Joven pide investigación independiente de accidente en Hialeah

 

eflor@elnuevoherald.com

Postrado en una silla de ruedas con múltiples fracturas, el joven conductor que sobrevivió a un violento accidente vehicular que cobró la vida de su novia en Hialeah, pidió el viernes a la policía de esa ciudad que se aparte de la investigación.

Marco Barrios, de 23 años, dijo que el hermetismo con el que la Policía de Hialeah ha conducido el caso lo hace sospechar de un presunto intento de evadir la responsabilidad del detective de esa agencia, Raúl Somarriba, quien conducía la patrulla encubierta que chocó su camioneta Jeep Compass el pasado 19 de octubre.

“Sospecho que ellos están escondiendo algo, no puede ser que nos traten de esta manera”, indicó Barrios con la voz quebrada en su casa del este de Hialeah. “Lo único que pido es justicia. Yo he perdido a la mujer con la que planeaba mi futuro”.

En el accidente falleció la novia de Barrios, Andrea Castillo, de 21 años y a quien cariñosamente llamaba Andy. Ella era hija de Susie Castillo, quien en agosto fue electa miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade.

Barrios aseguró que el hermetismo de la Policía de Hialeah es tal que se ha visto impedido de gestionar los trámites con la compañía aseguradora de su camioneta. Criticó que la policía les haya prohibido a los peritos de la aseguradora tomar fotografías del vehículo.

Eso provocó que Barrios, sumido en una profunda depresión y asfixiado por las deudas de los gastos médicos, se viera forzado a pagar en noviembre la cuota de $410 por la compra de su vehículo, el cual quedó destrozado tras el choque con la patrulla en el cruce de la calle 49 del este y la 9 Court.

“Es increíble que la policía no les haya dejado a los peritos hacer las fotos”, criticó María Barrios, madre de Marco. “Como los peritos no han podido hacer su informe, no podemos tramitar el seguro vehicular. Por eso nos vimos forzados a pagar la mensualidad de la camioneta, a pesar de que quedó destrozada”.

Evidentemente mortificado, Barrios rechazó la versión policial de que ni él ni Castillo llevaban puestos los cinturones de seguridad.

“¡Eso es absurdo!”, respondió Barrios. “Yo quedé con los moretones en la clavícula. Tenemos fotos de eso. No sé cómo es que pueden estar diciendo eso. Eso no es cierto”.

Barrios negó que la noche del accidente hubiera bebido alcohol o consumido alguna droga. Dijo que habían quedado con una amiga en salir al Hard Rock Casino, en Hollywood, porque la víspera Castillo había cumplido 21 años.

“A nosotros nos hicieron la prueba de alcohol como si fuéramos los culpables”, cuestionó Barrios. “Pero al policía no le hicieron nada”.

Mientras esperaban a la amiga la noche del accidente, Barrios decidió echar combustible en la gasolinera U-Gass, en la esquina donde ocurrió el accidente y ubicada a poco más de una milla de su casa.

Cuando terminó de abastecer su vehículo, Barrios dijo que salió del establecimiento por la 9 Court y se detuvo en la señal de alto al llegar al cruce de la calle 49. En conferencia de prensa, la policía de Hialeah, aseguró que Barrios no respetó la señal de pare.

Después de detenerse, según el testimonio que Barrios ofreció a El Nuevo Herald, éste miró a la derecha y a la izquierda, esperó que no hubiera ningún vehículo y avanzó para voltear hacia la izquierda por la calle 49, rumbo oeste.

“Luego, sentí el choque y perdí el conocimiento”, relató.

La patrulla Crown Victoria que conducía Somarriba impactó de lleno contra la camioneta y la volcó dando tres vueltas hasta parar contra un lote de vehículos estacionados en un local de venta de autos ubicado frente a la gasolinera.

Barrios indicó que es difícil creer que un auto que se desplaza a 40 millas por hora, que es el límite de velocidad en la calle 49, provoque un impacto de semejante magnitud.

“El policía venía soplado”, comentó Barrios. “Es por sentido común. Si hubiera ido despacio no hubiera provocado tanta tragedia”.

La Policía de Hialeah ha dicho que aún no se ha determinado que la velocidad haya sido un factor para provocar el accidente.

Barrios agregó que luego del choque se encontraba confundido y recordó que había sido atendido, pero no vio a Castillo.

“Me recuerdo diciéndole a la gente que por favor la ayudaran”, señaló Barrios. “Pero yo ni la vi. Yo estaba preocupado más por ella que por mí”.

La pareja fue trasladada por rescatistas de Hialeah en ambulancias al Centro de Traumatología Ryder del Hospital Jackson Memorial. Somarriba fue aerotransportado en helicóptero al mismo centro médico.

Barrios dijo que la última vez que volvió a ver a Castillo fue en el hospital conectada a un equipo de respiración artificial para que sus órganos pudieran ser donados.

“Me da miedo pensar en un futuro sin ella. Ya habíamos hablado de juntarnos”, comentó Barrios quien tuvo un noviazgo de dos años con Castillo y cuatro años de previa amistad. “Ella estaba trabajando en una escuela y yo como administrador en una panadería en Homestead”.

Barrios indicó que desde el accidente no ha vuelto a caminar. Permanece en una silla de ruedas con fracturas en la clavícula, las costillas y la pelvis. En enero tiene programada una nueva cirugía.

“Los doctores me han dicho que podré volver a caminar”, aseguró Barrios. “Pero me encuentro muy confundido, lo que más me duele es que Andrea no está a mi lado. Todos los días hablo con su mamá y me duele mucho. No sé que hacer”.

María Barrios, quien dejó de cuidar a niños en su casa para dedicarse exclusivamente a la recuperación de su hijo, imploró a las autoridades de Hialeah que no defrauden a su familia.

“No creo que el detective haya querido arruinarle la vida a nadie, pero en todo accidente hay responsables”, declaró María Barrios. “Sólo pedimos que se haga justicia”.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria