Escapan 14 cubanos de un centro migratorio en México

 

jcchavez@elnuevoherald.com

Un grupo de 14 balseros cubanos que iban a ser repatriados próximamente a la isla se fugaron de un centro de detención temporal en México utilizando una cuerda que improvisaron con sábanas y pedazos de tela para escalar un muro de siete metros de altura y alcanzar la calle.

La fuga ocurrió en horas de la noche del martes en la estación del Instituto Nacional de Migración en Chetumal, en el estado mexicano de Quintana Roo. El recinto está ubicado en un área de alta seguridad. En la zona se encuentran oficinas de la policía mexicana y un centro de asistencia y readaptación social.

“Se trata de un grupo que recaló en Islas Mujeres”, dijo a El Nuevo Herald, Javier Chávez, corresponsal del diario mexicano La Jornada. “Desde allí precisamente habían sido trasladados hacia este punto. Tengo entendido que estaban en el centro hace muy poco tiempo”.

Chávez indicó que dos vigilantes que custodiaban las instalaciones en el momento de la fuga estaban siendo interrogados por la dirección del centro migratorio para determinar responsabilidades. Agregó que los balseros podrían haber pagado hasta $200 a los agentes de seguridad. Los vigilantes tardaron cerca de una hora para informar a sus superiores sobre la fuga.

Los cubanos fueron identificados como Yazmaní Eduardo Enríquez Hernández, Michel Marques Peña, Andy Espinoza López y Daniel Fernández Carbajal. También figuran Lester Eduardo Navarrete Montalvo, José Luis Varela Capole, José Angel Fernández Pérez y Roberto José Bautista Pérez. Otros de los fugados son Elio Fernández Enríquez, Iyosvani García Meza, Michel Reyes Ramírez, Idalberto Sánchez García y Yosvani Mederos Córdova.

Las autoridades realizaron un operativo de emergencia para ubicar al grupo de cubanos aunque sin resultados satisfactorios. Aparentemente el grupo logró alcanzar Belice atravesando el llamado Río Hondo que, a su vez, está a unos 200 metros del centro de detención temporal.

Los cubanos llegaron a México hace unas semanas durante una accidentada travesía. Se cree que pertenecen a un grupo mayor de 24 personas cuya embarcación naufragó recientemente en Isla Mujeres. En el naufragio murieron 11 balseros.

México ha sido utilizado como un trampolín por miles de cubanos que escapan de la isla con el propósito de llegar a Estados Unidos. Unos lo hacen en balsas y otros en lanchas rápidas. Generalmente familiares y amigos de los balseros deben pagar elevadas sumas de dinero a contrabandistas humanos para completar el recorrido.

El gobierno mexicano rara vez devolvía a los cubanos a la isla. Sin embargo, un nuevo marco legal entre México y Cuba modificó las reglas de juego. El acuerdo de cooperación fue firmado entre ambos países en octubre del 2008.

Desde entonces las repatriaciones de cubanos no han estado exentas de tintes dramáticos y controversiales. A mediados de este año las autoridades mexicanas de inmigración ordenaron la repatriación a La Habana de al menos 50 cubanos de un grupo de 200. Todos se habían declarado en huelga de hambre en Siglo XXI, un centro provisional de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas.

Los amotinados exigían un permiso de salida o salvoconducto para continuar su camino y llegar a Estados Unidos. Finalmente unos 60 inmigrantes cubanos recibieron su salvoconducto tras una espera de aproximadamente 60 días.

Otros casos de balseros interceptados en el Golfo de México y el Atlántico han sido reportados abiertamente por la prensa y activistas de derechos humanos. Recientemente dieciséis cubanos fueron detenidos en una zona cercana a la ciudad turística de Cancún, en el Caribe mexicano. El grupo fue hallado de madrugada en Isla Blanca, un pequeño poblado del municipio de Isla Mujeres.

En mayo otra embarcación con al menos 23 balseros fue rescatada por la tripulación de un crucero de lujo. En la travesía los balseros sobrevivieron tomando pequeños sorbos de agua, dos veces al día, y alimentándose con trozos de carne enlatadas y galletas.

Tampoco es la primera vez que se registra una fuga masiva en centros de detenciones temporales mexicanos. El 23 de agosto de 2009 se fugaron ocho balseros de Chetumal. Pocas horas después fueron capturados seis. Los detenidos afirmaron que sobornaron a los vigilantes para que les facilitaran la huida hacia Belice.

En ese contexto Chávez recordó que entre los años 2010 y 2012 se han registrado al menos cuatro casos de fugas de cubanos.

“Esta en particular se realizó con todo a favor. Aprovecharon el momento idóneo y la tardanza que se presentó para iniciar la búsqueda”, sostuvo Chávez. “Tuvieron suficiente tiempo para cruzar hacia Belice”.

Más de More top mobile stories

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria