McAfee es la nueva celebridad de Miami Beach

 

achardy@elnuevoherald.com

John McAfee, el polémico gurú millonario de los antivirus informáticos, pasó el jueves su primer dia completo en libertad en South Beach como suelen hacerlo las celebridades: rodeado de periodistas, tomándose fotos con turistas y yendo de compras en las boutiques de la zona.

En conferencias de prensa, entrevistas y conversaciones con reporteros, fotógrafos y camarógrafos, McAfee respondió a cientos de preguntas, negando que haya sido entrevistado por agentes del Servicio de Rentas Internas (IRS) o la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) tras llegar en la víspera deportado de Guatemala o que haya asesinado a su vecino Gregory Faull, un contratista de la construcción del área de Orlando cuya muerte desencadenó la notoriedad internacional del empresario tecnócrata. Afirmó que las alegaciones sobre el homicidio fueron parte de un complot de las autoridades de Belice para extorsionarlo.

“No tuve absolutamente nada que ver con el homicidio en Belice”, declaró. “Todo esto que me ha pasado, no tiene nada que ver con el homicidio. Todo esto empezó el 30 de abril del año pasado cuando 42 soldados armados irrumpieron en mi propiedad, mataron a mi perro con un disparo en la cabeza, me esposaron por 14 horas y destruyeron parte de mi propiedad con daños valorados en medio millón de dólares y luego me liberaron sin hacerme cargo alguno”.

Al dia siguiente de la irrupción, insistió, una persona se le acercó y le preguntó si estaba dispuesto a pagar $2 millones.

“No quieren nada sino dinero”, apuntó. “Si les hubiera pagado o les hubiera dado los sobornos que pedían, me hubieran dejado de hostigar”.

Al preguntársele qué evidencia tiene la policía de Belice en su contra, McAfee dijo que nada.

“Esto que pasó fue la octava, novena o décima vez que trataron de acusarme formalmente”, dijo. “Empezó con las alegaciones de que estaba operando un laboratorio ilegal de metanfetaminas en abril.”

Apunto que luego de que las autoridades irrumpieron en su propiedad, decidió contactar a la prensa para darle publicidad a la situación.

“Lo que esperaban era que les diera un cheque, y como no lo hice, enviaron a los soldados’’, dijo.

La teoría de McAfee en cuanto al homicidio es que pudo ser el resultado de un ataque de ladrones armados.

“Belice es un país peligroso”, sostuvo. “Hay robos de casas todo el tiempo y los estadounidenses acaudalados son blanco de los ladrones”.

Aceptó que Faull no le caía bien porque se quejaba constantemente de sus perros, pero insistió en que eso no fue motivo para el homicidio.

McAfee, de 67 años, arribó al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) el miércoles por la noche y de ahí un taxi lo depositó en el Hotel Beacon sobre Ocean Drive, frente a la famosa playa de South Beach, donde el jueves salió a hablar con decenas de periodistas que lo esperaban. Explicó entonces cómo fue que entró a Estados Unidos negando que agentes del IRS lo hubieran interrogado..

“Los únicos que hablaron conmigo cuando salí del avión fueron los del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP)”, afirmó. “Cuando el avión paró, me llamaron por mi nombre y había un grupo grande de personas que parecían policías y les pregunté ‘¿estoy en problemas?’ y me dijeron ‘no señor, estamos aquí para ayudarle’ ”.

También dijo que estaba cansado y que deseaba primero desayunar, aunque de inmediato hizo una petición al Departamento de Estado para que expidiera visas para dos mujeres que identificó como sus novias, Samantha y Amy. No dio sus apellidos ni explicó con detalles quiénes eran las dos mujeres, aunque horas después le dijo a una reportera de The Miami Herald que Amy es una ex novia y Samantha la hija de un empleado suyo.

“Si alguno de ustedes tiene amigos en el Departamento de Estado, o si alguien en el Departamento de Estado está escuchando esto, necesito ayuda para conseguir visas para esas dos jóvenes mujeres que también huyeron de Belice”, declaró McAfee.

Agregó que ambas están legalmente en Guatemala, pero que desea traerlas a Estados Unidos porque no pueden regresar a Belice.

Su próximo paso, dijo por la mañana, era comer porque “sólo he estado consumiendo comida guatemalteca de cárcel por una semana, que odio describir, y por ende deseo comer tocino y huevos”.

El empresario se había refugiado en Guatemala el pasado 3 de diciembre huyendo de Belice, su país de residencia y donde era buscado para ser interrogado por el asesinato de su vecino, acusación que negó repetidamente en South Beach el jueves.

Presuntamente, McAfee decidió residir hace varios años en Belice, considerado como un paraíso fiscal, para evadir el pago de impuestos en Estados Unidos. Pero McAfee también negó enfáticamente en South Beach que haya dejado de pagar impuestos en Estados Unidos.

“No soy tan estúpido como para no pagar impuestos”, dijo. “Yo puedo escapar de Belice, pero no del IRS”.

Por otra parte, McAfee afirmó que estaba feliz de estar de regreso en su país.

“Me siento maravilloso de estar aquí”, dijo. “Como muchos de ustedes saben, he estado huyendo no sólo por cinco semanas, sino por 10, con Samantha. Toda la historia no se ha contado todavía”.

Negó entonces que las autoridades federales le hayan dado trato preferencial a su llegada. Sin embargo, admitió que los funcionarios que lo recibieron lo pusieron en un vehiculo y lo llevaron a un taxi.

“Me escoltaron unos 12 funcionarios”, recordó. “Fueron muy amables y cordiales.”

Al preguntársele si mostró su pasaporte, McAfee respondió que los agentes le dijeron que no se preocupara, “que todo estaba ya arreglado” para que pudiera entrar al país. Horas después dijo a una reportera de The Miami Herald que no tenía el pasaporte con él, pero que los funcionarios de inmigración lo tenían con ellos cuando llegó.

“Dimos vueltas al aeropuerto por largo tiempo y me preguntaron a dónde quería ir y como estaba paranoico les dije que me llevaran a un taxi”, dijo.

“No recibí ningún trato especial, sólo me ayudaron a encontrar un lugar seguro”, señaló.

Migdalia Travis, vocera de CBP en Miami, dijo que no podía hacer ningún comentario sobre el caso debido a reglamentos de privacidad. Pero un funcionario federal dijo que era posible que alguna agencia policial hubiera dado protección a McAfee para evitar incidentes. La policía de Miami-Dade, que tiene jurisdicción en MIA, dijo no haber estado involucrada en el recibimiento del empresario.

En conversación luego con un fotógrafo de El Nuevo Herald, McAfee dio más detalles de cómo se sentía, cómo lo trataron al llegar, y porque se hospedaba en el Beacon.

“Siempre vengo aquí porque es el mejor hotel en la playa”, dijo. “Aquí me tratan muy bien. Cada vez que estoy en Miami Beach vengo aquí porque me tratan como rey”.

Luego McAfee invitó a tres fotógrafos y un reportero a subir a su habitación en el cuarto piso del hotel, con vista a la playa. Era una habitación relativamente pequeña con paredes pintadas en verde y blanco. La cama estaba hecha y había una almohada de color naranja, con una pantalla de televisión plana colgando de la pared de enfrente.

No había evidencia de mucha ropa o equipaje en el cuarto.

McAfee, en persona, es un tipo amable y divertido. Le gusta hacer bromas con periodistas y con los turistas que lo acosaban con pedidos de tomarse fotos con él. En un momento, un vendedor de botellas plásticas de agua fría le gritó: “Hey, John, cómprame agua”.

McAfee se dio la vuelta de inmediato y le compró la botella por $1.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria