisten a Unity for Teens, un programa de Hispanic Unity of Florida.

“Creo que el pasado de Isaiah ha estado lleno de interrupciones debido a las muchas cosas que le han pasado. Él está ahora muy cómodo, y quiere vivir la vida de un muchacho de su edad”, dijo Daniel Herman, el trabajador social encargado de su caso en Hispanic Unity of Florida. “Él sigue decidido a hacer lo mejor posible”.

Hispanic Unity of Florida, que opera en la escuela, brinda asesoría a los padres y ayuda a los estudiantes a concentrarse en sus tareas escolares. Después de las clases, los estudiantes trabajan con tutores de Hispanic Unity, quien ayuda además con sus proyectos para las clases de artes y ciencias.

Aunque Maldonado no podrá comprar un carro más confiable ni ropa nueva para los niños, ella trata de mantener una actitud positiva hacia el futuro.

“En la vida hay cosas importantes que podemos perdernos si permitimos que la negatividad nos controle por completo. Tenemos que mantenernos centrados en lo positivo, así es que atraemos cosas positivas a nuestras vidas”, dijo Maldonado.

Más de Wishbook

El Nuevo Herald


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria