Se estancan las reformas en Cuba

 

The New York Times

El experimento más animado de Cuba con el capitalismo se desarrolla todas las noches en un sucio terreno en los límites de la capital, donde camiones de la época de Truman que cargan productos frescos se encuentran con cientos de compradores en chirriantes carritos empujados por bicicletas que traen fajos de billetes.

“Este lugar alimenta a toda La Habana”, dijo Misael Toledo, de 37 años, quien tiene tres pequeñas tiendas de alimentos en la ciudad. “Antes, sólo podías comprar o vender en los mercados de Fidel”.

El intercambio agrícola, que surgió el año pasado después que el gobierno cubano legalizó una amplia cantidad de pequeñas empresas, es una vívida señal de tanto lo que ha cambiado el país, como de todas las limitaciones políticas y prácticas que continúan frenándolo.

El gobernante Raúl Castro ha hecho de la agricultura la prioridad número uno en su intento de reconstruir el país. Castro dedicó su primer discurso importante como jefe del estado en el 2007 para enfocarse en la agricultura, describiendo cómo la mala hierba conquista las tierras abandonadas y la necesidad de asegurar que “cualquiera que lo desee pueda tomar un vaso de leche”.

Ninguna otra industria ha visto tanta liberalización, con continuos incentivos para los campesinos. Y Castro ha sido explícito sobre su razonamiento: incrementar la eficiencia y la producción de alimentos para sustituir las importaciones que cuestan a Cuba cientos de millones de dólares anuales es un asunto de “seguridad nacional”.

Sin embargo en este momento, según la mayoría de las medidas, el proyecto ha fracasado. Debido a los despilfarros, la pobre administración, las limitaciones políticas, los límites del transporte, los robos y otros problemas, la eficiencia general ha caído: muchos cubanos ven en realidad menos alimentos en los mercados privados. Esa es la realidad, a pesar de un aumento en el número de campesinos e incrementos de producción en algunas mercancías. Un reciente estudio de la Universidad de La Habana mostró que sólo en el 2011, los precios del mercado subieron casi un 20 por ciento. Y las importaciones de alimentos aumentaron a un estimado de $1,700 millones el año pasado, de $1,400 millones en el 2006.

“Es la primera ocasión en que el líder cubano no ha sido capaz de hacer lo que dijo que haría”, dijo Jorge I. Domínguez, vicerrector para asuntos internacionales en Harvard, quien dejó Cuba cuando era un niño. “Los resultados estadísticos publicados son realmente muy decepcionantes”.

Una causa importante: el mal transporte, pues hay pocos camiones y los envejecidos que existen se rompen a menudo.

En el 2009, cientos de toneladas de tomates, parte de una cosecha abundante ese año, se pudrieron debido a la falta de transporte de la agencia del gobierno encargada con traer los alimentos a los centros de procesamiento.

“Es peor cuando llueve”, dijo Javier González, de 27 años, un campesino de la provincia de Artemisa que dijo que ha visto a menudo que las cosechas se pudren debido a que no se recogen.

Detrás de él estaban los 33 fértiles acres que le dieron gratis como parte de un programa que Castro introdujo en el 2008 para estimular a los residentes rurales a trabajar la tierra. Después de limpiarla él mismo y plantar una variedad de cultivos, dijo González, le iba relativamente bien y ganó más el año pasado que su padre, quien es un médico.

Pero las ineficiencias de Cuba lo amargaron. Inteligente, fuerte y ambicioso, él tenía planes de expansión, incluso cuando estaba frenado. Estaba reparando un tractor en parte para nivelar la tierra. Estaba roto. De nuevo.

El tractor soviético de la época de 1980 que le compró a otro campesino era lo mejor que se podía conseguir en Cuba. El gobierno cubano mantiene un monopolio sobre la venta de cualquier cosa nueva, y simplemente no hay lo suficiente de nada – fertilizantes, o incluso machetes.

Los economistas del gobierno están conscientes del problema.

“Si le das tierras a la gente y no le das recursos, no importa qué ocurre en la tierra”, dijo Joaquín Infante, de la Asociación Nacional de Economistas Cubanos, con sede en La Habana.

Pero Castro se ha negado a permitir lo que muchos campesinos y expertos ven como una solución obvia a las escaseces de transporte y equipo: permitir a las personas importar por sí mismas sus suministros. “La cosa es el control”, dijo Philip Peters, un analista de temas sobre Cuba que trabaja con el Instituto Lexington, un grupo de investigación con sede en Virginia.

A los cubanos también les preocupa que los burócratas responsables de administrar en el país la compleja mezcla de una agricultura manejada por el estado y de forma privada, carecen de conocimientos necesarios para que funcione el sistema. Por ejemplo, en el otoño había racimos de plátanos pudriéndose por toda La Habana. Los campesinos dicen que el gobierno garantiza un precio que es demasiado alto, sin darse cuenta que, como los plátanos requieren menos inversión y su temporada de siembra es corta, los campesinos tendrían un exceso de producción.

En una reciente visita a un mercado cerca del aeropuerto de La Habana, esas frustraciones, esperanzas y temores estaban a la vista. De la parte trasera de camiones tan viejos como los campesinos retirados y quemados por el sol con botas de goma negras, se lanzaban cebollas, lechuga y otras mercancías a colegas que las pesaban para venderlas, mientras se acercaban los compradores. Cada uno de los camiones que llegaba era rodeado de inmediato, generalmente por jóvenes que gritaban y daban codazos para obtener acceso.

Era una señal de que la demanda aún supera al suministro, y en el medio del apuro por comprarlo todo, no todos parecían seguros de que los mercados libres eran el lugar a donde ir. Cautelosos inspectores del gobierno observaban las ventas que se llevaban a cabo antes del tiempo oficial de inicio a las 6 p.m. José Ramón Murgado, de 40 años, un miembro del sindicato de campesinos, dijo que el gobierno ha introducido demasiado caos en el sistema.

“El capitalismo significa precios mayores”, comentó Murgado. “Ese es el problema”.

Pero los mayores precios también llevan a la adaptación y eficiencia. Algunos campesinos del oriente de Cuba dicen que ellos guardan cargamentos de cebollas, un ingrediente principal en el sofrito, algo básico en la cocina cubana, hasta después de la temporada de cosecha, porque pueden ganar más por libra. Otros campesinos que observaban cerca parecían dispuestos a seguir su consejo.

Para Castro y su gobierno, el éxito o fracaso de las reformas con la agricultura y otras partes de la economía podrían deberse a estos innovadores que inspiran a otros a una mayor productividad – personas como Toledo, el dueño de tres pequeñas tiendas que lo suministran con productos del mercado.

El pasó una década manejando camiones en la Florida y España, y con confianza, unas cuantas libras extra y algún dinero ahorrado, regresó hace un año para aprovechar las nuevas oportunidades en Cuba.

El tiene ahora su propio camión, junto con seis empleados que recorren el mercado en busca de negocios. La agricultura le ha dado un impulso, así como a otros que han aprovechado la oportunidad en la agricultura privada. Pero la pregunta que muchos se hacen en Cuba es: ¿hasta dónde los dejará crecer el gobierno socialista de Castro?

Más de Es noticia esta semana

  •  

, de 5 años, se entretiene con algunos juguetes sin salir de su cama mientras espera un salvador transplante de corazón en el Hospital Infantil Joe Di Maggio de Hollywood.

    Niño hispano espera en Miami por un trasplante de corazón

    Jaime sufre de miocardiopatía dilatada, una condición grave en la que el corazón afectado se debilita y no puede bombear la sangre de modo eficiente. Antes de que fuera estabilizado por el corazón artificial, su estado era tan peligroso que estuvo a punto de morir.

  •  

Fotografía cedida por la oficina de prensa del Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante la transmisión del programa radial y televisivo "En contacto con Maduro" hoy, martes 15 de julio de 2014, en Caracas (Venezuela).

    Maduro posterga la mega devaluación en Venezuela

    El líder máximo del chavismo, Nicolás Maduro, adelantó el martes que lanzará una “revolución fiscal” y que auditará el uso de los dólares otorgados este año, pero no brindó nuevas luces sobre la gran incógnita que mantiene preocupada a la gran mayoría de los venezolanos: ¿Qué sucederá con el tipo de cambio?

  •  

 <span class="cutline_leadin">El terreno </span>frente al PAMM recibe los toques finales. La vista cubre el recien inaugurado Museum Park, la parcela B y al fondo la Arena.

    Postergan votación sobre el museo del exilio cubano en Miami

    La Comisión del Condado Miami Dade aprobó la tarde del martes postergar la discusión de todas las resoluciones relacionadas con la posible construcción del Museo de la Historia del Exilio Cubano hasta el próximo jueves.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria