Muhammad Alí: EL MÁS GRANDE

 

Ganó el título semicompleto en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, y más tarde conquistó tres veces el campeonato mundial de los pesos pesados en el profesionalismo, división en la que está considerado el mejor de la h

mmartinez@elnuevoherald.com

Hace muchos años que Muhammad Alí ya no es aquel boxeador veloz y talentoso que flotaba como mariposa y picaba como abeja. Pero con el paso del tiempo los recuerdos de sus hazañas lo ha convertido en un ejemplo para los atletas que sueñan con alcanzar la grandeza deportiva y humana. Con los guantes dentro del ring construyó su leyenda, sin ellos luchó por la paz, la justicia y la libertad.

La revista The Ring lo ubicó como segundo mejor boxeador libra por libra de todos los tiempos, sólo superado por Ray “Sugar’’ Robinson. En 1999, fue nombrado “Deportista del siglo’’ por la Revista Sports Illustrated y “Personalidad Deportiva del siglo’’, por la BBC. El Consejo Mundial de Boxeo durante su Convención Anual en Cancún, México, en el 2012, lo coronó “El Rey de todos los tiempos”.

INICIOS Y MEDALLA OLÍMPICA

Su nombre de nacimiento fue el mismo que su padre Cassius Marcellus Clay. Nació el 17 de enero de 1942, en Louisville, Kentucky. Su madre fue Odessa Grady Clay.

Se inició en el mundo del boxeo con la ayuda del oficial de policía de Louisville y entrenador de este deporte Joe E. Martin, que se interesó por el muchacho de 12 años cuando denunció el robo de su bicicleta.

Sin el conocimiento de Martin, empezó a practicar con Fred Stoner, un entrenador afroamericano que trabajaba en un centro comunitario local. Bajo la guía de Stoner ganó seis premios Guantes de Oro en Kentucky, dos títulos nacionales, una corona de la Unión Atlética Amateur y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma. Su marca como aficionado fue de 100 victorias y cinco derrotas.

PRIMERA ETAPA DE CAMPEÓN PROFESIONAL

Tras su triunfo olímpico, Clay regresó a Louisville para iniciar su carrera profesional ante las miradas expertas del entrenador Angelo Dundee y el excelente preparador cubano Luis Sarría. Su primer combate fue el 29 de octubre de 1960, en que derrotó en seis asaltos a Tunney Hunsaker.

Clay fue reconocido rápidamente por su estilo de pegar y moverse en el cuadrilátero, por sus provocaciones antes de los combates por televisión donde atacaba verbalmente a su rival con versos compuestos por él mismo mencionando en qué asalto lo noquearía, y por sus alabanzas propias con frases como “soy el más grande” o “soy hermoso, rápido y nadie me puede vencer”.

El joven pugilista se mantuvo invicto (19-0) entre 1960 y 1963. Venció a varios púgiles de nivel, entre ellos el legendario Archie Moore (200 victorias). Por su indiscutible calidad, Cassius se transformó en el retador número uno por el título que ostentaba Sonny Liston, un peleador temible que había ganado la corona al noquear en el primer round a Floyd Patterson, para luego demolerlo en la revancha.

El combate se efectuó el 25 de febrero de 1964, en el Centro de Convenciones de Miami Beach. Pocos expertos le dieron oportunidad de ganar a Clay, pero Cassius consiguió la victoria con su técnica que él mismo había definido como “floto como una mariposa y pico como una abeja’’. Un año después, con su nuevo nombre Muhammad Alí, le dio la revancha a Liston y lo superó en el primer round con uno de los nocauts más bonitos de la historia, un golpe que se le llamó “la mano fantasma’’.

Defendió su corona en diversas ocasiones hasta que por su negativa a participar en la guerra de Vietnam apelando a sus crencias religiosas, fue despojado de su título en 1967.

LIDERAZGO

Cassius Clay dio ejemplo de liderazgo al rechazar la guerra como salida al conflicto y se convirtió en símbolo de resistencia contra el racismo.

Cuando llegó el día de presentarse al centro de reclutamiento en Houston, el 28 de abril de 1967, el teniente Steven Dunkley le pidió tres veces que se pusiera de pie cuando se le llamara por su nombre de nacimiento, pero Clay se negó. Las consecuencias no tardaron, pues una hora después de evadir el reclutamiento, la Comisión Atlética de Nueva York le había suspendido su licencia para boxear.

Durante el proceso legal, el juez Lawrence Grauman recomendó que se le otorgara la objeción de conciencia, pero el Departamento de Justicia exhortó a la corte de apelaciones de Kentucky que la petición de Alí fuera negada. El jurado lo declaró culpable y el juez le dictó una sentencia de cinco años de prisión con diez mil dólares de multa.

Aunque fue liberado bajo fianza y no fue encarcelado, Alí estuvo bajo vigilancia del FBI, su pasaporte fue confiscado y no pudo pelear por tres años y medio esperando por su apelación al Tribunal Supremo, que en 1971 terminó por darle la razón. Se estima que durante este tiempo dejó de ganar varias peleas y millones de dólares.

Alí se mantuvo dando disertaciones en escuelas y universidades respaldando la causa antibélica de la década del sesenta que impactó y movilizó a millones de personas para convertirse en el movimiento de protesta más poderoso en la historia de este país.

En un acto de honorabilidad, Alí arrojó la medalla conseguida en 1960 al río Ohio, luego que le negaran la entrada a un restaurante exclusivo para blancos.

Hasta ese momento ninguna personalidad —ni siquiera el líder de los derechos civiles Martin Luther King— se había pronunciado públicamente contra la guerra. Su osadía lo transformó en héroe en Estados Unidos y otros países del mundo, logrando que millones siguieran sus pasos.

Tras su retorno al boxeo, el presidente Gerald Ford lo invitó a la Casa Blanca, gesto que se consideró como una señal de reconciliación.

SEGUNDA ÉPOCA DE CAMPEÓN

En su segunda etapa de monarca, Muhammad Alí se enfrentó a varios pugilistas de calidad, antes de iniciar una sensacional trilogía de combates contra Joe Frazier, quien le quitó el invicto en 1971 en el Madison Square Garden, en Nueva York. La segunda pelea contra Frazier fue en 1974 y la tercera en 1975 en Manila, Filipinas, denominada “Thrilla in Manila”, considerada una de las mejores de la historia.

Sus otros dos grandes rivales fueron el noqueador George Foreman y Ken Norton. Con George, Alí protagonizó el llamado “Combate en la Selva”, capturando los títulos pesados de la Asociación y Consejo Mundial de Boxeo por nocaut en el octavo asalto con su estrategia de apoyarse en las cuerdas y dejarse golpear hasta cansar a Foreman, para luego lanzar un feroz contraataque.

En esta pelea con Foreman, a su preparador cubano Luis Sarría se le retrasó el avión en que viajaba desde París hasta Kinshasa, la capital de Zaire donde se iba a celebrar el pleito. La confianza que tenía Alí con el antillano era tanta que se negó subir al cuadrilátero hasta que no lo viera entrar al estadio. Treinta y siete minutos después cuando Sarría entró al campo de fútbol convertido en Arena, Alí subíó al ring junto a él y Dundee para protagonizar una de sus grandes batallas.

Este combate ante Foreman no sólo encumbró a Alí como boxeador, también lo convirtió en un activista social a escala universal con su prédica sobre los derechos de los negros y las minorías. Gracias a su obra, el afroamericano ha visto su figura respetada en el mundo del deporte.

En una etapa cuando ya nada tenía que hacer en un ring, Alí sumó tres de sus cinco derrotas (56-5) ante Leon Spinks, Larry Holmes y Trevor Berbick. Ellos no vencieron al verdadero Alí, derrotaron a su sombra. Para muchos, su mayor victoria fue aquella en la que no necesitó utilizar sus puños. Sólo su integridad.

RETIRO Y CULTURA POPULAR

Tras su retiro profesional, Alí comenzó la batalla más dura de su vida contra el Mal de Parkinson. Ante este mortífero rival, sigue de pie en el centro del ring. En su fragilidad cada día más acentuada ha demostrado ser más fuerte, siendo un ejemplo para las personas con enfermedades degenerativas.

Alí y su esposa, Yolanda Lonnie Williams, decidieron reunir fondos para abrir el Muhammad Alí Parkinson Center en Arizona. También han realizado una incesante labor humanitaria en favor de otras causas: Alí intervino en la liberación de 15 rehenes en Irak y participó junto con un grupo de estrellas en la campaña “Salvar a los Niños”, contra el hambre en Africa. Varios productos en la página oficial del Muhammad Alí Center se destinan a estas causas.

En 1998 fue designado mensajero de la paz por las Naciones Unidas. Otras organizaciones que promueve la pareja son el Muhammad Alí Center, Muhammad Alí Parkinson Center at Barrow Neurological Institute y el Muhammad Alí Institute at the University of Louisville.

Su influencia en la cultura popular es relevante. Posee una estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood, cerca de treinta libros han sido escritos sobre su persona, ha sido mencionado en innumerables canciones, fue protagonista en varios documentales y actor en la película Freedom Road.

La personalidad avasallante de Alí lo convirtió en una figura controvertida dentro de la sociedad estadounidense. Se le criticó por su rechazo a servir al ejército de su país durante la Guerra de Vietnam, por su autopromoción constante y las burlas verbales hacia sus rivales, por unirse en 1964 a la organización “Nación del Islam” y su amistad con figuras radicales, entre ellas Malcolm X.

Amado por muchos y odiado por otros. Así ha sido la vida de este genio del boxeo —ícono de la cultura popular—, considerado “el más grande de todos los tiempos” y que cumplirá 71 años el próximo jueves.

Más de Séptimo Día

  •  

 <span class="cutline_leadin">Mickey Rooney</span> durante la ceremonia en que se le otorgó una estrella en el Paseo de la Fama, en el 2004.

    La tragedia oculta de Mickey Rooney

    Participó en más de 200 películas y fue nominado a cuatro Oscar -solo logró uno, honorario-, pero por lo que se recuerda a Mickey Rooney es por su faceta de conquistador. Su 1.57 de altura y su eterna cara de niño no fueron obstáculo para casarse ocho veces, una de ellas con Ava Gardner.

  • Los violinistas no prefieren los Stradivarius

    Diez de los mejores violinistas solistas del mundo se sometieron a una prueba científica de ciego único para determinar cuáles instrumentos, algunos Stradivarius de gran valor y otros menos costosos, sonaban mejor. Los resultados quizá parezcan fuera de tono para músicos y coleccionistas, porque los violines más nuevos ganaron de calle.

  • Madres canguro reemplazan a las incubadoras en Colombia

    Una idea simple: dar calor a bebés prematuros poniéndolos contra el pecho, como los canguros, surgió en Colombia hace 30 años ante la falta de incubadoras y, tras vencer el escepticismo, se aplica en todo el mundo como ejemplo de medicina más humanitaria.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria