El concepto prehispánico del tiempo, la clave para entender la profecía maya

 

EFE

La idea que las culturas prehispánicas tenían del tiempo como un proceso cíclico frente a la concepción lineal que impera en la actualidad es, según expertos, la clave para entender en qué consiste exactamente la profecía maya del 21 de diciembre y por qué se ha malinterpretado.

“Aquí primero tenemos un problema epistemológico de un mundo como el nuestro que quiere entender un mundo radicalmente distinto como el mundo mesoamericano prehispánico”, afirmó en entrevista con Efe el profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Patrick Johansson.

Los mayas no pudieron vaticinar la llegada del fin del mundo, entre otros motivos porque en su cosmovisión no existía el concepto lineal del tiempo que se utiliza en Occidente, con una mentalidad apocalíptica heredada de la tradición judeo-cristiana.

“En el tiempo occidental partimos de una fecha que podría ser, por ejemplo, el nacimiento de Cristo, y de manera totalmente lineal vamos hacia el futuro (…); en el mundo indígena había ciclos después de los cuales era borrón y cuenta nueva”, declaró.

La ya famosa profecía maya, que supuestamente sitúa entre los días 21 y 23 de diciembre el fin del mundo, se originó a partir de una lectura errónea de una inscripción hallada en un panel jeroglífico empotrado en un muro, conocido como el Monumento de Tortuguero, en el Estado de Tabasco, sureste del país.

En ella, según la traducción de la escritura jeroglífica, puede leerse: “Trece b'aak'tuunes habrán acabado (en el) día 4 ajaw 3 k'ank'iin, ello habrá ocurrido”, en referencia a la finalización, según las creencias mayas, de la era que comenzó en el año 3114 a.C., el 13 “batkun”.

Para el profesor Johansson, aunque ninguno de los pueblos mesoamericanos vaticinó el fin del mundo, sí estaban preocupados por esa idea de naturaleza “universal”, y tuvieron la capacidad de canalizar ese miedo mediante la creación de los llamados “nemontemi” o “días baldíos”, una de las últimas investigaciones del experto.

“El fin del mundo es algo universal, pero los antiguos mexicanos sí tuvieron la sabiduría de poner a cada año cinco días de caos para tener una vivencia caótica antes de regresar al cómputo calendárico normal, y eso permitía drenar toda esta angustia que tienen los hombres desde tiempos inmemoriales”, precisó.

Estos días “que no contaban” se encontraban al final del último mes de cada año, equivalente a un ciclo completo del sol, y durante los mismos se producía un “suspenso”, por el cual aunque “se contaban en términos de cómputo en el calendario, no estaban contemplados en términos astrológicos”, según las últimas indagaciones.

“Por mucho que los mecanismos calendáricos de la temporalidad fueran perfectos, había que insinuar, insertar algunos elementos caóticos, y cada año en los nemontemi o días baldíos había una especie de caos dentro del calendario”, agregó.

De esta forma, durante estos cinco días “no se hacía nada” y “si alguien se tropezaba significaba que se iba a caer el resto de su vida”, en una especie de “resonancia extraordinaria”, por la cual era mejor no padecer ninguna desgracia durante estas jornadas.

“Ellos sentían que durante esos cinco días estaban en el caos primordial. Eso me parece sabio porque evita eventualmente que tengamos que esperar un fin catastrófico del mundo al final de los tiempos, como en el contexto cristiano”, dijo el investigador.

Los que tenían la desgracia de nacer durante los días nemontemi “veían su ser permeado por la vanidad de aquellos días y se convertían en personas vanas”, es decir, “que no pertenecían a ningún tiempo, ni a ningún lugar”, pues ni siquiera tenían “tonalli”, una especie de “entidad anímica del cuerpo humano”, afirmó.

Este elemento de canalización de la angustia por el fin del mundo, es según el experto, solo una prueba más de la importancia que tenía para las culturas mesoamericanas el registro y el estudio del tiempo, un elemento que incluso se veía en el lenguaje, donde las fechas hacían el papel de adverbios de tiempo.

Para la profesora e investigadora de lengua y cultura maya de la Universidad Autónoma de Campeche (UACAM) Cessia Esther Chuc Uc, los mayas prehispánicos tenían la necesidad de calcular el tiempo porque les afectaba en todos los aspectos de su vida, desde las previsiones climatológicos y las cosechas, hasta los conflictos entre tribus.

“El tiempo, si bien es cierto que es matemática pura, también sirvió para tener una estabilidad social y política”, aseguró Chuc Uc, quien agregó que esta necesidad procedía también de la estrecha relación que estos pueblos guardaban con la naturaleza.

“Había que domesticarla (a la naturaleza), porque también representaba una amenaza a la integridad física, por las sequías, las inundaciones (…), de ahí la importancia del cálculo, que está demostrado que alcanzó grandes avances”, precisó.

Más de Especial: Premios Oscar 2013

  •  

 <span class="cutline_leadin">El chef</span> austriaco Wolfgang Puck posa junto a las estatuillas de chocolate que va a servir en el tradicional baile.

    10,000 flores para la fiesta de los Oscar

    La Academia de Hollywood agasajará a los 1,500 invitados del Governors Ball, la fiesta oficial posterior a los Oscar, con una cena que incluirá cerca de 5,000 botellas de champán y vino dentro de una sala decorada con 10,000 flores procedentes de varios países.

  •  

Ellen DeGeneres presentará la ceremonia de los Oscar nuevamente este año.

    Zona Franca: Los Oscar, un ritual televisivo

    El próximo 2 de marzo se repetirá la entrega de premios del cine, que se transmite en vivo para más de 100 países y es vista por 300 millones de personas

  •  

Los hispanos nominados a los Oscar. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: los mexicanos Emmanuel Luzbeki, mejor fotografía por “Gravity’’, y Alfonso Cuarón, nominado por la misma película en tres categorías: mejor film, mejor director y mejor montaje; la keniana nacida en México, Lupita Nyong'o, mejor actriz de reparto; y Esteban Crespo, mejor cortometraje de acción real por “Aquel no era yo’’.

    Hispanos se hacen sentir en las nominaciones a los Oscar

    Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubezki pusieron en alto el nombre de México en los Oscar el jueves por su trabajo en Gravity, que recibió un total de 10 nominaciones que incluyen mejor película.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria