DANIEL MORCATE: Seudoreformas

 

A muchos floridanos, como a tantos otros residentes del país, les ha picado el bicho de la reforma educativa. Se nota en la creciente participación popular en campañas para mejorar la enseñanza. Pero lógicamente no todo lo que anda por ahí haciéndose llamar “reforma educativa” lo es. Y buena parte de lo que sí lo es no necesariamente conviene a padres y estudiantes. Por ejemplo, los electores de Miami-Dade votaron en contra del sentido común, para no hablar de su bolsillo, cuando aprobaron en noviembre un bono escolar cuyo supuesto objetivo es mejorar la infraestructura de las escuelas. Por ahora, el único resultado tangible de esa votación es que nuestros burócratas escolares se aumentaron el techo de sus salarios entre 10% y 30%, algo que se cuidaron de decir que harían mientras nos vendían el bono. Por contraste, a los maestros, que lidian a diario con los alumnos, solo les aumentaron unos miserables $300 anuales. ¡Y eso que hace tres años que no recibían incrementos salariales!

El bono aprobado por los miamenses ilustra lo bueno y lo malo de la inquietud popular por la enseñanza. Lo bueno es que la gente reconoce la necesidad de perfeccionarla. Lo malo es que, en su afán por lograr ese noble objetivo, muchos se dejan embaucar por encantadores de serpientes disfrazados de bienhechores. En los últimos años, las mayorías han aplaudido las escuelas de alquiler, la contratación de empresarios en vez de educadores para administrarlas, los vales escolares, los rígidos exámenes estandarizados de estudiantes y las evaluaciones de maestros y escuelas basadas en esos exámenes. Hoy numerosos estudios cuestionan la validez de esas medidas que por lo general impulsaron personas ajenas a la educación, especialmente políticos y millonarios diletantes.

Mientras escribo esta columna surge otro ejemplo. Ciertos vividores, auspiciados por la Fundación Ford, hicieron aprobar programas pilotos en cinco estados para martirizar a 20,000 estudiantes con 300 horas adicionales de estudios bajo la falsa presunción de que nuestro sistema de enseñanza se ha rezagado. Esto, a pesar de que casi todos los distritos escolares carecen de presupuesto para ampliar la jornada de clases.

Todas esas seudoreformas se basan en el prejuicio ideológico de que la enseñanza es como cualquier otro producto del mercado. Pero, si eso fuera cierto, se reproducirían en nuestro sistema educativo las agudas desigualdades que suele generar el mercado como, en efecto, está sucediendo en los distritos escolares donde más han avanzado tales ideas. En esas jurisdicciones, la segregación racial ha aumentado en las escuelas públicas, solo se han cerrado colegios en barrios pobres y los vales escolares no han bastado para costear los gastos de familias humildes que tienen que enviar a sus hijos a centros situados lejos de sus vecindarios.

Las mejoras que necesita la enseñanza pública no provendrán de ideólogos fanatizados ni de los millonarios que los subvencionan, muchos de los cuales solo buscan privatizarla para hacer más plata. Provendrán más bien del esfuerzo conjunto de padres, alumnos y maestros que entienden por experiencia propia los verdaderos retos de nuestras escuelas. Esas coaliciones espontáneas ya han emprendido campañas constructivas. En Arizona, derrotaron una propuesta burocrática para aumentar el impuesto sobre las ventas para “mejorar las escuelas”, pero a la vez aprobaron un programa estable para subvencionar la educación pública. Aquí en la Florida, derrotaron la Enmienda 8, la cual habría revocado la prohibición constitucional de otorgar fondos públicos a escuelas religiosas, lo cual habría desangrado a las públicas mediante un gigantesco programa de vales.

La reelección del presidente Obama frenará la ofensiva conservadora para socavar la enseñanza pública. Pero solo un poco. Con su “Race to the Top”, Obama y su secretario de Educación, Arne Duncan, han favorecido la agenda conservadora de escuelas de alquiler, vales escolares y vía libre a fundaciones privadas, encabezadas por millonarios, para influir sobre la educación. Solo que lo han hecho con menos celo que su antecesor George W. Bush. Otro indicio de que únicamente una sostenida movilización popular, de abajo hacia arriba, fortalecerá a largo plazo nuestra enseñanza pública, frustrando a quienes pretenden arruinarla, eligiendo políticos que se comprometan a mejorarla y luchando por recursos razonables para fortalecer las escuelas y mantener en ellas a los mejores profesionales.

www.twitter.com/dmorca

Más de Daniel Morcate

  • DANIEL MORCATE: El fin de la purga

    A menos que vuelvan a asomar su fea cabeza los demonios electorales, las próximas elecciones podrían ser unas de las más limpias en la Florida.

  • DANIEL MORCATE: Dos millones son demasiados

    El fin de semana vi por la tele a dos países en uno. Quienes ustedes saben andaban todavía en lo del avión malasio cuyo misterio sigue dando pie para la décima. Y no poca pasta. Los de la tele hispanohablante tocaban la tecla de la nueva marca de deportaciones que establece el Presidente Obama, a ver si se entera por fin de lo que eso significa para gente de carne y hueso. Se conmemoraba el Día Nacional contra las Deportaciones, efemérides que se sacaron de la manga los activistas pro inmigrantes. Pero por una noble causa. Eran tantos y tan emotivos los dramas familiares que desfilaban por las pantallas que dupliqué a los nietos la dosis de tabletas y lecturas de Charlotte’s Web y la Edad de Oro, para mantenerlos alejados de ellas. Entonces me dije que a veces es una pena lo de los dos países informativos. Porque hubiera sido bueno que desde el presidente hacia abajo quienes mandan vieran lo que significa separar a una familia cuyo padre o madre cruzaron la frontera sin papeles con el único propósito de trabajar, ser libre o simplemente tener esperanzas en la vida.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Opositores lanzan</span> piedras en Caracas con una honda en medio de las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, que comenzaron a principios de febrero.

    DANIEL MORCATE: La rebelión de los valientes

    Esta semana la rebelión de millones de venezolanos contra el impresentable régimen de Nicolás Maduro sobrepasó los dos meses. Treinta y nueve, casi todos jóvenes, han dado la vida. Centenares han sufrido heridas graves. Y miles han ido a parar a cárceles. Muchos seguimos día a día por las redes sociales, con una mezcla de admiración y espanto, las incidencias de la revuelta. Admiración por la valentía que demuestran tantos venezolanos al enfrentarse sin armas a las fuerzas represivas de Maduro. Espanto por la brutal respuesta oficial, simbolizada por esos paramilitares que atacan desde motocicletas a manifestantes, uniformados que les disparan desde oscuros zaguanes y techos y guardias nacionales que golpean sin piedad a hombres, mujeres y niños ante las cámaras de teléfonos móviles. El régimen chavista ha reeditado la tradicional barbarie de las peores dictaduras latinoamericanas, resolviendo de una vez y por todas la controversia entre quienes pensaban que nunca usaría a policías, militares y paramilitares contra el pueblo y quienes advertían de lo que realmente era capaz.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria