Ileana Ros-Lehtinen intercede por veterano en cárcel mexicana

 

pmazzei@MiamiHerald.com

Cuando la madre de un veterano militar arrestado y detenido en una peligrosa cárcel extranjera llamó hace dos semanas a la oficina de su representante federal en busca de ayuda, Ileana Ros-Lehtinen dijo que le costó trabajo creer que Jon Hammar, soldado de primera de los Marines, estuviera en la cárcel por llevar consigo una escopeta de sesenta años a México.

“Dijimos: ‘Seguro que ella está exagerando’ ”, recordó Ros-Lehtinen, republicana de Miami.

Pero ella no exageraba. El hijo de Olivia Hammar llevaba casi cuatro meses en una prisión estatal en Matamoros, junto a la frontera de EEUU.

Sus padres, quienes viven en Palmetto Bay, trataron de resolver el asunto discretamente, contratando abogados en México y lidiando con el consulado de EEUU en ese país. Pero su esfuerzo no tuvo resultado alguno.

Ahora la familia ha salido a la palestra pública, tan pública que hasta los carceleros de Hammar han visto el caso en las noticias.

“¿Qué está pasando?”, preguntó Hammar el miércoles en una llamada a altas horas de la noche, según sus padres. “Aquí los guardias están volviéndose locos”.

La historia de cómo Hammar, de 27 años, quien regresó de las guerras de Irak y Afganistán padeciendo de trastorno de estrés postraumático (PTSD) y esperaba encontrar un poco de tranquiidad haciendo surf en Centroamérica, acabó encadenado a una cama en una cárcel mexicana, llamó la atención general después de que McClatchy, la compañía madre de The Miami Herald, publicó un reportaje sobre el caso la semana pasada.

En agosto, Hammar y otro ex infante de marina que había sufrido PTSD cruzaron a México en una casa rodante Winnebago de 1972, con planes de ir manejando hasta Costa Rica. Los detuvieron porque Hammar había traído consigo una escopeta Sears & Roebuck calibre .410 que había pertenecido a su bisabuelo.

Hammar había recibido instrucciones de las autoridades estadounidenses de hacer papeles de registración para la escopeta, que sirve únicamente para cazar pájaros, dijo su familia. Pero las autoridades mexicanas ignoraron los papeles y acusaron a Hammar de posesión de un arma de uso restringido a las fuerzas armadas mexicanas, un delito grave. De ser hallado culpable, podría recibir una sentencia de 3 a 12 años.

Días después de que Hammar fuera encarcelado, sus padres recibieron llamadas de otros presos involucrados en un cartel de drogas que trataban de chantajearlos, dijeron los Hammar.

Ellos no pagaron. Diplomáticos estadounidenses consiguieron que sacaran a Hammar de entre los demás presos y lo pusieran en confinamiento solitario. Allí, funcionarios mexicanos han dicho que Hammar es encadenado periódicamente a la cama o la pared para impedir que trate de huir, dijo Ros-Lehtinen a los reporteros el jueves en su oficina de Miami.

Ros-Lehtinen y el senador demócrata de la Florida Bill Nelson han hablado sobre Hammar en sesiones del Congreso. Más de dos docenas de congresistas han firmado una carta a la secretaria de Estado Hillary Clinton y la secretaria de Seguridad Territorial Janet Napolitano que fuera redactada por la oficina de Ros-Lehtinen.

“Me siento optimista de que todo va a salir bien”, dijo Ros-Lehtinen, a quien se le unió el comisionado de Miami-Dade José “Pepe” Díaz, también ex Marine, y otros funcionarios electos. “En estos pocos días antes de las Navidades, vamos a traer a su hogar a Jon Hammar”.

Los amigos de Hammar de su secundaria, Westminster Christian School, y su iglesia, Old Cutler Presbyterian, ambas en Palmetto Bay, también se han movilizado, junto a los compañeros de natación de su hermana menor Katie. Ellos crearon un par de peticiones en internet pidiendo la liberación de Hammar. Hasta la tarde del jueves, las dos peticiones habían reunido más de 12,000 firmas.

Más de tres docenas de amigos de Hammar se reunieron el jueves en la oficina de Ros-Lehtinen, con cintas amarillas en apoyo a las familias de militares. Compañeros de clase de la hermana de Hammar, la cual no ha podido regresar todavía a casa porque está tomando exámenes universitarios en Carolina del Norte, dijo que ellos han decorado árboles en Westminster con mensajes para Hammar.

“Todo el mundo lo quiere”, dijo de Hammar Brittany Hays, de 22 años, quien lo conoce hace más de una década.

Varios amigos describieron a Hammar como de buen corazón y amistoso, con la melena y el comportamiento relajado de un surfista. Cuando era niño, sus amigos hispanos le decían “Juan Martillo” (una traducción jocosa del significado fonético de su nombre). En la secundaria, muchas muchachas vivían enamoradas de él. A él le encantaba el agua y trabajaba de voluntario enseñando a niños discapacitados a navegar, dijo un vecino suyo y compañero de clases de secundaria.

Después de los ataques terroristas del 9/11, Hammar y un grupo de amigos se enlistaron en el Cuerpo de Infantería de Marina. El fue enviado a Afganistán e Irak, donde su batallón perdió más de una docena de soldados, hasta que le dieron baja con honores en el 2007. Prestó servicio luego otros cuatro años en la reserva inactiva.

El año pasado, Hammar entró voluntariamente a un centro residencial de tratamiento para veteranos en California, donde recibió tratamiento por nueve meses en PTSD. (Su madre dijo que él se quejaba de que el mar en California era demasiado frío para el surf. “Tengo que regresar a Miami”, le dijo.)

En la cárcel, Hammar revirtió a modo de combate, afirmó su madre, quien le dice Jonny.

“Además de sentirse un poco desesperanzado, está furioso”, dijo ella. “Se ha leído toda la Biblia, porque es lo único que tiene”.

Olivia Hammar, directora de una revista, dijo que ella busca en Google todas las mañanas noticias sobre México para averiguar si ha pasado algo violento en la cárcel de Matamoros o cerca de la misma. Ella esperaba que Hammar regresara de México en septiembre, cuando su esposo, ingeniero de software que también se llama Jon, viajó a Matamoros a luchar porque pusieran en libertad a su hijo.

“La situación se ha hecho precaria ahora que hemos salido a la palestra pública”, dijo Jon Hammar, quien hizo un llamado a terminar “con este suceso tonto y desafortunado”.

Los amigos de Hammar, quienes tienen la esperanza de que él haya regresado para las Navidades, están planeando una celebración para el 26 de diciembre. También se está elaborando un plan para recaudar dinero con vista de enviar a Hammar a Costa Rica, en avión.

“Estamos muy orgullosos de todo lo que él ha hecho”, dijo su amiga Jessica Fernández. “No vamos a descansar hasta que él no esté de regreso en casa”.

Más de Estados Unidos

  •  

El secretario de estado de los EEUU aterriza en El Cairo el lunes 21 de julio de 2014. Regresa a Oriente Medio confiado en poder conseguir un alto al fuego entre Israel y Hamas.

    EEUU busca el apoyo de la comunidad internacional

    El ministro de asuntos exteriores egipcio planteó la posibilidad el martes de reanudar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos en el marco de la negociación de un alto el fuego en la guerra que se ha desatado en la Franja de Gaza.

  •  

El presidente Barack Obama habla en Washington el 21 de julio de 2014. Dos cortes emitieron fallos opuestos sobre los subsidios a la salud que su gobierno da a personas de bajos y medianos ingresos, el martes 22 de julio de 2014.

    Mantienen subsidios a seguros de salud en EEUU pese a fallo judicial

    La ley de salud del presidente Barack Obama está envuelta en una nueva batalla legal después que dos cortes federales de apelaciones emitieran el martes con horas de diferencia fallos opuestos sobre un aspecto de financiación crucial.

  •  

Eric Garner, a la derecha, posa con sus hijos durante un paseo con la familia, en esta foto que facilitó la Red Nacional de Acción el sábado 19 de julio de 2014. Garner, de 42 años, murió debido a una llave con la que lo asfixió el jueves 17 de julio un policía en Staten Island, en Nueva York, deceso que desconcertó a quienes lo conocían.

    NY: Investigan muerte de persona ante policía

    Eric Garner era muy conocido en las calles cercanas a los muelles de transbordadores en Staten Island: para sus amigos, un gigante agradable y bonachón que solía tranquilizar a otros con palabras; para la policía, la cara persistente de alguien que infringía la ley vendiendo cigarrillos sueltos sin impuestos.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria