‘El Cascanueces’ para protagonismo de los niños

 

Especial / El Nuevo Herald

E l Cascanueces de George Balanchine fue creado por el gran coreógrafo rusonorteamericano con los niños en mente. Fue ésa también la intención inicial del ballet, ya que en la primera producción de 1892, de Mario Petipa y Lev Ivanov, con música de Pedro Chaikovsky, los roles de los niños fueron interpretados por niños.

La producción de Balanchine sigue el libreto original y la extraordinaria partitura de Chaikovsky, pero es de estilo Broadway, con el árbol que se agiganta como ninguno, los copos de nieve, que parecen reales, los dulces, y el trineo que se lleva por los aires a los niños protagonistas, todo lo cual sirve de marco a un regimiento de muchachitos en El Cascanueces del Miami City Ballet, que este fin de semana llega al Adrienne Arsht Center.

Son dos elencos, en total 55 niños, dice Roberto Rodríguez, el coreógrafo puertorriqueño capitán de todo ese contingente de muchachos este año. Nacido en Hawai, Rodríguez se crió y estudió ballet en Puerto Rico, y hace seis años que da clases en esta compañía. “El portento es cómo trabajar con todos esos niños, que vienen con unas energías diferentes todos los días”, dice Rodríguez. “Y no todo el mundo tiene la misma paciencia”.

En la fiesta de Navidad con que empieza el ballet, “los regalos de ahora no son lo mismo: un tambor, un sombrero, una muñeca, una trompetita son anticuados”, explica, “pero yo les doy la imagen iPhone 5, por ejemplo, ‘esa cara que pusiste ahora cuando te mencioné ese regalo necesito que sea la misma cuando te entreguen la muñeca’ ”, les dice Rodríguez.

Henry Galbán es el Príncipe que salva del Rey de los Ratones a Marie, la niña protagonista, interpretada por Natalia García en unas funciones y Camila Almaguer en otras. El es uno de los chicos que ensayan con Rodríguez. Es el sobrino del mago Drosselmeyer, quien al llegar a la fiesta se lo presenta a su ahijada Marie. “Cuando ella me ve por primera vez me rechaza, porque soy muy respetuoso y tranquilo”, dice Galbán. “Luego yo me convierto en Príncipe detrás del escenario, y ya me acepta”.

“Hace dos años y medio que estudio, estoy en el cuarto nivel, y éste es mi primer Cascanueces”, cuenta Galbán, que nació en Miami de familia cubana. “En la fiesta todos los muchachos actúan como locos, se están fajando [peleando], pero yo no me fajo con nadie. Cuando veo a Marie, no me gusta, pero cuando la fiesta está terminando me empieza a gustar. Ella se va a dormir y vienen los ratones, y entonces salgo yo con cabeza de ‘Nutcracker’, que pesa como 10 libras, lo que se hace muy difícil”.

“Me gusta el ballet porque es como un arte y un deporte también, y no te pones gordo, y hay muchas mujeres, te puedes hacer amigo de las muchachas. También me gusta cantar, tocar la flauta y el piano. Quiero ser actor de Broadway”, cuenta Galbán, quien va a la escuela Miami Art Charter School del downtown.

Otro jovencito recién llegado de Cuba, John Alonso, describe su papel. “Hago muchas cosas malvadas, cojo a los niños y los mando a que molesten a Marie, y cuando van a dar chocolate los cojo todos y los reparto a los amigos míos; es un papel esencial”, afirma muy orgulloso.

Alonso estudiaba en la escuela del Ballet Nacional de Cuba, llegó hace seis meses y enseguida entró al MCB. “Salí de Cuba cuando tenía 11 años y ahora tengo 12, porque pasamos por muchos lugares antes de llegar aquí”, cuenta. “La diferencia con las clases allí es que no me rectificaban tanto la posición de los brazos, ni me hacían repetir los pasos tantas veces”.

“En Cuba los ponen a hacer cosas por encima del nivel, aquí somos muy estrictos con la técnica, se busca el nivel de excelencia”, aclara Rodríguez. “Alonso es muy talentoso y muy histriónico, y él ha pasado por la situación de salir de Cuba y luego pasar por México, es una odisea bastante seria”.

Cada niño tiene una historia dentro de este ballet, y después de las varias funciones en otras ciudades, ya son todos unos expertos en este primer acto de El Cascanueces, que les

pertenece. • 

‘El Cascanueces’ del Miami City Ballet, Ziff Ballet Opera House del Adrienne Arsht Center, 1300 NE Biscayne Blvd. Jueves 20, 7:30 p.m., viernes 21 y sábado 22, 2 p.m. y 7:30 p.m., domingo 23, 1 p.m. y 6:30 p.m., Lunes 24, 1 p.m. 305- 949- 6722. 877-929-7010

olconnor@bellsouth.net

Más de Danza

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria