NRA pide guardias armados en cada escuela

 

Culpó del incidente en Newtown a la prensa y los video juegos

MCT

La NRA, el mayor grupo de cabildeo en pro de la posesión de armas de fuego de la nación y que se había mantenido en silencio desde el incidente en el que murieron a tiros 26 personas en una escuela primaria de Connecticut hace una semana, hizo el viernes un llamado al Congreso para exigir guardias de seguridad armados en cada escuela, diciendo que eso prevendría que ocurran actos de violencia masiva.

En un discurso desafiante y sin un ápice de arrepentimiento, Wayne LaPierre, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) declaró el viernes que la organización usaría sus recursos para crear lo que llamó un “programa nacional de emergencia para la protección de las escuelas”. El programa de la NRA será dirigido por Asa Hutchinson, ex congresista republicano y fiscal federal de Arkansas.

LaPierre dijo el viernes que la culpa del incidente en Connecticut era de los juegos de video y filmes violentos, así como de la manera en la que se describían las armas y los tiroteos masivos por parte de los medios de comunicación y la falta de una base de datos exhaustiva sobre las personas con problemas de salud mental. Amplió que las zonas donde no se permiten armas alrededor de las escuelas podrían atraer nuevos ataques por parte de aquellos que describió como “monstruos y depredadores”. Lo único que puede detener a “una persona mala con un arma de fuego” es “una persona buena con un arma de fuego”, indicó LaPierre.

“¿Qué hubiera pasado si, cuando Adam Lanza empezó a disparar en la escuela primaria Sandy Hook el viernes pasado, hubiera sido enfrentado por guardias de seguridad calificados y armados?”, se preguntó LaPierre. “¿Podrían ustedes al menos admitir que es posible que 26 niños pequeños, que 26 vidas inocentes habrían sido salvadas ese día?”

La organización, uno de los grupos de cabildeo más poderosos del país, anunció su plan en Washington apenas 90 minutos después de que el presidente Barack Obama y muchos estadounidenses mantuvieron un momento de silencio por los 20 estudiantes de primer grado y seis adultos que murieron la semana pasada, cuando un joven forzó su ingreso a la escuela de Connecticut armado con un rifle semiautomático y dos pistolas. Lanza, quien se quitó la vida después, también había matado a su propia madre, quien era la propietaria de las armas.

El evento del viernes, muy custodiado, atrajo a cientos de reporteros al Willard Hotel, a pocas cuadras de la Casa Blanca. Corpulentos guardias de seguridad vestidos de traje —pero sin armas visibles— restringían la entrada a una sala de eventos del hotel. Pidieron de manera cortés a los reporteros que mostraran sus credenciales mientras un guardia no uniformado patrullaba con un perro.

Docenas de manifestantes se agruparon en la calle frente al hotel. Muchos llevaban carteles de “Paren la NRA”. A pesar de los guardias de seguridad, dos de los manifestantes interrumpieron el discurso de LaPierre desplegando pancartas y gritando. “¡La NRA está matando a nuestros hijos!, gritó uno de los manifestantes.

Fuera del hotel, Josh Neirman, de 27 años, oriundo de Vermont y que vive en Washington, dijo que se sintió motivado a asistir porque la ciudad carece de voto en el Congreso y él quería que su voz fuera escuchada. Pidió al Congreso que reconsidere volver a prohibir los llamados rifles de asalto.

“No necesitamos armas como esas en la calle”, declaró. “Es hora de que la NRA se quite del medio”.

LaPierre y Hutchinson no quisieron responder preguntas sobre su propuesta, o sobre si la NRA está colaborando con la Casa Blanca.

Obama pidió esta semana al vicepresidente Joe Biden que encabezara los esfuerzos para reducir la violencia con armas de fuego.

En años recientes, los estadounidenses se han enfrentado a los cuestionamientos generados por horribles actos de violencia masiva, incluyendo el tiroteo del 2007 en Virginia Tech y el del 2011 en Arizona en el que murieron seis personas y fue herida la entonces representante Gabrielle Giffords. Pero la edad, inocencia y vulnerabilidad de los niños de Newtown, Connecticut, forzó incluso a algunos firmes defensores de los derechos a las armas de fuego a reconsiderar su posición, en particular en relación con las armas de asalto estilo militar y los cargadores de gran capacidad que permiten a los tiradores múltiples disparos.

“Todo debe ponerse sobre la mesa”, afirmó a principios de esta semana el senador de Virginia Occidental Joe Manchin, demócrata conservador y miembro vitalicio de la NRA, aunque luego insistió: “Yo no estoy a favor de prohibir nada”.

El esposo de Giffords, Mark Kelly, publicó un comunicado el viernes diciendo que la propuesta de la NRA representaba una “retórica extremista” cuyo tiempo ha caducado.

“La NRA pudo haber escogido servir a la vasta mayoría de sus propios miembros que quieren medidas razonables, de sentido común, sobre las armas de fuego, pero en lugar de eso escogió defender posiciones extremistas pro armas de fuego que no son populares ni siquiera entre los propietarios de armas respetuosos de la ley a quienes representa”, subrayó.

Los republicanos, por su mayoría, guardaron silencio después del discurso de LaPierre, con algunas excepciones predecibles: el representante Don Young, republicano de Alaska, un ávido cazador y defensor de muchos años del derecho a portar armas, aplaudió la propuesta.

“Las escuelas de todo el país se han convertido en blanco innecesario de la violencia y el caos”, indicó en un comunicado. “Tener a policías armados dentro de la escuela para proteger tanto a los empleados como a nuestros niños brindaría una línea de defensa con la que han contado durante mucho tiempo diversas instituciones tales como los aeropuertos, edificios federales y museos de nuestra nación”.

Funcionarios escolares, tales como el secretario de Educación Arne Duncan, rechazaron la idea de la NRA. Las escuelas deberían ser “santuarios seguros, no fortalezas armadas”, comentó Randi Weingarten, presidente de la Federación Americana de Maestros. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, quien ha encabezado una campaña nacional para reducir la violencia con las armas en las ciudades, calificó el discurso de LaPierre como “una visión antiutópica y paranoica de una América más peligrosa y violenta, donde todos están armados y no existe un lugar seguro”.

Algunos republicanos, tales como el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dijeron también que las escuelas no deberían ser “campamentos armados para niños”.

“No creo que eso sea un ejemplo positivo para los niños”, afirmó el viernes a los reporteros durante un evento en Newark. “Debemos ser capaces de buscar otras maneras de aumentar la seguridad”.

En un video difundido el viernes por la mañana, Obama urgió a los estadounidenses a que llamen al Congreso “cuantas veces sea necesario” para presionar a que se impongan restricciones al uso de armas de fuego. Los estadounidenses tienen una larga historia de posesión de armas de fuego, aseguró Obama, y la Segunda Enmienda garantiza el derecho a portarlas. Señaló que le pareció alentador que muchos propietarios de armas hayan dado un paso al frente en días recientes para decir que existen medidas que pueden tomarse para balancear los derechos constitucionales y la seguridad. Dijo además que hará todo lo que esté en sus manos como Presidente para ocuparse de la seguridad, los problemas de salud mental y la cultura de violencia que pudieron haber contribuido a la tragedia.

Más de Cobertura especial: Masacre en Hialeah

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria