La fructuosa, posible culpable de la obesidad

 

AP

Un grupo de científicos usó imágenes tomadas por resonancia magnética para demostrar por primera vez que la fructuosa, un tipo de azúcar cada vez más común en la dieta estadounidense, puede provocar cambios en el cerebro que podrían llevar a comer en exceso.

Después de tomar una bebida endulzada con fructuosa el cerebro no estimula la sensación de saciedad como lo hace cuando se consume glucosa simple, según los investigadores.

El estudio es pequeño y no demuestra que la fructuosa, o su pariente, el jarabe de maíz alto en fructuosa, pueden causar obesidad, pero los expertos señalan que agrega evidencia de que podrían influir en ello. Estos azúcares suelen ser agregados a los alimentos y bebidas procesados, y su consumo ha aumentado exponencialmente desde la década de 1970, al igual que la obesidad. Una tercera parte de los niños y adolescentes y más de dos terceras partes de los adultos estadounidenses son obesos o tienen sobrepeso.

Los azúcares son diferentes, incluso aunque contienen la misma cantidad de calorías, porque se metabolizan de diferente manera en el cuerpo. El azúcar blanco se llama sacarosa, tiene mitad de fructuosa y mitad de glucosa. El jarabe de maíz de alta fructuosa tiene 55 por ciento de fructuosa y 45 por ciento de glucosa. Algunos expertos en nutrición señalan que este endulzador podría representar riesgos especiales, pero otros y la industria alimenticia rechazan esa afirmación. Los médicos simplemente dicen que comemos demasiada azúcar en todas sus formas.

Para el estudio los científicos usaron imágenes tomadas por resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés) para revisar el flujo sanguíneo en el cerebro en 20 personas jóvenes con peso normal antes y después de que consumieran bebidas con glucosa o fructuosa durante dos sesiones, con varias semanas de diferencia.

Las imágenes captadas mostraban que beber glucosa “apaga o suprime la actividad de las zonas del cerebro que son cruciales para el apetito y la saciedad por los alimentos”, dijo uno de los líderes del estudio, el médico endocrinólogo de la Universidad de Yale Robert Sherwin. Con la fructuosa “no vemos esos cambios”, dijo. “Como resultado el deseo de comer continúa, no se apaga”.

Lo que es convincente, dijo el doctor Jonathan Purnell, endocrinólogo en la Universidad de la Salud y la Ciencia de Oregon, es que las imágenes demuestran lo hambrienta que dijo sentirse la gente, al igual que los estudios previos realizados con animales.

“Eso implica que la fructuosa, al menos lo que corresponde a promover la ingesta de alimentos y el aumento de peso, es un factor negativo en comparación con la glucosa”, dijo Purnell, quien escribió un comentario que acompaña el estudio realizado con fondos federales en el Journal of the American Medical Association que se publica el miércoles.

Los investigadores ahora estudian a la gente obesa para ver si reaccionan igual a la fructuosa y a la glucosa que como lo hizo la gente con un peso normal en el estudio.

Lo que se recomienda es cocinar más en casa y limitar los alimentos procesados que incluyen fructuosa y jarabe de maíz con alta fructuosa, sugirió Purnell. “Traten de evitar las bebidas endulzadas, esto no significa que nunca las puedan tomar”, pero sí que se debe controlar su ración y la frecuencia con la que se consumen, dijo.

Más de Vivir Mejor

  •  

 <span class="cutline_leadin">Mara, una</span> paciente del doctor Trokel, antes y después de un tratamiento ‘Y Lift’.

    En busca de la 'Y', la forma del rostro joven

    Con un lápiz, como si se tratara de una cirugía plástica, el doctor Yan Trokel marca meticulosamente sobre el rostro de sus pacientes las áreas específicas donde quiere trabajar su técnica, el Y Lift, un levantamiento del rostro sin bisturí, que ha practicado frente a las cámaras de programas de televisión como The Doctors y The Dr. OZ Show.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Polenta de</span> The Restaurant

    Miami Spice

    Las innumerables opciones de Miami Spice

    La promoción de verano ofrece atractivos precios en menús fijos en decenas de importantes restaurantes del sur de la Florida

  •  

 <span class="cutline_leadin">Los padres</span> deben estar atentos a las señales que revelen si los niños tienen adicción a las nuevas tecnologías.

    Los niños y la adicción a la tecnología

    Durante la última década se han producido vertiginosos avances tecnológicos y un creciente uso de los dispositivos móviles con conexión a la internet. Herramientas como el chat o las redes sociales pasaron del uso privativo del ámbito empresarial al necesario uso personal, según los expertos de ISEP Clinic (www.isepclinic.es), centro de atención clínica del Instituto Superior de Estudios Psicológicos.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria