La familia de la directora del Sandy Hook relata su dolor

 

Agence France Presse

El marido de la directora de la escuela primaria de Newtown asesinada mientras trataba de detener al tirador antes de que acabara con la vida de más niños, dijo a CNN este lunes que, en un primer momento, se sintió enfadado porque su mujer puso su vida en peligro.

Dawn Hochsprung se encontraba en una reunión el viernes por la mañana cuando el tiroteo comenzó en el vestíbulo de la escuela primaria de Sandy Hook, en la pintoresca ciudad de Newtown, Connecticut (noreste de EEUU).

El tirador alcanzó finalmente a 20 pequeños y a seis profesores y trabajadores del centro educativo, incluyendo a Hochsprung, que se abalanzó sobre él tratando de detener la matanza, antes de que éste dirigiera su pistola hacia ella.

El marido de Hochsprung, George, contó a CNN lo que dos de los profesores que se encontraban en la reunión con su esposa le habían relatado.

“Habían tiros. Alguien cerró la ventana. Alguien entró, no en la oficina, sino en el edificio, en el vestíbulo. Y Dawn nos dijo que fuéramos a escondernos”, aseguró George que le habían contado los profesores.

Hochsprung “y al menos un profesor más salieron e intentaron contener al asesino. No sé de dónde salió esto. Dawn medía 5,2 pies (1,59 metros), continuó su esposo sentado en compañía de sus tres hijas nacidas de un matrimonio anterior y junto a una de las dos hijas del anterior matrimonio de Dawn.

”Dawn se puso en peligro. Y he estado enfadado por ello. Enfadado. Hasta ahora, cuando conocí a dos mujeres que me contaron que consiguieron refugiarse mientras ella se enfrentaba al tirador“, relató George.

”Ella podía haber evitado hacer eso. Pero no lo hizo. Y yo sabía que no lo haría. Por eso ya no estoy enfadado. No estoy molesto. No estoy enfadado con nadie. No estoy enfadado“, repitió como si esperara que su mujer pudiera escucharle, añadiendo en voz baja: ”Sólo estoy muy triste“.

En este sentido, George añadió que nunca pensó que sobreviviría a su mujer, que era mucho más joven que él.

Los miembros de la familia Hochsprung tenían las manos entrelazadas y no pudieron evitar las lágrimas al recordar sus vidas con Dawn.

La hija de la directora del centro, Erica, habló del apoyo que brindaba su madre a la escuela.

”En cada partido, ella estaba allí. En cada espectáculo de animadoras, ella estaba allí. Para cada competición de baile. Estaba haciendo trabajo en las gradas. Pero allí estaba. Y ella era mi apoyo. Mi gran apoyo“, dijo.

Preguntada sobre lo que le diría a su madre ahora, Erica sólo pudo mascullar: ”Regresa. Sólo vuelve“.

Más de Cobertura especial: Masacre en Hialeah

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria