Colombia: gobierno presiona a FARC antes de retomar negociaciones de paz

 

AFP

Las autoridades colombianas aumentan la presión sobre las FARC antes del reinicio esta semana de las negociaciones en Cuba, con un ultimátum de un año para alcanzar un acuerdo de paz y un ataque militar que podría haber dejado una veintena de guerrilleros muertos.

En un mensaje publicado este lunes en su cuenta de Twitter, el presidente Juan Manuel Santos consideró “positivo” el desarrollo de la primera ronda de las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), que deben proseguir el miércoles en La Habana.

“Balance de primera reunión positivo”, escribió el mandatario horas después de entrevistarse con sus delegados para los diálogos, que se desarrollan en Cuba.

“Nadie está pensando en modificar tiempos. Meses y no años”, reiteró Santos sobre el plazo que prevé para el fin de las negociaciones.

En un discurso pronunciado el domingo, el presidente recalcó que las negociaciones deben concluir como muy tarde en noviembre de 2013.

“Ese plazo no debería perturbar las discusiones por ahora”, estimó en declaraciones a la AFP el politólogo colombiano Ariel Ávila, que considera que Santos quiere lograr resultados antes de las presidenciales de 2014, en las que puede presentarse a la reelección.

“En cambio, si no hay resultados rápidos, las cosas pueden complicarse mientras se acerque esa fecha”, señaló Ávila, investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris, especializada en el conflicto armado de Colombia.

Las conversaciones con la guerrilla más antigua de América Latina deben articularse en torno a cinco puntos particularmente espinosos: el desarrollo rural, la participación de las FARC en la vida política, el fin de las hostilidades, la lucha contra el tráfico de cocaína -de la que Colombia sigue siendo primer productor mundial- y los derechos de las víctimas.

Oficialmente no hay fecha límite para el fin de las negociaciones y la guerrilla, que insiste en abordar las causas sociales del conflicto, ya expresó repetidas veces su rechazo a una “paz exprés”.

No obstante, Santos advirtió a las FARC que no permitirá “utilizar la mesa (de diálogo) para hacer su revolución por decreto”.

Instaladas formalmente en octubre pasado en Noruega, las negociaciones se trasladaron el 19 de noviembre a La Habana e hicieron una pausa el pasado jueves con mensajes de esperanza por parte de ambas delegaciones.

El portavoz del equipo gubernamental, el exvicepresidente Humberto de la Calle, aseguró entonces que el proceso había “avanzado dentro de lo previsto” mientras Iván Márquez, jefe de la delegación guerrillera y número dos de las FARC, expresó su “fe inmensa” en el proceso.

Sin embargo, la reanudación de las negociaciones, prevista para el miércoles, podría encontrarse con un clima mucho más tenso en la mesa.

Además del ultimátum lanzado por Santos, el Ejército colombiano anunció haber abatido a una veintena de guerrilleros en un bombardeo efectuado el sábado en el suroeste del país, cerca de la frontera con Ecuador.

Por el momento han sido identificados seis cadáveres, incluido un cabecilla conocido como “Guillermo el Pequeño”, informó el general Leonardo Barrero, jefe del Comando Conjunto Suroccidente.

El gobierno colombiano ha rechazado establecer una tregua antes de que se llegue a acuerdo final mientras las FARC sí se comprometieron a un cese al fuego unilateral durante dos meses, hasta el 20 de enero, como gesto de buena voluntad.

El bombardeo “no debería impactar sobre las negociaciones. Estaba previsto que seguirían las operaciones de la fuerzas armadas”, recordó Ávila.

Fundadas en 1964 tras una insurrección campesina, las FARC cuentan con unos 9.200 combatientes mayoritariamente replegados en zonas rurales del país, de acuerdo con las autoridades.

El conflicto colombiano, el más longevo de la región, ha causado unos 600.000 muertos, 15.000 desaparecidos y cuatro millones de desplazados, según cifras oficiales.

Más de Colombia

  •  

En Colombia, segundo país en despojo de tierras detrás de Sudán, según el Banco Mundial, las autoridades estiman que 6 millones de hectáreas han sido arrebatadas a sus legítimos dueños por el conflicto armado.

    Dolor del desarraigo opaca regreso a casa de desplazados en Colombia

    María observa el lento paso de una tortuga en Chibolo, norte de Colombia, y describe el regreso a su tierra tras haber sido desplazada por los paramilitares: “La morrocoy se demora en avanzar y volver es así: hay dolor, pero también alegría de haber sobrevivido”.

  • Santos pide a militares no bajar la guardia con las FARC para llegar a la paz

    El presidente colombiano, Juan Manuel Santos pidió este martes a las Fuerzas Militares “arreciar” la ofensiva contra las FARC y no bajar la guardia en estos momentos para lograr el fin del conflicto lo más pronto posible.

  • FARC: debe haber supervisión de militares

    Las FARC dicen que así como se creará un comando que deberá diseñar la desmovilización de la guerrilla, también es importante que exista un grupo similar que elabore el regreso de las fuerzas castrenses a su papel constitucional y desmonte los batallones de contrainsurgencia.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria