CARLOS ALBERTO MONTANER: Noticias buenas y noticias malas del 2012

 

A la memoria de Humberto Medrano, decano de los periodistas demócratas cubanos

El procedimiento más socorrido de los cómicos y de los políticos para captar la atención es dar buenas y malas noticias. Como el cuento machista e irreverente del soldado severamente herido por una mina. Se lo escuché a un candidato muy serio que trataba de explicar el problema de la perspectiva.

“Mi capitán –le dijo el médico a un oficial famoso por su donjuanismo incorregible–, tengo una noticia muy mala que darle, pero seguida de una muy buena. La mala es que la explosión le voló las piernas. (El capitán solloza). La buena es que, como usted soñaba, su miembro, al fin, le llega al suelo” (El capitán sonríe).

El candidato no salió electo.

En América Latina hay varias noticias buenas. La más notable es que hay una reducción de los índices de pobreza. “Sólo” un 30% de la población latinoamericana es pobre. Eso significa que 174 millones de personas de casi 600 son pobres. La mala noticia es que los índices de pobreza en América Latina, medidos por el ingreso, dejan muchos interrogantes.

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, en América Latina un individuo forma parte de las clases medias cuando tiene un ingreso diario de entre 10 y 50 dólares. Cuando apenas alcanza entre $4.50 y $10, subsiste en un nivel muy vulnerable. Los que sólo reciben menos de $1.25 diarios (unos 75 millones) son indigentes extremos.

La buena noticia es que casi todos los países latinoamericanos han visto crecer los sectores sociales medios, pero la mala es que todavía –salvo en Argentina, Uruguay y Chile– América Latina no es un universo, realmente, de clases medias.

No es sencillo definir cómo es el mundillo en el que habitan esas hipotéticas clases medias, pero se trata de personas con acceso a alimentación suficiente, agua potable, vivienda (alquilada o propia) razonable, vestido, servicios sanitarios, salud, educación, electricidad, comunicaciones, transporte, justicia y seguridad (protección policiaca).

La mala noticia es que una parte sustancial de los latinoamericanos, incluso para aquellos que se consideran clases medias, no tienen cubiertas esas necesidades mínimas, ni siquiera en los países más ricos del continente.

No creo que los mexicanos, bolivianos, brasileros, argentinos, ecuatorianos, venezolanos, colombianos, centroamericanos –exceptuados costarricenses y panameños– económicamente considerados como clases medias, den por hecho que cuentan con seguridad y justicia como parte de la convivencia habitual.

La buena noticia es que cada vez más latinoamericanos se educan, lo que explica, en parte, la reducción de la pobreza. La mala es que la educación pública deja mucho que desear en todos nuestros países, de acuerdo con las pruebas de contraste.

Nuestros estudiantes de 15 años están bastante por debajo de la media de los países desarrollados en las tres materias que suelen medirse: comprensión de lectura, matemáticas y ciencias.

La buena noticia es que cada vez hay más graduados universitarios en América Latina en cada una de las aproximadamente 4 000 universidades públicas y privadas con que contamos. La mala es que ninguna de ellas está entre las 100 mejores del mundo y apenas hay investigación original en esos recintos.

Como escribía el profesor Carlos Malamud en Infolatam, un enorme país como Brasil, con casi 200 millones de habitantes, tiene menos publicaciones científicas que la pequeña Singapur, que sólo cuenta con 5 millones.

La buena noticia es que América Latina crece en el terreno económico por el precio de las exportaciones de minerales y productos agrícolas.

La mala es que, mientras no seamos capaces de crear un tejido empresarial productivo y variado, innovador y moderno, que le agregue valor a la producción y pueda competir con China y con el primer mundo, nuestras economías estarán sujetas a bandazos y peligrosas oscilaciones.

¿Comenzaremos en el 2013 a cambiar esta realidad? No lo sé. A mi juicio, Chile es el único país latinoamericano que parece dirigirse al modelo de comportamiento de las naciones del primer mundo. Pero todavía nos falta una generación para poder comprobarlo.

Periodista y escritor. Su último libro es la novela Otra vez adiós.

www.firmaspress.com

© Firmas Press

Más de Carlos Alberto Montaner

  • CARLOS ALBERTO MONTANER: Dónde se vive mejor o peor en América Latina

    ¿Cuál es el mejor vividero de América Latina? Costa Rica. ¿Cuál es el peor? Cuba. Y hay una gran distancia entre ambos países.

  • CARLOS ALBERTO MONTANER: El García Márquez que recuerdo

    Tal vez no exagero si digo que ha muerto el mayor escritor en lengua española que dio el siglo XX. Decir eso en la época de Jorge Luis Borges y Mario Vargas Llosa es muy arriesgado y subjetivo, pero me atrevo a afirmarlo. ¿Por qué? Acaso porque la novela que más he disfrutado de cuantas he leído en mi vida ha sido “El amor en los tiempos del cólera”. Me parece más lograda, incluso, que la justamente reverenciada “Cien años de soledad” que atrajo sobre Gabriel García Márquez la admiración universal y acabó por ganarle el Nobel en 1982.

  •  

 <span class="cutline_leadin">María Corina Machado</span>

    CARLOS ALBERTO MONTANER: La oposición venezolana arrasa

    A Nicolás Maduro le salió muy mal la primera ronda de conversaciones en el palacio de Miraflores. No sólo de consignas vive el hombre. El, su gobierno, y media Venezuela, por primera vez debieron (o pudieron) escuchar en silencio las quejas y recriminaciones de una oposición que representa, cuando menos, a la mitad del país.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria