Los niños de la Primaria Sandy Hook recibieron múltiples disparos

 

The New York Times

Todos los niños que mató el asaltante en la Escuela Primaria Sandy Hook, de Newtown, en Connecticut, recibieron múltiples disparos, según el médico forense principal del estado, quien dijo que era la peor escena de un crimen de la que había sido testigo en tres décadas de labor.

“Fueron heridas devastadoras”, afirmó el doctor H. Wayne Carver II, el jefe de la Oficina del Forense de Connecticut. Amplió que al parecer todos los niños habían sido asesinados con un arma larga que llevaba el asesino, entre otras que la policía encontró en la escuela.

El doctor Carver indicó que a los padres les mostraron fotos de los niños para que no tuvieran que ver los terribles resultados del tiroteo, en el que murieron 20 niños además de seis adultos en la escuela. El hombre armado, identificado por agentes de la policía como Adam Lanza, se quitó la vida y además mató a su madre en su casa antes de ir al centro escolar. El doctor Carver indicó que no habían terminado todavía el examen de los cuerpos de Lanza y su madre.

El doctor Carver afirmó que en las siete autopsias que llevó a cabo en persona las víctimas tenían entre 3 y 11 heridas.

Después de terminar los exámenes e informar a las familias, las autoridades dieron a conocer los nombres de los muertos.

Los pequeños fueron 12 niñas y 8 varones. Todos los niños eran de primer grado, informaron las autoridades.

Un total de 16 de los 20 tenían 6 años; el resto tenían 7. Una niña acababa de cumplir 7 años el martes.

Al dar a conocer cada nombre, la sombría realidad de la pesadilla del viernes se hizo más terrible.

La más pequeña de las víctimas acababa de cumplir 6 años en noviembre, un niño llamado Noah.

La mayor tenía 56 años, la psicóloga de la escuela, quien fue asesinada cuando corría a detener al hombre armado, de 20 años, quien convirtió la escuela primaria en la escena de una masacre el viernes.

Durante el día fueron esclareciéndose nuevos detalles sobre lo sucedido el viernes en la escuela.

La directora y la psicóloga de la escuela murieron mientras forcejeaban con el hombre armado “para proteger a sus estudiantes”, afirmó el sábado la superintendente escolar.

Ese fue uno de los actos de valentía que tuvieron lugar en el plantel escolar.

La superintendente, Janet Robinson, dijo que los maestros y empleados que se vieron atrapados en el segundo tiroteo más letal en una escuela del país se las arreglaron para salvar las vidas de estudiantes con “increíbles actos de heroísmo”. Relató que un maestro había ayudado a los niños a escapar por una ventana. Otro llevó a sus estudiantes a un aula con un horno de cerámica y los mantuvo allí hasta que pasó el peligro.

Pero no fue suficiente: los primeros policías en llegar describieron una escena de carnicería en los dos salones de clase donde fueron asesinados los niños. Nadie se movía y no quedaba nadie a quién salvar. El sábado, un portavoz de la policía, el teniente J. Paul Vance, declaró que el asaltante, Adam Lanza, de 20 años, había entrado a la fuerza en la escuela, cuyo sistema de seguridad exige que a los visitantes se les abra desde adentro. Explicó que los investigadores continuaban buscando información sobre Lanza, y habían reunido “algunas pruebas muy sólidas”. Dijo además que una sobreviviente, una mujer que fue herida en la escuela, sería “esencial” para reconstruir lo sucedido.

El teniente Vance no pudo brindar explicación alguna por una masacre que tuvo lugar con escalofriante velocidad, cuando Lanza abrió fuego en un aula y luego en otra, convirtiendo un lugar en que se supone que los niños estén seguros —una escuela primaria con un cartel al frente que dice “Los visitantes son bienvenidos”— en un símbolo nacional de congoja y horror.

Explicó que los cadáveres de las víctimas habían sido sacados de la escuela, pero añadió que los investigadores permanecieron en la escena, buscando posibles pistas. El teniente no quiso describir las pruebas que los investigadores —quienes continuaron peinando la escuela de una planta el sábado— habían encontrado.

Las autoridades indicaron que la masacre comenzó temprano en sábado en la casa donde Lanza vivía con su madre, Nancy Lanza. Allí le disparó en la cara a su madre, haciendo de ella su primera víctima, señalaron las autoridades. Luego, tomó tres armas de fuego que al parecer eran de ella, subió a su carro para manejar el corto trayecto que lo separaba de la escuela. Dos de las armas eran pistolas semiautomáticas. La otra era un rifle semiautomático.

Vestido con traje de combate, Lanza al parecer rompió el intercomunicador de la entrada. Esto contradijo reportes anteriores de que había sido reconocido y le habían permitido la entrada.

“No se le permitió la entrada a la escuela en absoluto”, subrayó el teniente Vance. “Entró a la fuerza”.

Esta versión fue confirmada con las grabaciones de los despachadores de la policía que respondieron llamada tras llamada de los adultos en la escuela. “Rompieron el cristal de la puerta del frente”, advirtió un despachador a los agentes que corrieron al lugar, repitiendo en el radio de la policía lo que una persona les había dicho al llamar al 911. “No saben por qué”.

Los despachadores se mantuvieron informando sobre el drama que tenía lugar en la escuela. “El individuo a quien tengo en el teléfono indica que sigue oyendo lo que cree que son tiros”, aseguró un despachador.

Pronto, otro despachador reportó que “los tiros parecen haber cesado”, y la conversación en los radios policiales cambió a la necesidad de que hubiera suficiente ayuda disponible en camino.

“¿Cuál es el número de ambulancias que hacen falta?”, preguntó un despachador.

La respuesta sugirió el alcance inconcebible de la tragedia: “No nos están dando un número”.

Otra transmisión de radio, al parecer de alguien en la escuela, subrayó la desesperación del momento: “Sería bueno que averigüen si los pueblos circundantes nos pueden mandar personal médico de emergencia. Los nuestros no dan abasto”.

Reinaba un extraño silencio en la escuela cuando los agentes entraron a toda prisa con armas en la mano. En una sección del edificio estaban los muertos y moribundos, mientras que en el resto los que se habían salvado de las balas tenían órdenes de sus maestros de mantenerse en silencio en sus escondites. Los agentes descubrieron una escena mucho horrible: tras asesinar a los niños y empleados de la escuela, afirmaron las autoridades, Lanza se había suicidado. Un agente relató que los investigadores no habían encontrado una nota de suicidio o escritos que reflejaran la planificación de un ataque tan letal.

La directora, Dawn Hochsprung, de 47 años, y la psicóloga, Mary Sherlach, de 56, estaban entre los muertos, explicaron agentes, y aun antes de que el médico forense revelara la identidad de las víctimas, ya se estaba de duelo por otros en internet. The News-Times, un periódico de Danbury, Connecticut, dijo que entre las otras víctimas estaba Lauren Rousseau, de 30 años, quien había empezado como maestra a tiempo completo en septiembre después de años de trabajar como sustituta. “Era el mejor año de su vida”, comentó su madre Teresa, editora del periódico, según The News-Times.

Otra maestra muerta, según una entrada de Facebook, fue Victoria Soto, de 27 años. Al parecer hizo que sus estudiantes de primer grado se escondieran en armarios y gabinetes cuando escuchó los primeros tiros, y luego, según algunos, le dijo al hombre armado que los niños estaban en el gimnasio. Su primo James Willsie declaró a ABC News que ella “se había interpuesto entre el hombre armado y los niños”.

“Ella perdió la vida protegiendo a los pequeños”, recalcó.

Otra de las estudiantes asesinadas fue Ana M. Márquez-Greene, la hija de 6 años del saxofonista de jazz Jimmy Greene, quien se había mudado a Newtown en julio. Varios músicos de jazz expresaron sus condolencias en Facebook, y Greene publicó una respuesta dándoles las gracias.

“Aunque la necesitamos mucho aquí y la extrañamos mucho, su madre, su hermano y yo —escribió—, Ana llegó antes que todos nosotros al paraíso”. Agregó: “Te quiero, mi pequeñita”. The Ottawa Citizen afirmó que un familiar declaró que el hijo de Greene, quien también asiste a la escuela, estaba “bien”.

Otra niña muerta en la masacre fue Emilie Parker, de 6 años, estudiante de primer grado y la mayor de las tres hijas de Robbie y Alissa Parker. Emilie nació en Ogden, Utah, donde se criaron sus padres. La familia se mudó a Connecticut hace alrededor de un año.

Emilie era “un encanto de niña”, dijo Brad Schultz, contable de Salt Lake City y amigo íntimo de Parker. “Ella iluminaba la habitación en que entraba. Ella siempre estaba de buen humor”.

La familia planea hacerle su funeral en Ogden, la segunda vez en dos meses que la familia ha regresado allá a un funeral.

Dorothy Werden, de 49 años, vive frente a Christopher y Lynn McDonnell, quienes perdieron el viernes a su hija Grace, de 6 años. Afirmó que varias familias que perdieron sus hijos vivían cerca y que la casa de los Lanza quedaba a una cuadra.

Werden señaló que había visto a Grace tomar el ómnibus el viernes por la mañana, como lo hacía todos los días a las 8:45. Poco después, recibió una llamada de que habían cerrado la escuela por emergencia, algo que pasa periódicamente, dijo, porque hay una cárcel cerca. Sólo cuando vio carros policiales de otros pueblos pasar a toda velocidad se dio cuenta de que algo andaba mal.

Como el resto de la nación, dijo, los residentes locales estaban haciéndose una pregunta: ¿por qué?

“¿Por qué tuvo él que ir a la escuela primaria y matar a todos esos niños indefensos?”, preguntó Werden.

El sábado salieron a relucir detalles aterradores sobre cómo maestros y empleados de la escuela corrieron a llevar a los niños a lugares seguros cuando empezó la masacre. Maryann Jacob, la bibliotecaria, relató que inicialmente había escondido a los estudiantes entre un librero y la pared “donde no podían ser vistos”. Amplió que ese lugar había sido escogido en prácticas de clausura por emergencias en la escuela, pero el viernes acabó llevando a los estudiantes a un cuarto de almacenamiento “porque descubrimos que una de nuestras puertas no se podía cerrar desde adentro”.

Jacob aseguró que en el cuarto de almacenamiento había creyones y papel que repartieron a los niños para que colorearan mientras esperaban. “Ellos preguntaban qué pasaba”, dijo. “Les dijimos: ‘No sabemos. Lo que tenemos que hacer es estar en silencio’ ”. Pero ella sí sabía, porque había llamado a la dirección de la escuela y se había enterado de que lo impensable había sucedido a pocos pasos de distancia.

El teniente Vance explicó que las autoridades estaban “investigando la historia de cada una de las armas” que Lanza había traído consigo a la escena de la masacre, pero no dio detalles que confirmaran los reportes de que al parecer estaban registradas a nombre de la madre de Lanza. Declaró que las armas fueron encontradas en la escuela, “a poca distancia” de donde Lanza se había suicidado.

El presidente Barack Obama, mientras tanto, usó su discurso semanal en la radio y la internet para lamentar la suerte de las víctimas y declaró que “todos los padres en Estados Unidos tienen el corazón oprimido de dolor”. Los republicanos, quienes normalmente preparan una respuesta al discurso del Presidente, no hicieron nada esta vez.

El discurso del Presidente fue similar a una declaración que leyó el viernes en la sala de prensa de la Casa Blanca, haciendo pausas más de una vez para secarse los ojos.

“Nuestros corazones están desgarrados hoy”, aseguró Obama en su discurso. Mencionó otros lugares donde ha habido asesinatos múltiples este año, incluyendo un centro comercial en Oregon, un templo sikh en Wisconsin y un cine en Colorado, así como “incontables esquinas de calles en lugares como Chicago y Filadelfia”.

“Cualquiera de estos vecindarios pudo haber sido el nuestro”, subrayó Obama. “Así que tenemos que unirnos y tomar medidas significativas para prevenir tragedias como estas, más allá de nuestras opiniones políticas”.

Más de Estados Unidos

  •  

Esta fotografía del 14 de agosto de 2012 muestra una tienda de Home Depot en Nashville, Tennessee. El martes 2 de septiembre de 2014, la cadena de tiendas de artículos de construcción dijo que investiga una posible incursión de ciberpiratas a su base de datos de clientes.

    Home Depot dice investigar posible robo de datos

    La cadena de tiendas de productos para mejoras del hogar Home Depot informó el martes que investiga una posible incursión de ciberpiratas, quienes pudieron haber robado los datos de las tarjetas de crédito de sus clientes.

  •  

 <span class="cutline_leadin">El presidente </span>Barack Obama durante su discurso en el Día del Trabajo en Milwukee.

    Obama impulsa un aumento de los salarios

    El presidente Barack Obama renovó el lunes su insistencia en que el Congreso eleve el salario mínimo, al hacer una defensa optimista del desempeño “más acelerado” de la economía, en momentos en que los demócratas inician sus campañas para las elecciones intermedias.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Milicias civiles </span>convocaron para el próximo 20 de septiembre un bloqueo de todos los puertos de entrada entre México y Estados Unidos en demanda de una mayor presencia de la Patrulla Fronteriza

    Milicias civiles en EEUU convocan a un bloqueo en la frontera

    Milicias civiles convocaron para el próximo 20 de septiembre un bloqueo de todos los puertos de entrada entre México y Estados Unidos en demanda de una mayor presencia de la Patrulla Fronteriza en la zona y que se refuercen las leyes migratorias.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria