Primer aniversario de la tragedia del Concordia y su repercusión en Florida

 

hsampson@MiamiHerald.com

Los dolientes se congregaron el domingo en una pequeña isla italiana para recordar a las 32 víctimas de un desastre que, hasta hace un año, parecía inimaginable un siglo después del Titanic.

Pero la enorme nave que todavía yace de lado frente a la costa de Giglio, sirve de severo recordatorio del naufragio ocurrido el 13 de enero del 2012. Un esfuerzo sin precedentes está en marcha para poner a flote y sacar de allí el Costa Concordia, y los cálculos más recientes prevén que se logre al final del verano.

El capitán Francesco Schettino, acusado de causar al llevar el buque demasiado cerca de la isla, se encuentra en un limbo después de la investigación previa al juicio. Y las demandas van en aumento, tanto en EEUU como en Italia.

La asombrosa cifra de pérdidas humanas en el desastre llevó a la industria de los cruceros a examinar las prácticas de seguridad en el mar, una revisión que dio lugar a la adopción de varias medidas nuevas, adoptadas por las empresas para prevenir algunos de los errores a los que se atribuye el accidente, y para garantizar que los pasajeros y tripulantes estén mejor preparados y protegidos en caso de que lo impensable sucediera de nuevo.

Ocurrido muy al comienzo del intenso período de reservaciones llamado “temporada de oleaje”, el naufragio también perjudicó a la industria de cruceros de la Florida, que mueve $6,700 millones dólares, precisamente cuando se estaba recuperando de la recesión. Las reservaciones futuras se desplomaron en toda la industria, especialmente para Costa Cruceros, una firma italiana propiedad de Carnival Corp., con sede en Miami.

Mientras que las compañías de cruceros interrumpieron sus campañas de mercadeo y publicidad por respeto a las víctimas, el interés en los cruceros se secó. Reaparecieron sólo después de que los operadores bajaron los precios para estimular la demanda. La inestabilidad económica en Europa aumentó los problemas de los precios.

“Definitivamente, esto ha sido una piedra en el camino de la industria de los cruceros hacia la recuperación desde la recesión del 2009, que afectó severamente a la industria”, declaró Douglas Quinby, director principal de investigaciones de la firma estudios de la industria de viajes PhoCusWright. “Pero la industria se recuperará. Los consumidores volverán a los cruceros”.

En gran medida, ya lo han hecho. Aunque Costa no se espera que regrese a los precios normales durante unos años, las principales compañías de cruceros del mundo reportaron ganancias fuertes y optimismo para el 2013.

Aunque el año aún es joven, los operadores de cruceros y los agentes de viajes aseguran que hasta ahora ven una fuerte demanda por parte de los pasajeros, y estímulos por parte de las líneas de cruceros, en forma de incentivos tales como tarifas de descuento, créditos a bordo y mejoras.

Para los agentes de Cruise Planners —la red de American Express Travel— las reservaciones para el 2013 superan con creces el volumen del 2012 en el mismo período, incluso antes del naufragio, aseguró su directora ejecutiva, Michelle Fee. La red de franquicias de agentes de viajes cuenta con más de 800 propietarios en todo el país.

“Si todo sale bien, vamos a tener un gran año”, subrayó.

Rick Sasso, presidente y director ejecutivo de MSC Cruises (EEUU), señaló que si bien algunos mercados europeos siguen luchando con la debilidad de la economía, el negocio norteamericano es fuerte.

“Estamos muy optimistas porque vemos una tendencia, desde hace meses, de que los consumidores de América del Norte se están comportando de la forma en que nos gustaría verlos comportarse”, explicó, indicando que los clientes están llenando los buques a precios justos.

Una promoción de Celebrity Cruises que ofrece beneficios que incluyen un paquete de bebidas gratis, está teniendo una respuesta cada vez más fuerte de los clientes, afirmó Simon Duvall, un agente radicado en Plantation. Amplió que la semana pasada había estado ocupado y que el cuarto trimestre estuvo lleno compradores atraídos por los precios.

Para Ralph Santisteban, propietario de una franquicia de CruiseOne en Kendall, el negocio repuntó en septiembre y no ha disminuido.

“Es casi como si nunca entráramos en ‘una ola’ porque hemos estado montando en una”, indicó.

Santisteban dijo que no había visto una caída en los negocios debido al accidente del Concordia, pero que supo de clientes que se sintieron impresionados de que tal cosa pudiera haber pasado.

“Ese accidente era tan evitable que mucha gente no se preocupó”, comentó.

Pero incluso los veteranos que se dieron cuenta de que el accidente fue una aberración, se han quedado con dudas.

“Sé que las cosas pueden ir mal”, declaró Carolyn Spencer Brown, editora en jefe del sitio en internet CruiseCritic.com, en referencia a las situaciones de emergencia, como incendios de buques. “Pero si uno se fija en la forma en que las líneas de cruceros los enfrentan, los equipos estaban entrenados, las tripulaciones estaban listas. En este caso, ¿cómo salieron mal las cosas tan rápido?”

Otra incógnita: ¿cuántos viajeros potenciales se desanimaron de tomar su primer crucero?

Richard Armas, quien viaja frecuentemente en los cruceros, afirmó que su reacción a las imágenes de hace un año fue: “Alguien cometió un tremendo error”.

Armas, de 57 años y residente de Miami, aseguró que el accidente no lo hizo pensar dos veces en la seguridad de los cruceros.

“Yo vivo en Miami, tengo una motocicleta. Mis posibilidades de que algo ocurra aumentan cada día simplemente por vivir donde vivo”, dijo. “Me siento más seguro en un barco o un avión que sobre la tierra”.

El Cruise Lines International Association, un grupo comercial que representa a los principales operadores de cruceros de todo el mundo, ha tratado de reforzar el mensaje de seguridad en comparación al año pasado. La asociación puso en marcha una revisión que dio lugar a 10 políticas de seguridad que han sido adoptadas por todos los miembros. Las políticas significan una amplia gama de prácticas que incluyen simulacros de emergencia, procedimientos de puentes, operación de botes salvavidas y almacenamiento de chalecos salvavidas.

La Organización Marítima Internacional modificó su Convenio Internacional sobre la Seguridad de la Vida Humana en el Mar para exigir que los pasajeros participen en simulacros de emergencia antes de que la nave salga del puerto, en lugar de hacerlo dentro de las primeras 24 horas. Algunos de los pasajeros a bordo del Concordia todavía no habían pasado por un simulacro de seguridad.

“Existe la convicción de que no podíamos esperar hasta que la investigación concluyera y que la industria debía empezar a trabajar de inmediato para identificar las áreas en las que pudiéramos encontrar las mejores prácticas, muchas de las cuales muchos de nuestros miembros ya habían puesto en vigor, pero que estaban por encima y más allá de los requisitos legales”, comentó Christine Duffy, presidenta y directora ejecutiva de la CLIA.

La disputa legal por la terrible experiencia está lejos de haber terminado. Un juez tiene previsto anunciar pronto si existe suficiente evidencia para un juicio. Y ninguna demanda civil ha llegado la fase del proceso judicial. Mientras tanto, Costa ha llegado a acuerdos con el 70 por ciento de los más de 3,000 pasajeros que no sufrieron lesiones físicas. También se han alcanzado acuerdos con el 60 por ciento de los pasajeros heridos y las familias de los que murieron.

Algunos sobrevivientes se encontraron recientemente con otra noticia discordante: se les notificó en una carta de Costa que no habían sido invitados a asistir a la ceremonia del domingo en Giglio —informó la Associated Press—, porque el día se centró en los muertos, no en los 4,200 pasajeros y tripulantes que sobrevivieron.

“Estamos seguros de que ustedes van a entender tanto la imposibilidad logística de acomodarlos a todos en la isla, así como el deseo de privacidad expresado por las familias en este triste momento”, escribió Michael Thamm, director ejecutivo de Costa, en la carta obtenida por la Associated Press.

Las conmemoraciones del domingo fueron organizadas por el gobierno municipal de Giglio con el apoyo de Costa. La roca que atravesó el casco del Concordia y permanecía incrustada en el casco de la nave fue devuelta al arrecife junto con una placa.

El obispo local celebró una misa en la pequeña iglesia de la isla, donde muchos sobrevivientes pasaron la noche, y los equipos de rescate fueron homenajeados. Un monumento en honor de los 32 muertos fue develado y, después de un concierto nocturno, un minuto de silencio conmemoró el momento exacto —las 9:45 p.m.— en que el Concordia encalló.

En el sur de Florida, Jesús “Jay” García planeaba pasar el día en familia, ocupado en diversas actividades para mantener su mente alejada de la noche que no puede olvidar. Pero también tenía previsto ver un especial de televisión sobre el desastre que lo obligó a él y a miles de personas a escapar para salvar sus vidas.

“He estado pensando en que los niños gritaban, todo el mundo gritaba y se volvían locos”, afirmó. “Desde que llegamos al nuevo año, he estado pensando en el accidente”.

Su abogado, Glenn Holzberg, dijo que sus socios italianos presentaron reclamaciones en Italia contra Costa en nombre de García y otros 21 clientes esta semana. Holzberg dijo que espera llegar a acuerdos con la operadora de cruceros a finales de este año.

“En este momento quiero cerrar este capítulo”, confesó García. “Quiero seguir adelante con mi vida”.

Este articulo, que fue complementado con información de la Associated Press, incluye comentarios de Public Insight Network, una comunidad de personas en internet que han accedido a compartir sus opiniones con The Miami Herald. Inscríbase en MiamiHerald.com/Insight.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria