Anuncian nuevo sistema para asegurar calidad de universidades

 

Agence France Presse

El presidente chileno Sebastián Piñera anunció este jueves un nuevo sistema de certificación de la calidad de la educación superior, tras denuncias de sobornos en el anterior organismo que dieron la razón a los reclamos estudiantiles sobre la mala calidad y afán de lucro en la educación chilena.

El proyecto de ley, que ingresará en los próximos días al Congreso, acaba con la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), un ente autónomo que certificaba la calidad de las universidades que reciben millonarios recursos del Estado.

Su expresidente, Eugenio Díaz, está en prisión, acusado de cohecho y corrupción, luego de que una serie de correos electrónicos revelaran que sobornó a al menos cuatro universidades para entregarles de forma irregular su certificado de calidad.

“Este proyecto corrige drásticamente el marco regulatorio de la educación superior chilena”, dijo el ministro de Educación, Haral Bayer, al explicar en rueda de prensa los alcances del proyecto.

El nuevo organismo estará integrado por cinco miembros, electos por concurso público y entregará una única acreditación por seis años y no como era ahora, en que las universidades podían certificar su calidad hasta por un año.

En el caso de que las universidades no logren su acreditación, no podrán entregar títulos profesionales ni recibir recursos del Estado, por lo que arriesgan su cierre. Hoy, las universidades tienen casi completa autonomía para entregar títulos y pueden funcionar sin estar certificadas.

El nuevo organismo que avalará la calidad tiene facultades además para intervenir las instituciones y establece una serie de inhabilidades para que sus funcionarios no puedan trabajar como asesores de las mismas universidades que fiscalizan, lo que ahora estaba permitido.

El escándalo provocó el lunes la salida del ministro de Justicia, Teodoro Ribera, quien apareció vinculado en correos electrónicos al encarcelado expresidente de la CNA mientras se desempeñaba como rector de la privada universidad Autónoma, en Santiago.

Las denuncias involucran hasta ahora a al menos cuatro universidades privadas, que están bajo investigación. La más afectada, es la Universidad de Mar, una institución que en pocos años pasó de tener unos 3,000 alumnos a casi 20,000, convirtiéndose en la tercera más grande del país y que recibió su acreditación fraudulenta en el 2010.

No obstante, pese a los cuantiosos recursos recibidos a causa del creciente número de nuevos alumnos, la institución se declaró en quiebra. Sus dueños, en vez de reinvertir, desviaron los recursos hacia sociedades inmobiliarias, un resquicio por el que muchas universidades privadas retiran utilidades, prohibidas por la actual legislación, que les permiten funcionar pero “sin fines de lucro”.

Hoy se analiza el cierre de la institución, lo que dejaría a sus miles de estudiantes a la deriva. La mayoría pertenece a estratos bajos y habían escogido esta universidad, porque a diferencia de otras, otorgaba a sus alumnos créditos internos.

El escándalo parece ratificar las denuncias sobre la mala calidad y afán de lucro excesivo del sistema educativo chileno, denunciado con ahínco el año pasado por cientos de miles de estudiantes en las calles de Santiago.

El sistema educativo chileno es herencia de la dictadura de Augusto Pinochet, que redujo a menos de la mitad los recursos públicos y fomentó la inclusión de fondos privados, casi sin regulación.

Con la llegada de la democracia, en 1990, el sistema se mantuvo casi intacto, con varias decenas de universidades privadas funcionando casi sin regulación, cobrando algunos de los aranceles más caros del mundo, pagados con créditos con altísimos intereses, que mantenía asfixiada a la mayoría del casi millón de estudiantes que hay hoy en Chile.

Con deudas impagables, miles de estudiantes comenzaron a manifestarse en las calles en abril del año pasado, cuando protagonizaron las más grandes manifestaciones callejeras en dos décadas en Chile, exigiendo educación pública, gratuita y de calidad, que desplomaron la popularidad del presidente Piñera.

“Estamos haciendo un paso importante para garantizarle a la sociedad chilena, a los estudiantes, a las familias chilenas que el sistema de acreditación va a garantizar que las instituciones que estén acreditadas cumplen con los estándares de calidad que se merece y necesita un país como Chile”, dijo este jueves Piñera.

Adicionalmente, su gobierno envió al Congreso un proyecto de ley que crea una Superintendencia de la Educación Superior que también velará por la calidad de la educación chilena, junto a una rebaja de las tasas de interés que pagan por los préstamos con que se financian las matrículas.

Más de Boletín América Latina

  •  

Venezuela's National Assemby President Diosdado Cabello (L) and Venezuelan president Nicolas Maduro (R), attend a ceremony  three months after Hugo Chavez's death, at the Cuartel de la Montana in Caracas, on June 05, 2013.   AFP  PHOTO/JUAN BARRETOJUAN BARRETO/AFP/Getty Images

    VENEZUELA

    Maduro se aleja de cruciales medidas económicas

    Analistas advirtieron que la tardanza en la aplicación de las medidas y los últimos pronunciamientos oficiales muestran un distanciamiento gubernamental del plan que había sido anunciado previamente como el remedio de la crisis.

  •  

La candidata oficialista a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, participa el martes en el primer debate televisivo organizado por el canal Bandeirantes, en Sao Paulo.

    Marina Silva, sorpresa para elecciones en Brasil, crece en sondeos

    La ecologista Marina Silva, que revolucionó la campaña electoral en Brasil al convertirse inesperadamente en candidata a la presidencia con chances de arrebatar el cargo a Dilma Rousseff, navegó con firmeza y comodidad aunque sin ideas concretas su primer debate televisivo.

  •  

El ministro de Economía Axel Kicillof (cen.), en el Senado argentino el miércoles donde se inicia la discusión para el proyecto de ley de pago soberano local de deuda externa propuesto por la presidenta Cristina Fernández.

    Huelga nacional por salarios en Argentina con economía en recesión

    Sindicatos opositores, con el apoyo de movimientos de izquierda y sectores rurales, iniciaron el miércoles en Argentina una huelga de 36 horas en rechazo de las políticas del gobierno, que considera que se trata de una protesta “política”.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria