Doctor salvadoreño testifica contra ex general salvadoreño en Miami

 

alchardy@elnuevoherald.com

Un médico salvadoreño declaró el miércoles en la corte de inmigración de Miami que presenció masacres, atendió a víctimas de torturas y sufrió torturas él mismo cuando el ex general José Guillermo García era ministro de la Defensa en El Salvador.

“Había mucho miedo y terror”, dijo Juan Romagoza Arce, segundo testigo del gobierno federal contra García durante el tercer día del juicio de deportación que se realiza contra el antiguo aliado de Estados Unidos. “Los militares eran los que causaban terror entre la población”.

El Departamento de Seguridad Interna (DHS) busca que el juez de inmigración Michael Horn, que preside el caso, ordene la deportación de García bajo acusaciones de que “ordenó, incitó, ayudó o de alguna manera participó en torturas y muertes extrajudiciales”, cuando era ministro de la Defensa entre 1979 y 1983.

El intento de DHS se basa en el texto de una ley federal que entró en vigor en el 2004, bajo la cual las autoridades migratorias pueden acusar y procesar a presuntos represores extranjeros.

En un caso similar en la corte de inmigración de Orlando, un juez de inmigración ordenó en febrero la deportación del ex director de la Guardia Nacional salvadoreña, general Carlos Eugenio Vides Casanova, pero la sentencia está suspendida hasta que se resuelva la apelación.

A través del testimonio de Romagoza, y el testimonio el martes del ex embajador de Estados Unidos, Robert White, el DHS busca convencer al juez Horn de que la ley del 2004 se aplica en el caso de García. Se espera que Horn emita su dictamen semanas o meses después del juicio. Se espera que García presente testimonio al final de la semana, probablemente el viernes.

Alina Cruz, abogada de García, dijo en la corte que nada del testimonio de White o Romagoza prueba que su cliente haya ordenado o participado en ningún asesinato, masacre o tortura contra opositores al gobierno salvadoreño. En su interrogatorio a Romagoza, éste declaró que García personalmente nunca le causó daño, pero que las tropas bajo su mando sí lo hicieron.

Para los fiscales de DHS, lo importante para probar su caso no es que García personalmente haya torturado o asesinado a alguien, sino que no hizo nada para detener o investigar las atrocidades.

En su testimonio, que duró todo el día, Romagoza dijo que las torturas, masacres, asesinatos y secuestros de civiles y disidentes a manos de los militares eran incidentes rutinarios antes y después de que García fungiera como ministro de la Defensa.

Citando un caso que ocurrió poco antes de que García asumiera su puesto, Romagoza relató cómo durante el verano de 1979 proporcionó cuidado médico de urgencia a una mujer que había sido encontrada en un basurero sangrando profusamente. La mujer le contó después, mientras se recuperaba, que era maestra y líder sindical y que había sido secuestrada y torturada por soldados. García relató en su testimonio que la mujer fue hallada sangrando de los senos porque aparentemente sus torturadores le habían arrancado los pezones.

También contó cómo el 29 de octubre de 1979, observó cuando los soldados dispararon contra manifestantes en San Salvador, matando a varios.

“Yo me tuve que esconder en una casa para salvarme”, dijo.

Asimismo, describió en detalle la manera en que efectivos de la Guardia Nacional y del ejército lo detuvieron en el poblado de Santa Anita el 12 de diciembre de 1980 y luego lo trasladaron al cuartel de la guardia en San Salvador, donde lo golpearon y torturaron con choques eléctricos, cigarrillos encendidos y un pedazo de madera que le introdujeron en el recto. También dijo que lo colgaron de las manos al techo con alambres por varios días y que en un momento dado uno de sus torturadores le disparó en el brazo izquierdo diciéndole que lo hacía para que nunca más pudiera practicar cirugía.

Un día, agregó, vino a interrogarle un hombre al que los torturadores llamaban “el macizo” y cuya cara no pudo ver porque tenía los ojos vendados. Pero Romagoza dijo que cuando lo liberaron del cautiverio vio afuera a Vides Casanova y que la voz de éste era la misma del hombre que lo interrogó. Vides Casanova, agregó Romagoza, estaba parado junto a un tío suyo que era militar. Romagoza dijo que era posible que lo hayan liberado debido a que ese tío y Vides Casanova eran amigos.

También dijo Romagoza que durante los interrogatorios, incluso el realizado por “el macizo”, las preguntas se centraban sobre si sus tíos tenían vínculos con guerrilleros izquierdistas, lo cual él negó.

Más de Es noticia esta semana

  •  

El ex congresista David Rivera dijo el lunes que sigue en la contienda electoral para aspirar a la candidatura al Congreso por el Partido Republicano. En la imagen, Rivera habla con la prensa durante una visita a Cuba Nostalgia el 18 de mayo.

    Ex congresista David Rivera nombrado cómplice en fraude de campaña

    El candidato congresual de Miami y ex representante federal David Rivera fue nombrado oficialmente el martes como blanco de una investigación federal cuando su amiga se declaró culpable de violaciones criminales de finanzas de campaña en una audiencia pública.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Una mujer </span>muestra pesos cubanos (CUP) y pesos convertibles (CUC). Los billetes de más valor son los de 100 CUP y CUC. El país cuenta además con billetes de CUP por valor de 1, 3, 5 y 10. Foto archivo.

    Cuba añadirá nuevas medidas para combatir la falsificación de los pesos

    El Banco Central de Cuba añadirá nuevas medidas contra la falsificación de moneda a sus billetes de 20, 50 y 100 pesos en una preparación aparente para una subida en el valor del peso cubano, que ahora vale unos cuatro centavos de dólar estadounidense.

  • Extremistas decapitan a periodista, reportero de Miami puede ser próximo

    En una respuesta salvaje a los ataques sobre sus combatientes en el norte de Irak, el Estado Islámico colocó el martes un video que muestra la decapitación de un fotorreportero estadounidense y amenaza con ejecutar a un segundo prisionero de EEUU si el presidente Barack Obama no pone fin a los ataques.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria