CARLOS ALBERTO MONTANER: Ecuador y las siete razones de su negro futuro

 

Ecuador pronto irá a elecciones presidenciales. El futuro de ese país, si la sociedad no rectifica el rumbo, es muy lamentable, aunque Rafael Correa hoy tenga un gran respaldo popular.

¿Cómo se puede hacer una predicción de esta naturaleza? Muy sencillo: en el planeta hay unas doscientas naciones, de las cuales unas treinta tienen buenos niveles de desarrollo, amplias clases medias, calidad de vida, poblaciones educadas, sosiego político, respeto por los derechos humanos, movilidad social y paz. Una lista aproximada de esas naciones aparece consignada en el Índice de Desarrollo Humano que todos los años publica la ONU.

Ecuador no sólo no comparece en esa lista, sino que su gobierno hace todo lo posible por alejar al país de ese “primer mundo”. No creo que el presidente Rafael Correa deliberadamente desee hundir a Ecuador. Sucede, simplemente, que no sabe gobernar. Es víctima de una fatal combinación entre su carácter pugnaz y arrogante y su incapacidad para entender cómo funcionan las naciones exitosas. No ha comprendido lo que hacen los buenos estadistas y se dedica a crear problemas en lugar de consagrar su tiempo a solucionarlos.

Son al menos siete los rasgos que conforman a las sociedades triunfadoras. En ellas:

•  La imagen que proyecta el país es la de una nación seria en la que vale la pena invertir. No se me ocurre una escena en la que el Primer Ministro holandés se abra la camisa y le grite a unos policías insubordinados que le disparen al pecho. Ese episodio es la idea platónica del tercermundismo.

•  Los funcionarios, electos o designados, se subordinan al imperio de la ley y respetan las instituciones. Ejercen el poder para obedecer a la sociedad y para servirla, no para moldearla a su antojo. ¿Se figura alguien a un gobernante inglés disolviendo por la fuerza a la Cámara de los Comunes?

•  Hay total libertad de prensa. Se reconoce que la función de la prensa es juzgar al gobierno y no al revés. Todos entienden que el papel de los medios es cuestionar y exigir. No me imagino a un gobernante danés o australiano diciéndole “gordita horrorosa” a una periodista incómoda, demandando a los medios o confiscándolos para convertirlos en papagayos amaestrados.

•  Practican la cordialidad cívica. Respetan formalmente a sus adversarios. No los denigran, no los insultan, no los calumnian, no los amenazan. No utilizan de manera ventajista los medios durante las elecciones. Saben que, en gran medida, la democracia se sostiene sobre un tejido de amable decencia en el trato que no excluye la rivalidad más severa. Mariano Rajoy en España –como antes hicieron Zapatero, Aznar o Felipe González– se enfrentaban a sus adversarios sin tratar de herirlos en su honor.

•  Respetan la separación de poderes, pero muy especialmente la independencia del poder judicial. Saben que el Estado de Derecho requiere que las leyes las interpreten y apliquen unos juristas expertos que no pueden ser manipulados desde la casa de gobierno aunque la mayoría esté de acuerdo. (La mayoría puede estar de acuerdo en esclavizar a los negros o en privar de estudios a las mujeres). El canciller de Alemania tendría que renunciar e iría a la cárcel si se demuestra que un juez dictó una sentencia favorable a él sacada del pen drive de su abogado.

•  Respetan los contratos y no alteran arbitrariamente la ley. Una de las principales claves del desarrollo es la confianza en el cumplimiento de los acuerdos y en la seriedad del gobierno ante las empresas nacionales y extranjeras. Si Canadá o Corea del Sur manejaran la deuda nacional, las relaciones con los bancos y los pleitos con las petroleras como ha hecho Carondelet durante el mandato de Correa, habrían perdido todo el crédito.

•  Entienden que la función del Estado no es crear riquezas, sino estimular a la sociedad civil para que haga esa tarea. Entienden que el Estado vive de la sociedad y no a la inversa. Comprenden que hay que crear una legislación hospitalaria con los emprendedores, como hace Israel, hoy una de las mayores incubadoras de empresas del planeta, para beneficios de los pobres y los trabajadores.

¿Está el presidente Correa a tiempo de rectificar? Ojalá, pero lo veo difícil. Lo probable es que perjudique seriamente a su país. Nació para imponer su voluntad, no para gobernar sabiamente.

Periodista y escritor. Su último libro es la novela Otra vez adiós.

www.firmaspress.com

© Firmas Press

Más de Carlos Alberto Montaner

  • CARLOS ALBERTO MONTANER: Dónde se vive mejor o peor en América Latina

    ¿Cuál es el mejor vividero de América Latina? Costa Rica. ¿Cuál es el peor? Cuba. Y hay una gran distancia entre ambos países.

  • CARLOS ALBERTO MONTANER: El García Márquez que recuerdo

    Tal vez no exagero si digo que ha muerto el mayor escritor en lengua española que dio el siglo XX. Decir eso en la época de Jorge Luis Borges y Mario Vargas Llosa es muy arriesgado y subjetivo, pero me atrevo a afirmarlo. ¿Por qué? Acaso porque la novela que más he disfrutado de cuantas he leído en mi vida ha sido “El amor en los tiempos del cólera”. Me parece más lograda, incluso, que la justamente reverenciada “Cien años de soledad” que atrajo sobre Gabriel García Márquez la admiración universal y acabó por ganarle el Nobel en 1982.

  •  

 <span class="cutline_leadin">María Corina Machado</span>

    CARLOS ALBERTO MONTANER: La oposición venezolana arrasa

    A Nicolás Maduro le salió muy mal la primera ronda de conversaciones en el palacio de Miraflores. No sólo de consignas vive el hombre. El, su gobierno, y media Venezuela, por primera vez debieron (o pudieron) escuchar en silencio las quejas y recriminaciones de una oposición que representa, cuando menos, a la mitad del país.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria