Nueva arremetida en Cuba contra la música ‘vulgar’

 

jcchavez@elnuevoherald.com

En una medida que ha sido calificada por las autoridades cubanas como un proceso de depuración de la cultura nacional, el Instituto Cubano de la Música (ICM) anunció que sancionará a los intérpretes de temas musicales vulgares o que violen la ética, así como a quienes permitan su difusión.

“El ICM y su sistema de instituciones ha adoptado medidas que van desde la descalificación profesional de aquellos que violen la ética en sus presentaciones hasta la aplicación de severas sanciones a quienes, desde las instituciones, propicien o permitan estas prácticas”, declaró Orlando Vistel, presidente del ICM, al diario oficial Granma.

El anuncio, según las autoridades, pondrá especial énfasis en la erradicación de cualquier práctica que, por su contenido, se aparte de la legitimidad de la cultura popular cubana.

Las medidas estarán enmarcadas en una ley que se prevé estará lista en el corto plazo.

“Esta ley deberá regir los usos públicos de la música, en un espectro que cubra los medios de difusión, las programaciones recreativas, las fiestas populares y la ambientación sonora de lugares públicos”, precisaron las autoridades.

Lo que no queda claro es cómo se medirán los “excesos” musicales y de contenido para sanear el mercado de la música local.

El periodista independiente Reinaldo Escobar dijo desde La Habana que el tema no es sólo controversial sino también delicado. En ese contexto explicó que la historia ha demostrado que todo lo que se prohíbe en un país con limitaciones termina siendo más apetitoso para el común de la gente.

“Es la misma cosa de siempre. Recordemos que cuando empezó a tomar fuerza el turismo en la década de los 90’s había un hueco en la música y ese agujero comenzó a llenarse a toda velocidad”, dijo Escobar a El Nuevo Herald. “Hubo un desplazamiento de la música y, al abrirse la compuerta, entró de todo, incluyendo el reggaetón, que tiene enemigos y adictos”.

El año pasado los organizadores de un festival de música al aire libre en Cuba que atrae a miles de jóvenes y que fue descrito por un bloguero independiente como “cabeza de playa de una libertad inimaginable" denunciaron que el gobierno estaba “secuestrando” el evento. Asimismo se quejaron por el hecho que las autoridades cubanas presionaban para que no se presentara determinado grupo en el festival “y a cambio cooperaban”.

El cerco sobre la música también ha resultado en condenas de cárcel. Incluso ha provocado protestas callejeras de los propios músicos involucrados.

Hace dos años los hermanos Marcos y Antonio Lima Cruz fueron detenidos en la ciudad oriental de Holguín bajo cargos de crear escándalo público con la música del dúo Los Aldeanos. El dúo ataca a menudo al régimen comunista con un lenguaje directo y crudo.

En La Habana el grupo de rock Porno para Ricardo, famoso por sus canciones y declaraciones anticastristas, protagonizó una encendida protesta en diciembre del 2011 desde el balcón de un apartamento. La protesta ocurrió luego de que las autoridades le negaran el permiso para realizar un concierto.

El grupo Porno para Ricardo se ha dado a conocer nacional e internacionalmente por las audaces y a menudo soeces letras de sus canciones contra las autoridades. De hecho, son los únicos que han dado a conocer canciones donde aluden en franca burla a Fidel y Raúl Castro.

Vistel dijo que el ICM está enfrascado en un proceso de depuración de los catálogos artísticos con el propósito de erradicar cualquier práctica que por su contenido “se aparte de la legitimidad de la cultura popular cubana”.

Según el funcionario se trata de “textos agresivos y sexualmente explícitos, obscenos y que tergiversan la sensualidad consustancial a la mujer cubana”.

La “descalificación profesional” significa que el músico sancionado perderá su “aval” o licencia para ejercer su arte en la isla y realizar presentaciones.

El joven opositor Eliécer Avila dijo que en el debate es necesario definir lo que significa vulgaridad para las autoridades de la isla.

“Como es un tema tan relativo, y que me parece que no va a ser fácil escribirlo en leyes, creo que esto va a pasar por la libertad de expresión”, sostuvo Avila en una entrevista desde La Habana con El Nuevo Herald. “Sancionar y aplicar medidas no solucionarán el tema. Si se quiere elevar el nivel hay que crear las bases para un sistema educativo eficiente y abierto”.

Más de Música

  • Tilson Thomas lidera una antológica ‘West Side Story’

    Al igual que con Romeo y Julieta, en la que está inspirada, una buena función de West Side Story debe garantizar el más saludable de los lagrimones a insinuarse o, en el mejor de los casos, asomar al minuto de comenzar. Como en sus ilustres hermanas mayores Madama Butterfly o La traviata, la tragedia subyacente avanza desde la primera nota, creciendo hasta convencer no solo como musical sino como un fresco capaz de encarnar la más diversa y auténtica de las óperas urbanas americanas. Por si esto fuera poco, están las danzas de su creador, Jerome Robbins, elemento fundamental en la trama y el texto de, nada menos, un entonces jovencito llamado Stephen Sondheim.

  • ‘LAST DANCE’ CON KEITH JARRETT

    Otro título premonitorio, pues es su última grabación en salir al mercado. Junto a Keith Jarrett, Haden amplía el perfil de su proyecto común con clásicos como Round Midnight de Thelonious Monk y Dance Of The Infidels de Bud Powell. Sin embargo, las canciones de amor ocupan un lugar prominente, con versiones tiernas de My Old Flame, My Ship, It Might As Well Be Spring, Everything Happens To Me y Every Time We Say Goodbye, y las emotivas Where Can I Go Without You y Goodbye. En esta mágica reunión, Jarrett y Haden exploran el significado intrínseco de letra y melodía, ahora eternas.

  • CHARLIE HADEN. ‘THE SHAPE OF JAZZ TO COME’

    Como un tributo al bajista Charlie Haden, que falleció el 11 de julio a los 76 años, quiero evocar The Shape of Jazz to Come, uno de sus primeros discos con el cuarteto del saxofonista, trompetista, violinista y compositor Ornette Coleman, que, como su título indica, marcó el futuro del género. El disco rompe con los conceptos tradicionales de la armonía jazzística, eliminando el piano y llevando los pasajes solísticos con una libertad sin precedentes, sin estructuras predeterminadas. Haden también revolucionó el papel del bajo, apartándolo del papel original de la sección rítmica, transformándolo en otro componente de improvisación.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria