Polémica por sentencia de prisión a escritor cubano

 

jcchavez@elnuevoherald.com

En un proceso que ha hecho aflorar reacciones de cautela y rechazo por la aparente falta de garantías e imparcialidad, las autoridades cubanas sentenciaron recientemente a cinco años de prisión al escritor y disidente Angel Santiesteban.

La sentencia será apelada esta semana por el abogado del reconocido escritor, quien permanece en libertad. El Tribunal Supremo Popular, la instancia jurídica más importante de la isla, deberá pronunciarse sobre el tema en un tiempo no mayor de tres meses.

“La sentencia de cinco años es desmedida y abrumadoramente exagerada. Mi abogado me ha dicho que nunca había visto algo así en todos sus años de trabajo”, afirmó Santiesteban en una entrevista telefónica con El Nuevo Herald desde La Habana. “Es un absurdo, todos mis testigos fueron retirados en el juicio”.

Santiesteban fue acusado por los delitos de agresión y violación de domicilio. El juicio se inició hace aproximadamente cuatro años en medio de una serie de disputas y acusaciones de su ex pareja. Inicialmente se le presentaron varios cargos que posteriormente fueron desestimados, como intento de fuga y robo con fuerza.

Sin embargo las autoridades continuaron insistiendo en el caso, a pesar de que varios testimonios respaldaron la declaración de inocencia del laureado escritor.

“No espero nada de esta apelación puesto que no estamos en un Estado de Derecho”, indicó Santiesteban. “No tengo ninguna esperanza por la falta de legalidad. El agente Camilo me advirtió hace más de un mes que esto pasaría. La Seguridad del Estado me condenó”.

El agente Camilo ha sido señalado consistentemente por miembros de la disidencia interna como uno de los represores que regularmente encabeza los actos de hostigamiento y operativos del gobierno contra la oposición pacífica.

El teniente coronel Camilo, del Ministerio del Interior, está adscrito al Departamento 21 de la Unidad de Enfrentamiento a la Contrarrevolución. En septiembre del 2011, la disidente Marta Beatriz Roque, de 67 años, y el ex preso político, Arnaldo Ramos Lauzurique, de 70, acusaron a Camilo y otros dos agentes de haberlos interceptado en la intersección de las calles Acosta y San Miguel. Ambos se desplazaban en un taxi por las calles de La Habana junto con Berta Soler, líder de las Damas de Blanco.

El grupo intentaba presentarse en una estación policial para interceder por tres activistas. Roque aseguró que recibió una andanada de patadas y puñetazos en diferentes partes del cuerpo y las piernas por parte de Camilo y sus compinches.

Santiesteban fue arrestado violentamente el 8 de noviembre en La Habana por un grupo de agentes de la Seguridad del Estado cubano, entre ellos Camilo. Su detención de tres días ocurrió cuando se presentó junto a disidentes pacíficos y periodistas independientes en una comisaría local.

El grupo se movilizó para indagar por la situación legal de la abogada Yaremis Flores, el opositor Antonio Rodiles y otros activistas de derechos humanos.

El arresto temporal de Santiesteban fue realizado al mismo tiempo que la policía encarceló durante varias horas a una veintena de disidentes y ex presos políticos. A estas detenciones se sumaron otras 16 cuando varios críticos del gobierno cubano, como Guillermo Fariñas y Yoani Sánchez, acudieron a dependencias policiales para conocer la situación de los arrestados.

En la ola represiva de noviembre, Santiesteban resultó con las costillas lesionadas y la cabeza rota. La agresión fue captada en video por un reportero de la agencia independiente de noticias Hablemos Press.

Luego de su excarcelación Santiesteban denunció el maltrato policial y las amenazas recibidas en su blog Los hijos que nadie quiso. El 8 de diciembre también publicó una carta abierta dirigida al gobernante cubano Raúl Castro denunciando la ola represiva y los maltratos policiales.

“Nuestro único delito es pensar inconmensurablemente en los destinos de nuestro país, que lleva más de cinco décadas en la agonía de una guerra fantasma y desgastante, que sólo ha servido para devastar una nación y mantenerlos a ustedes en el poder”, escribió Santiesteban. “Tenemos el derecho incuestionable de elegir, disentir, agruparnos, manifestarnos, decidir qué es lo más necesario para la nación cubana y su futuro (…) Exigimos respeto y libertades para los que integramos la oposición dentro de la sociedad civil en Cuba”.

Santiesteban fue miembro de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), pero sus opiniones cada vez más críticas y agudas sobre la falta de libertades y derechos lo transformaron en una voz opositora.

Como escritor ha ganado múltiples reconocimientos internacionales, incluyendo una mención en el concurso Juan Rulfo 1989 de Radio Francia Internacional, el Premio Alejo Carpentier del 2001 con el conjunto de relatos Los hijos que nadie quiso y el premio Casa de las Américas de Cuento 2006 por su libro Dichosos los que lloran.

Sobre el proceso judicial, Rodiles opinó que todo parece indicar que la Seguridad del Estado se involucró en un típico problema de separación de una pareja.

“No tengo un conocimiento profundo de lo que pasó, pero lo que veo es que están tratando de mezclar dos cosas, algo que por ejemplo ocurrió en mi caso”, indicó Rodiles a El Nuevo Herald.

Rodiles estuvo 19 días en un calabozo para delincuentes comunes del Departamento Técnico de Investigaciones de la Policía (DTI), en el municipio 10 de Octubre. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, radicada en La Habana, puso especial atención al caso y concluyó que Rodiles era un prisionero político.

“Me da la impresión que está pasando con Santiesteban lo mismo [que pasó conmigo]”, añadió Rodiles.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria