Asesino de Connecticut planeaba ataque mucho mayor

 

Servicios de El Nuevo Herald

Adam Lanza, el atacante de la Escuela Primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, tenía todavía “cientos” de balas disponibles para el fusil y las pistolas con las que asesinó a 20 niños y seis adultos en la matanza escolar del viernes, lo que ha hecho pensar a las autoridades que el joven planeaba un ataque mucho mayor, según informaron el domingo las autoridades.

Lanza tenía “múltiples” cargadores de alta capacidad, de 30 balas cada uno, para el fusil semiautomático, explicó el teniente Paul Vance, portavoz de la policía estatal de Connecticut, en una conferencia de prensa.

El autor de la matanza también contaba con “múltiples” cargadores para las dos pistolas semiautomáticas que llevó a la escuela, aunque sólo empleó una de ellas para quitarse la vida, añadió.

Como resultado, había cientos de balas todavía sin usar.

En la escuela hubo 26 muertos y un herido, por lo que las autoridades creen que Lanza buscó fríamente causar el mayor número posible de muertes.

El arma empleada era un Bushmaster AR-15, la versión civil del fusil de asalto M-16 empleada ampliamente por las fuerzas armadas de Estados Unidos.

La principal diferencia es que la versión civil es semiautomática (un disparo por cada presión del gatillo), ya que está prohibida la venta de armas completamente automáticas.

Se trata del mismo fusil empleado en el 2002 por el llamado “francotirador de Washington”, que mató a una decena de personas en una serie de asesinatos durante varias semanas en la región de la capital estadounidense.

Las autoridades también encontraron una escopeta en el vehículo que Lanza usó para llegar hasta la escuela.

Sin embargo, días después del tiroteo, la gran interrogante para las autoridades sigue siendo qué llevó al joven Adam Lanza a cometer una de las peores masacres de la historia de Estados Unidos, con un total de 27 víctimas, informó la agencia EFE.

La policía ha conseguido reconstruir prácticamente completamente lo sucedido y, por primera vez, ha confirmado que el autor del tiroteo es Lanza. Pero, sin cartas o confesiones, el porqué es una pregunta que no se podrá responder, si es que se puede algún día, hasta que no se complete la investigación.

“Aún no tenemos una razón específica, estamos buscando sin parar para responder a esa pregunta”, declaró a los medios de comunicación el teniente Paul Vance, de la policía estatal de Connecticut, quien advirtió de que éste es un proceso “muy lento” y “hará falta mucho tiempo” para conocer los motivos.

Entretanto, la policía sí confirmó que todo empezó el viernes a primera hora de la mañana, cuando Lanza acudió al cuarto de su madre, Nancy, y le disparó en la cabeza en varias ocasiones, lo cual, según han apuntado fuentes oficiales a diversos medios, se produjo mientras ella seguía en pijama recostada en la cama.

Después, el joven de 20 años se subió al automóvil de su madre, cargado con un total de tres armas que ésta, coleccionista de armamento y aficionada al tiro, había comprado legalmente: un rifle semiautomático Bushmaster AR-15 y dos pistolas, también semiautomáticas, una Glock y una Sig Sauer.

Mucho se ha hablado durante estos días de la personalidad de Nancy Lanza y en particular sobre su colección de pistolas y rifles, de la que hablaba a veces en el bar donde se solía reunir con sus amistades, My pizza place, según relató uno de sus amigos, Dan Holmes.

“Una vez me enseñó uno de sus rifles en la puerta de su casa”, explicó Holmes, quien asegura que ella charlaba a veces sobre cómo le gustaba el tiro, “como a mucha gente”, pero que era una mujer “responsable”, por lo que lamenta que “la prensa la esté pintando de una manera diferente”.

A su llegada al colegio Sandy Hook, Adam Lanza rompió un cristal para poder adentrarse, sorteando así el sistema automático de la entrada, y empezó a disparar a quemarropa en el pasillo y dos aulas con su fusil, una versión civil del rifle de asalto M-16 empleada ampliamente en las fuerzas armadas de EEUU.

En su sangriento camino perecieron la directora del centro y la psicóloga, que trataron de impedirle el paso, cuatro profesoras que, como Victoria Soto, intentaron desesperadamente refugiar a los niños en los armarios y baños, y un total de 16 pequeños de 6 años y otros cuatro de 7 años, todos ellos con al menos tres balazos.

Lanza no decidió quitarse la vida hasta que no escuchó la llegada de la policía, según detalló el domingo el gobernador del estado de Connecticut, Dannel Malloy, quien afirmó que se cree que el joven planeaba una matanza mayor debido al número de proyectiles que cargaba.

“Suponemos que cuando estaba en la segunda aula escuchó a los oficiales aproximarse. Al parecer en ese momento decidió quitarse la vida”, dijo Malloy en entrevista con la cadena ABC. El gobernador no habló de los motivos del ataque y un policía dijo que no han encontrado cartas o diarios que pudieran darles alguna pista, indicó la Associated Press.

Adam “era excéntrico, jugaba videojuegos pero nunca violentos”, relató su tío, Jonathan Lanza, quien dijo que todavía no puede creer que su sobrino, que según cuenta tomaba medicación para la esquizofrenia, cometiera esta atroz masacre.

La tragedia ha golpeado duramente a los ciudadanos de la pequeña y pacífica localidad de Newtown, que, atravesada por un río y rodeada de bosques en la región estadounidense de Nueva Inglaterra, solamente había registrado un homicidio durante la última década.

Pero la localidad no logra alejarse completamente del miedo, ya que hoy la iglesia Santa Rosa de Lima, donde han acudido la mayor parte de los ciudadanos de Newtown a orar por las víctimas, tuvo que ser evacuada hoy por una llamada de amenaza.

Varios cientos de personas se dieron cita desde muy temprano en la iglesia católica Saint Rose of Lima, la misma que había organizado uno de los primeros servicios religiosos tras la tragedia que golpeó el viernes al pequeño pueblo de Connecticut, precisó la Agence France Presse.

Pero la iglesia debió ser evacuada por la policía en medio de la última misa del día por una amenaza telefónica, en un incidente que empañó la jornada para una comunidad ya traumatizada.

“Fue en medio de la misa. Nos pidieron a todos que saliéramos debido a una amenaza. La iglesia estaba llena”, contó Anne, originaria de Hartford [capital del estado de Connecticut], quien se encontraba en el interior del templo en el momento de la evacuación, pasado el mediodía.

“Una llamada de teléfono inquietó a la policía. Era lo bastante creíble como para evacuar el lugar y verificar. Monseñor Robert Weiss, el pastor, interrumpió su homilía durante la misa. La gente se retiró con mucha calma y dignidad”, indicó de su lado Brian Wallace, vocero de la diócesis.

La policía y miembros de la fuerza de intervención rápida SWAT entraron en el templo y en un edificio adyacente, mientras repicaban las campanas de la iglesia.

Una hora más tarde, Wallace anunció que no había ningún peligro pero que de todas maneras el edificio quedaba cerrado “para devolver la calma”.

Hasta allí, el recogimiento y la unidad en los templos había marcado la jornada dominical dedicada por el pueblo de Newton a homenajear a las víctimas.

“Fue muy difícil concentrarse en la iglesia. Honestamente todo lo que quería era tener a mis hijos conmigo, estar rodeada de gente y apoyar a la comunidad”, afirmó Michelle Garraty, de 40 años y madre de tres niños, tras asistir a una de las primeras misas en Saint Rose of Lima.

A diferencia del viernes por la noche, esta vez las misas fueron cerradas a la prensa por pedido de algunos feligreses, explicó el vocero de la iglesia.

Mostrando la incomodidad de parte de los vecinos de Newtown ante la invasión de periodistas de todo el mundo ávidos de información, un habitante del pueblo pidió “respeto” para las familias de las víctimas, en especial de cara a los “próximos duros días” que se avecinan con los funerales.

“Apreciamos su respeto, ahora y en el futuro, por la familias”, afirmó Ray Gallagher conteniendo las lágrimas bajo la lluvia.

Un voluntario de la Cruz Roja, Rosty Slabicky, que también asistió a la misa en la iglesia Saint Rose of Lima, señaló que las familias y quienes brindaron asistencia de inmediato en el lugar de la tragedia estaban “destrozados”.

“La comunidad está reuniéndose y rezando. Están destrozados. No solo las familias, sino también los miembros de los servicios de emergencia están viviendo la crisis de una forma muy personal”, señaló.

Otras iglesias del pueblo que ofrecieron servicios el domingo fueron St. John’s Episcopal Church y United Methodist Church, ambas cercanas a la escuela Sandy Hook, así como la pequeña Trinity Episcopal Church, donde algo más de una veintena de personas asistió a una misa.

Mientras tanto, decenas de personas seguían acercándose al “memorial” improvisado junto al cartel de entrada a la escuela Sandy Hook, donde depositaban flores y osos de peluche.

Junto al gran árbol de navidad del pueblo ubicado al lado de un puente en la calle principal, otro lugar de peregrinaje, había velas, notas escritas a mano, juguetes y más flores.

En la cima de la calle que lleva a la escuela podía verse una hilera de pequeños árboles de navidad decorados también con ositos y otros juguetes. “Es para los chicos”, afirmó una residente de la localidad.

Más de More top mobile stories

  •  

Esta imagen sin fechar suministrada por Google muestra una aeronave no tripulada durante una entrega. Google está tratando de armar una flota de drones diseñados para eludir el tránsito y entregar paquetes mucho más rápido.

    Google arma flota de drones para hacer entregas

    El laboratorio de investigación de Google está tratando de armar una flota de aeronaves no tripuladas diseñadas para eludir el tránsito terrestre y hacer entregas de paquetes mucho más rápidas.

  • Ex conejita de Playboy a prisión por narcotráfico

    La ex conejita de Playboy Brandi Brandt fue sentenciada a hasta seis años de prisión por haber formado parte de una red de narcotraficantes que trajo cocaína a Australia.

  •  

Joan Rivers.

    Hija: Joan Rivers en estado grave

    Joan Rivers permanecía el viernes grave en un hospital de Nueva York, al día siguiente de haber sufrido un paro cardiaco en un consultorio médico.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria