Juicio federal a un sargento de la policía de Miami

 

Iglesias le plantó cocaína a un sospechoso, y robó drogas y dinero a los traficantes callejeros

jweaver@MiamiHerald.com

El sargento de la policía de Miami Raúl Iglesias escogió hacer “lo incorrecto en vez de lo correcto” en el 2010, cuando se puso al mando de un equipo encubierto que luchaba contra el narcotráfico en las zonas marginales, dijo el jueves un fiscal durante los argumentos iniciales en un juicio federal.

Iglesias le plantó cocaína a un sospechoso, y robó drogas y dinero a los traficantes callejeros, dijo el fiscal federal asistente Ricardo Del Toro a un jurado de 12 personas. También mintió a los agentes del FBI que lo interrogaron.

“Abusó de su insignia y su autoridad, y cometió delitos graves”, aseguró Del Toro a los jurados.

Iglesias, de 40 años, fue acusado formalmente en julio de nueve cargos, incluyendo violar los derechos civiles de los sospechosos, conspiración para poseer cocaína con intento de distribuirla, obstrucción de la justicia y hacer declaraciones falsas entre enero y mayo del 2010. Iglesias, quien fue relevado con sueldo de sus deberes en el 2010, enfrenta hasta 20 años de prisión si es encontrado culpable.

Se espera que el juicio de dos semanas sea difícil para los fiscales, quienes planean poner en el estrado a varios detectives encubiertos que trabajaron en la unidad callejera de Iglesias para que declaren en contra del policía, un veterano de 18 años. Es más, quedó aparente de las declaraciones de apertura del abogado de Iglesias, Rick Díaz, que él planea una vigorosa defensa al atacar el retrato del gobierno de su cliente como un supervisor corrupto.

Díaz dijo que Iglesias en realidad luchaba por limpiar una sucia Unidad de Supresión del Crimen (CSU), y que ocho agentes encubiertos se volvieron en su contra porque él no quería seguir sus reglas.

Varios de los agentes de la CSU informaron de la supuesta conducta impropia de Iglesias a la sección de asuntos internos del Departamento de Policía de Miami, que notificó al FBI.

Pero Díaz alertó a los jurados: “La percepción a veces no es la realidad”, agregando que el fiscal “lo ve de una forma y yo lo veo de otra”. Díaz declaró que mostraría que su cliente “no es culpable de todos y cada uno” de los cargos en la acusación, agregando que el caso del gobierno se construyó en gran parte sobre la “palabra de criminales encontrados culpables”.

La acusación citó por lo menos cuatro fechas en que Iglesias supuestamente robó o plantó drogas, o mintió a los investigadores.

El 27 de enero del 2010 – su primer día en su cargo como supervisor de CSU – Iglesias supuestamente ordenó a dos de sus agentes a registrar a un hombre identificado en documentos de la corte sólo como “R.H.” Se le identificó el jueves en la corte como Rafael Hernández, quien tiene una historia criminal.

Cuando no se le encontró cocaína, Iglesias supuestamente le pidió a sus agentes Luis Valdés y Calvin Chalumeau, algo de “mariguana” para plantarla en el sospechoso. Pero Valdés y Chalumeau, quienes tienen programado testimoniar el viernes por la fiscalía, se negaron a cumplir la orden de Iglesias, dijo Del Toro.

Un tercer agente de una unidad contra las pandillas, identificado sólo como “R.M.”, le dio a Iglesias algo de cocaína para plantarla en el sospechoso, de acuerdo con la acusación. Ese agente fue identificado en la corte como Ricardo Martínez. En el 2011, Martínez se declaró culpable en un caso federal por separado por ayudar a traficar un embarque de unos 10,000 auriculares de Bluetooth robados con planes de venderlos en el mercado negro.

“Este fue el primer día [en el trabajo] para ver si los agentes iban a jugar su juego”, dijo el fiscal Del Toro.

Pero Díaz dijo que la versión no es cierta. El abogado defensor agregó que Valdés y Chalumeau “perdieron” las drogas durante el registro, y que Iglesias las encontró posteriormente en el sospechoso antes de hacer el arresto.

El 8 de abril del 2010, Iglesias también supuestamente robó “dinero y propiedad” de alguien identificado como “C.R.”, de acuerdo con la acusación. Su nombre es Carlos Rivera, quien también tiene un expediente criminal.

Pero Díaz dijo que él planea llamar a Rivera como testigo, y aseguró que éste testimoniará que “nadie le tomó dinero ese día”.

Entonces, el 5 de mayo del 2010, Iglesias y otro agente de la CSU supuestamente robaron mariguana y cocaína de un narcotraficante que operaba en un taller de oscurecer los vidrios de las ventanas en Allapattah.

Uno de los detectives de Iglesias, Roberto Asanza, apuntó a su jefe después que los agentes del FBI lo detuvieron, confiscándole 10 bolsas de cocaína y dos de mariguana robadas del taller de oscurecer los vidrios de las ventanas.

Más de More top mobile stories

  •  

La familia optó por cobrar el premio de una vez, lo que reduce la cifra a 14 millones de dólares, o unos 10 millones después del pago de impuestos.

    Familia numerosa gana premio de la lotería

    Una familia numerosa que vive en la costa y padeció pérdidas durante la supertormenta Sandy compartirá un premio de 20 millones de dólares en la lotería.

  •  

Diego Armando Maradona en una foto de archivo.

    Maradona pega duro a Argentina y a Messi

    Diego Maradona atacó por primera vez a fondo a la selección de Argentina, flamante subcampeona Mundial en Brasil, y Lionel Messi tampoco se salvó de sus críticas.

  •  

El jugador de Real Madrid, James Rodríguez, su esposa Daniela Ospina, centro, y el presidente del Madrid, Florentino Pérez, posan en la presentación de Rodríguez el martes, 22 de julio de 2014, en Madrid.

    Vida de James Rodríguez es otra desde el martes

    La vida de James Rodríguez y su familia es otra desde el martes cuando se convirtió en la nueva estrella del Real Madrid, muy diferente a la que disfrutó cuando brilló en Porto de Portugal y Mónaco de Francia.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria