Marylin quiere ser doctora y sueña ir a Disney

 

bmedina@elnuevoherald.com

A Marylin Carrera le gustan las flores porque creció rodeada de cubos y canastas llenas de distintas variedades, en su hogar. Quizás también las disfruta porque les recuerdan los sacrificios y esfuerzos de su madre, María Carrera.

Marylin, de 18 años, nació con osteoporosis múltiple y sus piernas no se desarrollaron. Además tiene otros padecimientos físicos y de desarrollo mental.

Desde pequeña ha tenido que estar hospitalizada regularmente por lo que era difícil para su madre mantener un trabajo estable. Aun con ayudas de agencias estatales, el dinero no alcanzaba para los gastos médicos y del hogar. Entonces, hace unos 15 años, María decidió dedicarse a vender flores en la intersección de la Avenida 117 y la Bird Road en el suroeste de Miami.

“Es un horario más flexible porque si necesito llevarla al hospital no tengo que pedir permiso”, contó María, de origen peruano. “Mientras mi hija está en la escuela o en sus otras actividades yo vendo mis flores”.

María viste una camisa de mangas largas para trabajar bajo el sol y con los años el tono de su piel se ha vuelto mucho más oscuro. Ha trabajado bajo la lluvia y los tiempos más fríos. Para completar una cuota que le permita aportar lo necesario a su hogar, se ha quedado en la esquina hasta vender su última rosa. Pero lo hace con amor y sin quejarse.

“Uno por los hijos hace todo y esto me ha permitido ayudar a Marylin”-comentó

Gracias al trabajo de su padre y la venta de flores de su madre, Marylin creció con lo necesario. Pero la situación empeoró cuando hace un par de años el padre se fue de la casa. Ahora María tiene que pagar la vivienda y las cuentas con el dinero de las flores, y apenas alcanza.

Marylin ha crecido y ha aumentado de peso. Su silla de ruedas es ahora más grande, lo que dificulta su traslado dentro de la casa y hace especialmente difícil la hora del baño.

Beatriz Fuentes, una enfermera asignada por Medicaid para ayudar con el cuidado de Marylin unas cuantas horas a la semana, contó que para bañarla debe colocar la silla al frente de la puerta del baño y cargar a Marylin hasta la bañera. Marylin pesa 150 libras. Luego Fuentes baja dos escalones hasta la ducha, con Marylin en brazos.

La familia necesita una remodelación del baño para acomodarlo al tamaño de la silla y facilitar el acceso a la tina. También desean agrandar las puertas de la casa para que Marylin pueda trasladarse.

En las entradas de la vivienda, María ha colocado planchas de madera como rampas de acceso para la silla de ruedas, pero se rompen después de un par de usos. Le gustaría tener unas rampas de acceso de metal adecuadas en las entradas y salidas de la casa.

Mónica Gómez, de la agencia Unike Support Services, nominó a Marylin al Wish Book porque reconoce que se ha hecho difícil suplir sus necesidades por los cortes al presupuesto estatal.

“Nosotros le coordinamos servicios a las personas con discapacidad pero debido a la situación económica que estamos atravesando muchos de nuestros clientes no pueden recibir ayuda”, dijo Gómez, quien ha sido coordinadora de Medicaid Weaiver por 15 años.

“María y Marylin son una historia inspiradora. He visto a esta mujer luchar por su hija por años y nunca se ha quejado. Es increíblemente fuerte” –aseguró.

Gómez explicó que en años anteriores los servicios de modificación y acceso a hogares de personas discapacitadas físicamente eran proveídos con ayuda estatal. Pero debido a la falta de fondos, habría que sacrificar unos servicios para poder recibir otros.

Marylin tampoco se queja. Por el contrario, es una joven sonriente y sociable. Es popular en la escuela y dice que disfruta estudiar matemáticas. También le gusta la música y bailar. En las tardes dos días a la semana, Marylin practica deportes como parte de un programa para personas con necesidades especiales.

En mayo la joven se gradúa de secundaria de South Miami Senior High School—aunque seguirá asistiendo hasta los 21 años— y tiene varios deseos para su graduación.

“Quiero ser doctora para ayudar a niños como yo. Quiero trabajar para ayudar a mamá. Tengo buena memoria y soy buena con los números”, dice sonrientemente. Después reflexiona y pide un deseo, que entiende es más fácil de cumplir, al menos a corto plazo. “También quiero ir a Disney World a ver a las princesas”.

Más de Wishbook

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria