Díaz-Balart y Rubio: dos visiones sobre reforma migratoria

 

Tampa Bay Times

La reforma de inmigración, uno de los temas más complejos y divisivos que enfrenta el país, ha cobrado nueva vida de súbito en el Capitolio.

El presidente Barack Obama promete del tema una prioridad el próximo año, y los republicanos, aleccionados por el resultado de las elecciones de noviembre, están decididos a dejar su impronta en las reformas que por mucho tiempo han sido inalcanzables.

Pero existen desacuerdos significativos sobre cómo proceder y cuán lejos se debe llegar, una división encarnada por dos floridanos, el representante Mario Díaz-Balart y el senador Marco Rubio, republicanos cubanoamericanos de Miami que podrían ser puentes cruciales para una solución bipartidista.

Rubio, impulsado pero también constreñido por el tema debido a su estatus como estrella conservadora con ambiciones presidenciales, quiere ir paso a paso.

“Por lo general, cuando el Congreso encara temas de esta magnitud con un proyecto de ley considerable, casi siempre exige que uno se trague cinco ideas muy malas además de una muy buena”, afirmó en una entrevista. “Vamos a conseguir una mejor política pública si nos centramos en cada una de esas ideas independientemente de la otra”.

Díaz-Balart está haciéndose eco de los llamados de los demócratas y el creciente apoyo de otros republicanos a una medida abarcadora que incluya todo, desde mejor imposición de las leyes al modo de lidiar con los 11 millones de residentes indocumentados que ya viven en Estados Unidos.

“Pretender que se puede arreglar un sistema que no funciona por medio de retocar un aspecto del mismo no es resolver un problema. No funciona de la A a la Z”, declaró Díaz-Balart.

“Esa es la pregunta del millón de dólares: ¿cuál es el mejor método?”, declaró Jennifer Korn, directora ejecutiva de Hispanic Leadership Network (Red de Líderes Hispanos), quien formó parte de la administración del presidente George W. Bush cuando una vasta reforma se derrumbó en el 2007 ante la oposición de ambos partidos.

Hacerlo a la manera de Rubio podría atraer a suficientes republicanos para llegar a un acuerdo. Pero ese método brinda además cobertura política y podría dejar a un lado otros importantes cambios de política.

“Yo sé que la gente de la comunidad de activistas de inmigración están preocupados de que sólo aprobaremos las cosas fáciles y dejaremos las difíciles para luego. Yo tampoco quiero ver eso”, señaló Rubio. “Podemos establecer una secuencia”.

El método de Díaz-Balart podría repetir el fracaso anterior.

“Ambos tienen un sentido creciente e insoslayable como hispanos republicanos de que es su responsabilidad tomar la iniciativa en este tema”, afirmó Ana Navarro, estratega republicana cercana a ambos legisladores de la Florida. “Para ambos es una oportunidad de bruñir sus credenciales legislativas.

“Marco ha visto que la reforma integral ha fracasado y está tratando de pensar fuera de la burbuja”, comentó. No obstante, “no tiene sentido atraer a más republicanos si no se gana a los demócratas. Un método progresivo sería difícil de vender”.

Para los republicanos, el esfuerzo del 2007 provocó una reacción negativa por parte de los conservadores a todo lo que consideraban amnistía, y obligaron a los políticos, incluyendo al propio Rubio durante su campaña al Senado en el 2010, a adoptar posiciones de línea más dura hacia la imposición de las leyes. Eso continuó en las elecciones del 2012, en la tendencia encarnada por Mitt Romney, quien dijo que dificultaría tanto las cosas a los residentes indocumentados que los llevaría a “entregarse”. Romney consiguió un mero 27 por ciento del voto hispano, cada vez más fuerte.

Ahora Rubio, de 41 años, está tratando de manejar la nueva disposición de su partido de ganarse a los hispanos mientras tantea una posible candidatura presidencial. De modo que habla sobre el tema en términos generales, o se centra en cambiar el tono con el que los republicanos hablan del tema.

“Está tratando de lavar y guardar la ropa”, señaló Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, que llama a aplicar las leyes de manera más estricta antes de tomar medidas de mayor alcance. “No le será nefasto apoyar la legalización de los inmigrantes ilegales que vinieron acá cuando eran muy pequeños. Pero cualquier proyecto de ley con una amnistía más amplia acabaría con sus posibilidades de ganar la presidencia”.

Díaz-Balart, en contraste, enfrenta escasos riesgos políticos.

Su distrito en Miami está muy seguro —acaba de ganar un sexto término con el 76 por ciento de los votos— y muchos de sus constituyentes son hispanos. Fue uno de los pocos republicanos que votaron a favor de la ley Dream Act, la cual hubiera creado una vía a la ciudadanía para los inmigrantes jóvenes.

Rubio está en contra de la ley Dream Act, pero la usó como base de una propuesta para otorgar estatus legal a un puñado de jóvenes inmigrantes. La idea fue atacada por algunos conservadores, y Rubio todavía no ha dado detalles. Declaró haría público su plan a principios del año próximo, aunque las elecciones han envalentonado a los activistas jóvenes y los demócratas a luchar por la ley Dream Act en su versión completa.

Obama, quien no cumplió con las reformas migratorias prometidas durante su primer mandato, indicó recientemente a los activistas que esa sería su prioridad principal después de la toma de posesión. Pero conseguir lo que quiere requerirá de la ayuda de los republicanos.

Un acuerdo a grandes rasgos continuaría el legado de la familia Díaz-Balart. Su hermano mayor, el representante retirado Lincoln Díaz-Balart, rechazó cambios que hubieran negado beneficios de discapacidad y cupones de comida a inmigrantes legales y fue en 1997 la fuerza motriz detrás de la Ley de Ajuste Nicaragüense y Alivio a Centroamérica (NACARA), que concedió residencia legal a cientos de miles de inmigrantes en Estados Unidos.

“Yo no soy ingenuo”, comentó Mario Díaz-Balart. “Este es un tema muy difícil, polémico y emocional. Ha sido usado por ambos partidos como un recurso para las elecciones. Pero es bastante evidente que no ha funcionado bien para los republicanos”.

Con un renovado interés entre los republicanos, Díaz-Balart ha emergido como un líder en la Cámara, trabajando discretamente con dos demócratas de California, los representantes Zoe Lofgren y Xavier Becerra, para forjar una legislación. Un grupo similar de ocho senadores ha comenzado conversaciones.

Rubio, quien ha dedicado recientemente una mayor parte de su tiempo en la palestra pública para venderse como defensor de la clase media, no mencionó la inmigración en un discurso importante que dio en Washington a principios de este mes.

“Todavía no hemos tomado ninguna decisión firme sobre a cuáles esfuerzos vamos a integrarnos”, declaró Rubio. “Pero vamos a tener algunas ideas específicas sobre inmigración muy pronto”, subrayó.

Más de Es noticia esta semana

  •  

En esta foto del 6 de marzo de 2014, el laureado novelista colombiano Gabriel García Márquez saluda a sus admiradores y a reporteros fuera de su casa en el día de su cumpleaños 87 en ciudad de México. García Márquez murió el jueves 17 de abril de 2014 en su casa en la Ciudad de México.

    Gabriel García Márquez, el maestro del realismo mágico

    Pocos escritores alcanzan una extraordinaria reputación literaria y una, aún mayor popularidad. Uno de los más grandes del siglo XX, el novelista, periodista y ganador del Premio Nobel, Gabriel García Márquez, falleció el jueves a los 87 años de edad.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Varios trabajadores</span> se toman un descanso cerca de un grafiti de la mascota del Mundial Brasil 2014, Fuleco, cerca de la parada del metro Maracaná en Río de Janeiro.

    Aeropuerto de Miami será una puerta al Mundial Brasil 2014

    El Director del Aeropuerto Internacional de Miami, Emilio T. González, compara los preparativos para atender a los aproximadamente 50,000 viajeros adicionales que viajarán debido a la Copa Mundial de Fútbol este verano, a una operación militar.

  •  

A la derecha, Juliet Michelena Díaz, periodista cubana de 32 años.

    Exigen la liberación de la periodista cubana Juliet Michelena

    Las autoridades cubanas deberían liberar de inmediato a la periodista encarcelada por reportar un caso de supuesto abuso policial cuando un perro policía mordió a un hombre, declaró el jueves Reporteros Sin Fronteras (RSF), radicada en París.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria