El drama de la violencia en los barrios de Miami

 
Más información
Operación de compra de armas de la Policía de Miami

19 de enero: Model City NET (Jordan Grove Baptist Church 5946 N.W. 12 Ave.) de 10:00 a.m. a 2:00 p.m.

26 de enero: Overtown NET (St. John Baptist Church 1328 N.W. 3 Ave.) 10:00 a.m. a 2:00 p.m.

2 de febrero: La Pequeña Habana NET (San Juan Bosco Church 1301 W. Flagler St.) 10:00 a.m. a 2:00 p.m.



Mapa de violencia en Miami

bmedina@elnuevoherald.com

Aaron Willis y su familia trataron por años de evadir la violencia que predomina en su barrio. Pero la noche del 19 de diciembre, el joven de 15 años finalmente se convirtió en una víctima más cuando regresaba a casa en su bicicleta.

Uno de cinco disparos realizados desde un Nissan Maxima blanco impactó a Aaron en la espalda, lesionó su médula espinal, le rompió dos vértebras, le perforó el pulmón y se alojó en el hombro. Ahora los médicos dudan de que el muchacho, un destacado jugador de football, pueda volver a caminar.

“Yo he cuidado de este muchacho muy bien por 15 años para que ahora por un acto estúpido le hagan tanto daño”, afirmó Sam Willis, el padre de Aaron. “Creo que hice un buen trabajo con mi hijo, criándolo con valores”.

Esa tarea no ha sido fácil para Sam Willis y Catherine Beaton, la madre del chico, ya que la familia vive en un área de alta criminalidad de Miami.

Tan solo en el mes de diciembre, hubo tres homicidios y 194 asaltos en un radio de 2 millas de la casa de Aaron, un área que abarca la escuela secundaria Booker T. Washington, donde el joven estudia el noveno grado; Gibson Park, donde jugaba football; la esquina de la calle 28 y la avenida 1ra del noroeste, donde le dispararon; el Hospital Jackson Memorial, donde se recupera y la sede del Departamento de Policía de Miami.

Los delitos clasificados como asaltos incluyen desde la agresión simple hasta el asalto a mano armada, como el incidente en el que estuvo Aaron, y que no resultan en muerte. El mes en que el muchacho fue herido de bala, la Policía de Miami reportó 519 delitos, entre asaltos y homicidios, en toda la ciudad de Miami. Más de un tercio de estos sucedió dentro del radio de dos millas del mundo donde se desenvuelve Aaron.

“Tradicionalmente, Overtown ha sido un área con muchos delitos”, declaró el detective Rick Martínez, de la unidad contra las pandillas de la Policía de Miami. Parte de la violencia que ocurre en Overtown es al azar, dijo Martínez, pero mucha es “calculada”, y tiene que ver con drogas y pandillas.

La policía no comentó sobre los detalles de la investigación del incidente de Aaron, pero una portavoz aseguró que podría tratarse de un acto aleatorio de violencia.

“Casi nunca salimos”

Para los amigos de Aaron en Overtown, el simple hecho de salir a la calle es equivalente a meterse en problemas. Shawn Palmer, de 17 años de edad, quien ha sido amigo de Aaron desde el quinto grado, dijo que sus compañeros de clase en Booker T. se sorprendieron cuando se enteraron de que un chico tan bueno fuera herido de un disparo.

“Me preguntaron ‘¿y con quien estaba él?’ Y cuando les dije que con nosotros dijeron ‘pero ustedes no tienen problemas con nadie ’”, contó Shawn. “Ellos saben que casi nunca salimos de la casa”.

La noche del incidente, Shawn, Aaron y Floyd Walker, otro compañero, estaban visitando la casa de una chica en Wynwood, a unas 14 cuadras del hogar de Aaron. El chico se fue para poder llegar a su hogar a las 10 p.m., la hora fijada por sus padres. Unos minutos más tarde, Shawn y Floyd escucharon los disparos y al salir encontraron a su amigo tirado debajo de la bicicleta en la acera. Aaron no sabía que había sido impactado por una bala, pero de repente no podía sentir sus piernas.

En ese momento, la violencia que siempre ha estado presente en su barrio se convirtió en algo personal.

“Ahora tengo miedo de salir a la calle”, indicó Floyd. “Las calles no son seguras, es una locura... demasiados problemas, demasiados disparos y balas perdidas”.

Fue precisamente tratando de escapar de la violencia y el crimen que la familia de Aaron se mudó del barrio South Central, en Los Angeles, al sur de Florida hace 12 años. Sam Willis afirmó que estaba harto de ver “cadáveres amontonados en la calle”, desde la ventana de su apartamento y no quería que Aaron y su hermano mayor, Pierre Beaton, crecieran en ese ambiente.

Pierre, quien es 10 años mayor que Aaron, estudia economía en la Universidad Estatal de la Florida (FSU) en Tallahassee y pertenece a la Reserva de la Marina. Sabía que su hermano menor estaba siguiendo sus pasos, dijo, y tratando de no meterse en problemas a pesar de vivir en una zona conflictiva. Cuando se enteró de lo que le pasó a Aaron, Pierre estaba desconsolado, pero no totalmente sorprendido.

“Esas cosas suelen suceder sin que se pueda hacer mucho al respecto. No te puedes quedar encerrado en la casa todo el tiempo porque tienes cosas que hacer”, comentó Pierre. “Ya con caminar a la escuela estás involucrado…es algo muy común”.

Uno o dos estudiantes por año

Michael Vélez, maestro de Inglés de Aaron, contó con pesar que en los cuatro años que ha enseñado en Booker T., uno o dos estudiantes han muerto de manera violenta cada año.

“Cuando los muchachos te dicen ‘oh, le dispararon a alguien ayer o durante el fin de semana’, y hablan de ello de manera casual, es obvio que no viven en un ambiente seguro”, señaló.

Vélez describió a Aaron como un estudiante modelo que “aspira a crecer en todos los sentidos”. Según Vélez, el ambiente en la escuela es “como un paraíso” para el muchacho y nota como siempre participa en sus clases.

Alberto Carvalho, el superintendente escolar de Miami-Dade, ha denunciado reiteradamente la violencia en la comunidad y cómo afecta a los estudiantes. Recientemente, Carvalho se lanzó a las calles en una campaña junto a la familia Herrera, para dar con el o los asesinos de Bryan Herrera, de 16 años de edad y estudiante de Miami Jackson Senior High, que fue baleado en su bicicleta en Allapattah, tres días después del ataque contra Aaron.

Mientras que por estos días el control de armas forma parte del debate nacional debido a la matanza en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, en diciembre, el Departamento de Policía de Miami llevará a cabo una operación de compra de armas, “Gun Buy Back”, en las próximas semanas.

Durante los eventos en varias localidades de la ciudad, la policía ofrecerá tarjetas de regalo a cambio de armas, sin que las personas que entreguen las armas tengan que ofrecer ninguna información sobre su procedencia.

A pesar del ambiente que los rodea, los estudiantes de Booker T. confesaron sentirse seguros en la escuela, ubicada entre la Interestatal 95 y el Dolphin Expressway. El año pasado, la calificación de la escuela ascendió de una D a una C y el equipo de football ganó el campeonato estatal categoría 4A.

Pero por más segura que sea la escuela, los estudiantes deben regresar a sus casas cada tarde y muchos viven en algunas de las calles más peligrosas de Miami.

“Es verdaderamente lamentable y triste que nuestros muchachos vivan en una sociedad que perpetúa la violencia”, afirmó el director de la escuela, William Aristide. Agregó que con frecuencia la delincuencia es “tolerada” en esas comunidades, que se han adaptado a una norma social informal de negarse a cooperar con la policía por temor a ser catalogados como chivatos, o a ser víctimas de represalias.

Además de la escuela, el football ofrece un ambiente positivo para los muchachos del barrio. Justo antes de quedar paralítico, Aaron terminó su cuarta temporada con los Rattles de Overtown, el equipo de la liga Pop Warner que juega en Gibson Park. Su entrenador, Shanton Crummie, declaró que el programa de football les da a los jóvenes una actividad extracurricular, una razón para mantener buenas calificaciones, e incluso, a los mejores jugadores, un boleto a la universidad.

“El era muy veloz, no muy físico, por eso lo llamábamos un jugador elegante”, explicó Crummie sobre el desempeño de Aaron en el terreno. “Ahora me duele verlo así. Sé que está progresando pero tiene que darse cuenta de que no todo será lo mismo”.

“¿Por qué yo?”

Esa habilidad atlética natural es evidente en la determinación y enfoque que Aaron muestra durante sus ejercicios de fisioterapia, durante tres horas cada día, en el ala de terapia física del hospital Jackson, donde aun permanece ingresado.

Al igual que sus maestros y entrenador, su terapeuta físico, Michael Pinto, afirmó que Aaron es el mejor chico con el que ha trabajado. Aún es muy temprano para saber con seguridad si el joven podrá volver a caminar algún día pero Pinto comentó que “si es cuestión de esfuerzo, entonces podrá lograrlo”.

A casi un mes del ataque, el cuerpo de Aaron aun no responde a ciertos estímulos, declaró el doctor Jamil Bashir, del programa de rehabilitación. En el mejor de los casos, el chico recuperará todas sus funciones. Pero en el peor de los casos “se queda como está”, señaló Bashir.

El apartamento de planta baja del modesto edificio de Overtown donde vive la familia de Aaron ya tiene una rampa de madera para una silla de ruedas. Irónicamente, Sam Willis, a sus 70 años, también está en silla de ruedas debido al deterioro de varios órganos de su cuerpo.

“Ahora lo miro a la cara y veo que con sus ojos me pregunta ‘¿por qué a mí?’”, afirmó el padre de Aaron en el cuarto de hospital.

“Pensaba ¿por qué yo? ¿Por qué ya no puedo mover mis piernas?”, confesó Aaron.

“Pero después de un tiempo, dejé de estar enojado porque no se puede avanzar estando enojado todo el tiempo. Así que trato de estar contento”, concluyó.

Más de Es noticia esta semana

  •  

El ex congresista David Rivera dijo el lunes que sigue en la contienda electoral para aspirar a la candidatura al Congreso por el Partido Republicano. En la imagen, Rivera habla con la prensa durante una visita a Cuba Nostalgia el 18 de mayo.

    Ex congresista David Rivera nombrado cómplice en fraude de campaña

    El candidato congresual de Miami y ex representante federal David Rivera fue nombrado oficialmente el martes como blanco de una investigación federal cuando su amiga se declaró culpable de violaciones criminales de finanzas de campaña en una audiencia pública.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Una mujer </span>muestra pesos cubanos (CUP) y pesos convertibles (CUC). Los billetes de más valor son los de 100 CUP y CUC. El país cuenta además con billetes de CUP por valor de 1, 3, 5 y 10. Foto archivo.

    Cuba añadirá nuevas medidas para combatir la falsificación de los pesos

    El Banco Central de Cuba añadirá nuevas medidas contra la falsificación de moneda a sus billetes de 20, 50 y 100 pesos en una preparación aparente para una subida en el valor del peso cubano, que ahora vale unos cuatro centavos de dólar estadounidense.

  • Extremistas decapitan a periodista, reportero de Miami puede ser próximo

    En una respuesta salvaje a los ataques sobre sus combatientes en el norte de Irak, el Estado Islámico colocó el martes un video que muestra la decapitación de un fotorreportero estadounidense y amenaza con ejecutar a un segundo prisionero de EEUU si el presidente Barack Obama no pone fin a los ataques.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria